jueves, 14 de marzo de 2013

EL DERECHO, SIN ÉTICA, NO PUEDE EXISTIR


Por Carlos Sigfredo Vargas Sepúlveda
México (Aunam). En el seminario Retos del código de ética del poder judicial, especialistas de la Máxima Casa de Estudios hablaron de corrupción, ética de los funcionarios públicos, y de las dificultades que debe enfrentar el Código de Ética del Poder Judicial de la Federación.

El evento, moderado por el doctor en filosofía Adrián Rentería Díaz. Contó con la presencia del doctor e investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas, Javier Saldaña Serrano; con un representante del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, Santiago Nieto Castillo; y del doctor en ciencias políticas, Rodolfo Luis Vigo.

El doctor Rodolfo Luis Vigo inició las ponencias resaltando las diferencias entre el derecho y la ética judicial. Dejó en claro que ‘‘el derecho no puede avanzar sobre la ética’’, debido a que la segunda le da validez a la primera. ‘‘Si la ética convence, sobra el derecho’’, puntualizó.

Vigo expuso que el problema y los retos que enfrentan los códigos de ética es ‘‘la preocupación, el miedo y la desconfianza’’ en la gente, generada por la falta de sanciones en este ámbito, a diferencia del derecho. Dijo que ‘‘la mediocridad es aceptada por el derecho’’, es decir, dentro de los funcionarios del Poder Judicial se carece de excelencia profesional.

Luis Vigo mencionó para qué son los códigos de ética: ‘‘con ellos, podemos dormir tranquilos’’, sin embargo, lanzó la aclaración ‘‘hemos perdido la consciencia de respetar la ética’’, es decir, sin ética, los representantes del derecho, caen en ‘‘la mediocridad’’, previamente referida.

El doctor concluyó: ‘‘Pensar que el derecho solo se hace con derecho es un error’’, debe ir ligada con ‘‘la ética’’.

Pero la ‘‘mediocridad’’ en funcionarios no es el problema más grave. ‘‘México es un país corrupto’’, sentenció el doctor Adrián Rentería Díaz, y el Poder Judicial está incluido en tal aseveración.

La corrupción acarrea otros delitos como la desaparición de personas, el tráfico de influencias nacional e internacionalmente, la tortura, además de la acción de los funcionarios al ignorar o no perseguir los actos corruptos.

Rentería Díaz dejó en claro que para que los códigos de ética funcionen, debe comenzarse desde la cultura misma: ‘‘la corrupción no es reprochada, al contrario, se le reconoce y ese es el origen del problema’’, agregó.

El doctor Santiago Nieto Castillo resumió su ponencia diciendo ‘‘hay que ver al ser humano. No basta con saber derecho, hay que ser ético’’. Dicha acción llevará a legitimar, ante la población, los códigos de ética y estos podrán funcionar mejor.

El doctor Javier Saldaña Serrano cerró el Seminario puntualizando que ‘‘El Código de Ética del Poder Judicial de la Federación enfrenta problemas, sin embargo, es un avance importante en México’’. ‘‘Solamente necesita apoyarse de la transparencia y ser legitimado’’, concluyó.






Bookmark and Share

0 comentarios: