jueves, 12 de enero de 2012

EL ETERNO DISFRAZ DE YUNNALE


Por Ma. Renata González Tarragona
México (Aunam). Ajeno a lo que nuestra sociedad está acostumbrada, ¿quién se imaginaría que se podría vivir a partir de las fantasías inspiradas por esas extrañas caricaturas japonesas de grandes ojos y exuberantes figuras llamadas anime? Cuando en la actualidad, aún son algo que se ha considerado como un gusto anormal para personas introvertidas Alejandra Rodríguez Rivera, mejor conocida como “Yunnale”, revoluciona esta limitada visión.

El disfraz, el personaje, el cosplay

De tez morena clara, cuerpo delgado, tan alta como una mujer mexicana puede aspirar a ser, cabello oscuro apenas a la altura de la barbilla con un pequeño mechón que llega a su hombro derecho y ojos cual rendijas diminutas, se presenta Yunnale justo en las afueras del acceso a Metro Villa de Cortés en un soleado, pero fresco mediodía.

Una vez en las bancas del tranquilo parque contiguo de altos árboles, habitados por escandalosos pájaros, Yunnale, pseudónimo que creó en un foro de anime al hacer referencia a su personaje favorito de entonces (Yunna de Final Fantasy) y su propio nombre, se aventura a indagar con curiosidad sobre el origen de su entrevistadora previamente al comienzo de la plática.

Al observarla se hace evidente su gusto por los dibujos y diseños provenientes de oriente, pues viste una blusa estampada con una gran muñequita en kimono delante del famoso árbol de cerezos y muestra también, orgullosa, un llavero de Sailor Moon contenido dentro de su bolsa de mano.

Inicia hablando acerca de lo que suele tomarse como un pasatiempo enfermizo: el cosplay, entendido por quienes lo conocen como un acrónimo anglosajón (costume play) dado a la acción de disfrazarse de caricaturas japonesas o de alguna otra índole.

--Para mí el cosplay es tomar un personaje de la ciencia ficción, o del anime, e interpretarlo y sentirlo en tu cuerpo. Es importante concebirse como el personaje para uno mismo, sin tomar en cuenta el disfraz que se utiliza. Estás tan involucrado con el personaje—enfatiza presionando sus manos contra su pecho como sosteniendo algo que fuera a escapar de sí— que quieres sacarlo de la fantasía y traerlo a la realidad y al mismo tiempo de tu realidad entrar a la fantasía, el cuerpo y la mente quieren sentir la personalidad y mentalidad que el autor les dio en la serie de anime.

Permite entrever la pasión y emoción que le inspira esta actividad al portar una gran sonrisa y un brillo en sus ojos al momento de pronunciar estas palabras. El cosplay significa mucho más para ella de lo que a simple vista pudiera apreciar alguien que desconozca sobre lo que Yunnale considera un arte.

La profesionista detrás del disfraz

Es diseñadora Industrial por parte de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) con una maestría en Ciencias y Artes para el Diseño en el Área de Teoría e Historia Críticas con el tema Subculturas juveniles: cosplay como subcultura urbana, gracias a una beca otorgada por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Es también una exitosa empresaria de disfraces para las artes escénicas. A sus 27 años de edad, Yunnale ha sabido compaginar la complejidad de su carrera con la diversión que le suscita el cosplay.

--Al momento de elegir mi carrera me gustaban el dibujo y las artes por encima del anime. Inicié en el cosplay a los 17 años y lo abandoné durante la universidad. Antes de finalizar lo retomé y desde el 2006 hasta la actualidad lo he hecho continuamente. En el 2007 fui a competir junto con mi hermana “Linaloe” en el concurso mundial, World Cosplay Summit (WCS), organizado en Nagoya, Japón. Obtuvimos el Brother Price o tercer lugar y de regreso a México decidí investigar acerca del cosplay como una subcultura para mi maestría.

Se combina todo eso y así es que ahora me dedico a la fabricación de vestuario para las artes escénicas, además del cosplay. Mi temporada más pesada de trabajo viene a fin de año, que es cuando las escuelas de danza y casas de cultura tienen sus presentaciones y por otro lado, está también el WCS y las convenciones que hay a lo largo del año.

Yo misma diseño y confecciono atuendos o los elaboro tal y como me los piden, al igual que recibo pedidos de pelucas de diferente largo y colores o armo toda clase de accesorios que vayan junto con el disfraz. Cotizo y mando los productos por toda la República, con ayuda de mi página de internet. Por el momento, mi principal objetivo es impulsar el desarrollo de mi empresa.

Con un tono de voz más serio y firme, como si estuviera al frente de una junta de ejecutivos, aunque sin disminuir su amabilidad, se muestra como la mujer trabajadora, ocupada y emprendedora que es, con una gran trayectoria que respalda su labor poco conocida, pero no por eso de menos valor o impacto.

“Nos voltean a ver como personas raras”


--Somos una comunidad que no deja de crecer, sobre todo con el internet y la globalización se dio un boom en el cosplay; se nota un hambre de cambio y aunque hay más tolerancia a la necesidad de expresión, se le sigue viendo mal. Nos voltean a ver como personas raras, obsesivas, con comportamientos fuera de la realidad.

Recuerdo mis primeras convenciones. Yo era de las pocas que se animaban a llevar puesto un cosplay. Al llegar lo primero que hacía era pegarme a quien trajera uno también y nos quedábamos juntos durante el evento, porque en ese entonces no era tan común. Ahora por el contrario, es raro ver gente que vaya sin cosplay y cada vez se llenan más las convenciones porque se han vuelto más populares.

Quienes llegan a hacer cosplay son la fase más extrovertida del otaku (fan o seguidor del anime). Todos los cosplayers son otakus, pero no todos los otakus son cosplayers. Todos los cosplayers tienen una especie de inseguridad muy grande, el disfraz ayuda a ponerte una máscara para hacer lo que siempre quisiste hacer y arriesgar el caparazón que ya traes.

Yo creo que la identidad y la pertenencia a un grupo es también la razón por la cual mucha gente se inicia en el cosplay, para formar parte de algo, la mayoría dice hacerlo para encontrar más amigos, pero yo creo que hay mucho más atrás de eso. Se debe tomar lo bueno, porque hay quienes sufren mucho por la guerra de las envidias y se estresan y se obsesionan por pensar qué se pondrán en la siguiente convención.

Sonríe para la cámara

Yunnale sabe que en las convenciones de anime llaman mucho la atención aquellas personas cuyos cosplays son extremadamente elaborados, motivo por el cual es imposible evitar pedirles una fotografía para conservarla como recuerdo, sin embargo, la popularidad de quienes se disponen para estos menesteres puede llegar a ser contraproducente.

--Todos quienes hacemos cosplay, es porque nos gusta ser vistos, pero hay veces en las que se vuelve un problema. Hubo una ocasión en que estaba como invitada de una convención y la gente no paraba de tomar fotos. Yo padezco de migraña y con el flash de las cámaras, de pie ahí tanto tiempo me empecé a sentir mal. Entonces me fui a esconder al camerino que tenían atrás y me quedé dormida una hora y no salí hasta una vez esfumado el dolor.

Nos ha llegado a pasar a mis hermanas y a mí que, de pronto, te ves como que no tienes salida de tanta gente tomando fotos y es así como de ¡Ay! ¡Quiero ir al baño! Los organizadores de las convenciones no se dan cuenta de que uno como invitado come, va al baño y también se cansa…

Después de varias experiencias llegué a una conclusión con ellos: mira ahorita déjame descansar y las dos horas que yo voy a estar con mi público enfrente, te las voy a dar de calidad. Voy a hacer esto, pero no me dejes todo el día, porque yo voy a terminar muerta. Yo llevo cargando unas alas y unos tacones de este vuelo—coloca sus manos una encima de la otra dejando un considerable espacio entre ellas para imitar el tamaño de su calzado—y es imposible estar todo el día y con una sonrisa.

Mejor voy, doy mis conferencias sobre lo que he recabado en cuanto a la subcultura cosplay o mis talleres de elaboración de accesorios para el disfraz; me dejas descansar y cuando recargue energías ya estaré disponible para tratar bien a la gente y tomarme las fotos con todos.

“Nunca falta el criticón”

--En las convenciones nunca falta, más bien, “nuuunca” falta el criticón que diga: El traje está hermoso, pero ese pelito lo tiene medio centímetro movido al personaje original. Son gente extremadamente obsesiva.

Cuando yo empecé a ser jurado ya tenía la carrera terminada con lo cual aprendí muchas técnicas para elaborar productos y estudié la estética, ya había pasado por el World Cosplay Summit, entonces ya contaba con todas las herramientas para sentirme capaz de calificar, además de que estoy acostumbrada, en mi carrera de Diseño Industrial, a las competencias en diseño del producto. No se me hacía algo novedoso “juecear” una competencia, porque yo ya lo había vivido y afortunadamente ya tenía todas las bases.

De su mirada se desprende el fuego naciente de su ánimo de competitividad. Competir es algo que disfruta hacer en cualquier aspecto y no le provoca ninguna clase de conflicto. Tanto su carrera como su trabajo, incluso su hobbie la han llevado a demostrar sus capacidades y de lo que está hecha.

“No somos actores. El anime a mí me marcó”

--Escojo a un personaje porque me gustó mucho el anime. No me costó ningún trabajo cuando elegí el personaje de Sailor Galaxia, de la serie Sailor Moon, con el que gané en el WCS, porque yo sabía que me encantaba. —dice entusiasta con una gran sonrisa en su rostro mientras se balancea de atrás para adelante a punto de despegar de su asiento.

Entonces, desde que ves repetidamente un anime y te encanta y te fascina, comienzas tú mismo a interpretarlo por medio de los gestos y las expresiones, porque muchos de nosotros no somos actores, no estudiamos eso, pero de tantas veces que vemos a un personaje lo llegamos a querer, aunque no sea alguien tangible, ya que te gustó mucho.

El anime de Sailor Moon es el que escogí, a mí me marcó, crecí con él, ¡me llevó a conocer Japón! Es algo que de tanto que lo ves lo estudias, lo interpretas, lo quieres sentir. A los 11 años que veía Sailor Moon, me compraron unas botas, me las ponía y ya jugaba a ser Sailor Jupiter yo solita sin saber de la existencia del cosplay ni nada y no sabía que después de unos años haría algo más formal, que me dedicaría a esto.

El anime ha imprimido una importante marca en la vida de Yunnale, pues pasó de ser un simple gusto a convertirse en su modo de vida, esto la ha llevado muy lejos y se complace con sus logros, está satisfecha consigo misma. Aprovechando lo que ha tenido oportunidad de aprender, ahora es ella quien busca transmitir todo eso a aquellos que compartan su opinión, así como ampliar la de las personas que no gocen de tanta cercanía con el tema.

Desde su infancia el ser otaku ha constituido un rasgo distintivo inherente en ella, sin estar plenamente consciente de tal situación. Fue una casualidad en su vida que le ha provisto de las más increíbles experiencias y lo atesora con extrema felicidad al ser lo que le da motivo a su persona, tanto así que en ese mundo, de Alejandra pasó a ser Yunnale.


Fotos: (Xinhua/Reuters)




Bookmark and Share

Leer más...

HUMBERTO RAMOS: EL FAN QUE CUMPLIÓ SU SUEÑO

Por Ricardo Axel Alonso García
México (Aunam). El lugar de la entrevista fue una cafetería en Ciudad Satélite, perteneciente a una popular franquicia. Llegué diez minutos antes, muy espantado y nervioso, no quería arruinar las cosas con mi entrevistado.

Humberto Ramos es un dibujante originario de la Ciudad de México que lleva trabajando en el cómic desde la década de los 90 .En 1993 viaja a la Comic-con de San Diego, California, donde expone su trabajo y es reclutado para la compañía Milestone Comics, posteriormente se desempeñó en varias compañías como Event Comics o DC comics.

Desde 1996 ha colaborado en Marvel, en donde actualmente se desempeña como uno de los dibujantes principales de Amazing Spiderman (uno de los títulos más importantes de la empresa) y la misma Marvel lo incluye entre sus creativos más importantes.

Para evitar confusiones, pasé la noche anterior buscando fotos suyas en distintas convenciones y eventos, así que cuando vi a un sujeto alto, con un sweater negro, de lentes y bigote, con una pequeña libreta bajo el brazo, supe que era él.

En cuanto entró a la cafetería le hice señas (los otros clientes se me quedaron viendo feo) y me identifiqué como su entrevistador, me adelanté a la mesa donde se llevarían a cabo las preguntas mientras Humberto fue por un café.

Un trabajo fuera de lo común

La entrevista se llevó a cabo en el piso superior de la cafetería, el cual tenía sillas y sillones cercanos a los contactos eléctricos y las pocas personas que estaban ahí cuando llegamos estaban trabajando en sus computadores o charlando en voz baja.

Sus trabajos en el comic mainstream y proyectos como el título Revelations (para el mercado europeo) le han dado a Ramos una reputación a nivel mundial, además de un estilo que divide la opinión de muchos fans (ya que se le compara con el manga), es por eso que a nivel nacional es uno de los creadores de historieta más conocidos.

Por eso me pareció interesante comenzar preguntándole cómo se define a sí mismo, partiendo de su percepción actual. Él me respondió con un tono solemne pero amable:

“Soy una persona normal, me gusta hacer las cosas que todo el mundo hace, pero tengo un trabajo diferente y por eso me ven diferente. En realidad, me gustaría poder decir que tengo algo especial pero no, voy las fiestas, salgo con mis amigos, voy al cine, cuento chistes rojos, me gusta el chisme familiar, saber que le pasó al vecino, mi equipo de futbol preferido es el Club América, también fumo poco, bebo poco, no creo en los horóscopos, ni en la iglesia, ni en la política. Creo que así me describiría”

Hablamos sobre cómo las personas idealizan ciertos trabajos, así como actor, director de cine, rockero o en este caso, dibujante de cómics.

“Creo que todo trabajo que nos saca de la rutina diaria se idealiza; cuando era chavo quería ser futbolista, lo intenté, al final tuve otras metas, pero idealizas ese mundo , es como ser un rockstar, nadie quiere ser cantante de una banda, todos quieren ser rockstar, todos esos trabajos se idealizan pero son muy difíciles, tengo amigos actores y no viven tanto en el glamour como nosotros pensamos, eso es una resultante del mejor de los casos, pero no siempre se llega a esos niveles”.


El acercamiento a la historieta

Dibujo desde que me acuerdo, tenía como tres años cuando tuve la noción de que me gustaba pasar mi tiempo libre haciendo ilustraciones y después lo hice mas conscientemente, al principio todos los niños dibujamos por que es una actividad lúdica, pero después a los otros les deja de interesar o ya no les parece divertido y se deciden por otros intereses.

Empecé a leer historietas a los cuatro o cinco años, mis papás me compraban los cuentos en los puestos de revistas, aún no sabía leer pero los veía, y eso se combinó con mi gusto por dibujar, llegaba a mi casa y quería repetir en mis cuadernos las cosas que veía en mis cuentos, creo que esto fue creando esa simbiosis en mi.

En cuanto a mis personajes favoritos, al inicio me daba igual el personaje, recuerdo que leía de Kalimán, Borjita, sobre el jugador del América, de Bugs Bunny que en ese entonces se llamaba Serapio, de La Liga de la Justicia, de Batman y El Hombre Araña, pero no tenía una preferencia en particular.

El primer cómic que coleccioné fue El Hombre Araña, fue el primero cuya historia me dejó con ganas de saber qué pasaba después y de ahí ya empecé a seguir a al personaje mes a mes

De ser fan a dibujante

Humberto Ramos estudió la carrera de Diseño Gráfico en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) Campus Azcapotzalco, dice que su carrera le dio elementos importantes para su actual trabajo, pero no es forzoso estudiarla para ser dibujante, es algo más relacionado con los gustos personales y hay dibujantes que tienen otra formación pero todos llegan a eso por su gusto a contar historias a través del cómic.

-¿Que se siente comenzar como una fan del Hombre Araña y ahora ser uno de sus dibujantes clave?

-Es una sensación bien padre. Cuando comencé a trabajar en los cómics gringos, desde el día uno fue mi meta, me tardé como 15 años en lograrlo pero valió la pena porque en el proceso para llegar ahí me gané muchas cosas y experiencias que me llevaron a donde estoy ahora´. Platicaba en otra entrevista, hacíendo referencia a la película The Kid (Película del año 2000 protagonizada por Bruce Willis que en Hispanoamérica se llamó Mi encuentro conmigo), si yo me encontrara hoy con el niño que fui en esta cosa surreal que muestra la película y le dijera “cuando seas grande vas a ser el dibujante de El Hombre Araña”, yo creo que ese niño que fui , estaría muy contento .

En ese sentido te puedo decir que estoy sumamente agradecido, mi meta más importante editorialmente era llegar a donde estoy, mi siguiente paso ahora es forjarme otra meta, pero por el momento me hace muy feliz, me costó mucho trabajo, sacrificios, pero no me arrepiento de nada, al contrario, creo que todo eso me ha servido y por eso ahora aprecio y abrazo tanto el trabajo que tengo.

Respecto a la forma en la que llegué a Spiderman, tuvo que ver con muchos factores, creo que se relaciona con la…diré suerte a falta de una mejor palabra, porque a veces debes estar en el momento correcto y ver a la gente correcta, mi llegada a El Hombre Araña se fue fraguando digamos 10 años antes.

Cuando yo comencé a trabajar en una empresa pequeña que era propiedad del dibujante Joe Quesada (Event Cómics) lo conocí, mucho antes de que fuera el editor en jefe de Marvel y una vez le comenté que mi meta era dibujar al Hombre Araña, posteriormente él terminó en ese puesto. Yo creo que cuando regresó a Marvel pensó “¿Qué gente me puede ser de ayuda para el plan que tengo como editor?” recordó esa charla y me llamaron cuando el llegó a ser el editor en jefe, pero es algo que no puedo confirmar, no he platicado con él de ese asunto
Su trabajo en Spiderman

-¿Y como te sentiste al ser elegido para participar en el Amazing Spiderman #700?

-Como te digo, son pasos que vas dando hacia adelante, no te puedo decir hasta cuando estaré trabajando en El Hombre Araña, me gustaría que durara lo más posible porque disfruto mucho del personaje y en esta serie de eventos, el editor me informó sus deseos de que yo hiciera el #700 que es un número especial para la compañía, son momentos para “regalarle” -hace con sus dedos la señal de comillas- a la gente.

Me dio mucho gusto la invitación a hacerlo, no porque sea el evento que cambie al personaje y a la compañía, sino darme cuenta de la confianza depositada en mí por parte del equipo y eso a la larga, es el valor más importante que puedes tener como dibujante, que tus compañeros de trabajo confíen en tí es muy difícil de lograr, porque casi todos vivimos en distintas ciudades y países y hay poco contacto directo, por eso esta clase de gestos son importantes para mí.

Mientras charlábamos sobre Spiderman y los retos que representa su trabajo con ese personaje, me di cuenta de que en algunos momentos se sentaba subiendo los píes al asiento del sillón, algo al parecer incómodo pero que él hacía ver muy natural, además de remitirme inmediatamente al superhéroe con el que trabaja.

Spiderman es uno de los personajes más populares de Marvel y actualmente aparece en varios títulos, desde los que se centran en el personaje como Amazing Spiderman o Avenging Spiderman, hasta títulos de equipo como Nuevos Vengadores (principal equipo de superhéroes de Marvel) o Fundación Futuro (Una continuación de las aventuras de Los Cuatro Fantásticos) en los que el personaje juega un rol importante que repercute en sus otros títulos.

“La particularidad que tiene El Hombre Araña, es que debe salir tres veces al mes y eso exige más esfuerzo que el resto de las series. En una serie limitadacon un final definido y aparte de la cotidianeidad de los personajes, no se tiene tanto problema, hay gente esperando pero al final no hay alguna reacción tan grave respecto a como se están moviendo las historias. En el curso normal de Marvel todo está relacionado. Si en algún momento los equipos creativos deciden que los personajes se pueden unir, se unan en una lógica para ese universo, todo está encaminado, no es tan fácil dejar pasar mucho tiempo.”

También platicó sobre un tema que es muy interesante y que tiene mucha importancia para la creación de historia donde hay tantos personajes relacionados: las reuniones entre escritores de historietas.

“El trabajo de logística en Marvel es muy exhaustivo, en las juntas todos los escritores importantes se reúnen y empiezan a decidir qué se va a hacer con los personajes y las historias para que se tenga una lógica dentro del universo de la compañía”.

Es algo exclusivo para los escritores pero cuando salen se juntan con sus equipos y nos cuentan, en el caso de Dan (Slott, guionista de Amazing Spiderman el título principal de Spiderman), acaban las juntas y me platica de discusiones muy acaloradas para defender sus ideas, porque aunque en la compañía hay un plan general, cada equipo tiene un plan particular para sus personajes, los de uno equipo deben hacer que su idea empate con la de los otros y si, se ponen muy interesantes por lo que me platica Dan.

Arañas en la ciudad

Ramos fue el encargado de dibujar Amazing Spiderman durante una saga llamada Spider Island, cuyo primer número (#666) fue el cómic más vendido del mes de julio, con más de 135 mil ejemplares.

En esta historia los habitantes de Nueva York se infectan con un virus que les da poderes similares a los de Peter Parker. Los primeros en hacer uso de ellos son los criminales, por lo que en un momento de la trama, el alter ego de Spiderman hace un llamado a los habitantes de la ciudad para defenderla.

“Yo no aporté a esa parte de la historia, respeto mucho el trabajo de Dan Slott y su papel como el guionista no estoy ni de lejos, al nivel de lo que puede ser un escritor, alguien que se dedica a eso, puedo tener ideas, si las tengo las aporto, por ejemplo con Paul Jenkins (guionista de historietas, además de buen amigo y colaborador cercano de Ramos). Dan es un gran escritor y es un gran fan de El Hombre Araña, además es neoyorkino, él quiere mucho a la ciudad, y creo que eso fue una “cartita de amor” a su ciudad, y la gente quedó muy contenta con el final de Spider Island”

Aprovechando el tema de Nueva York, habló sobre su relación con la ciudad de México:

“Es mi casa, es más que la urbe donde vivo, he tenido la oportunidad, gracias a mi trabajo, de conocer y vivir en muchas ciudades, viví en París por un tiempo y por hermosa que sea no se compara con mí ciudad (hace énfasis en el mi), desgraciadamente tenemos problemas que hacen que esta no se vea tan linda, o no la veamos tan linda como en verdad es, pero yo la quiero mucho y a mi país.

Eso va más allá de mi trabajo, son cosas personales que aprendí y con las que he crecido, yo era el abanderado de mi escuela, eso te hace entender y darle un valor diferente a tu país y a la ciudad, entonces así como ellos aman NY, París o Chicago, yo amo México y me encantaría que estuviera en una mejor situación, ojalá así fuera”

¿Y él le ha hecho algún homenaje a la Ciudad de México con su trabajo?

“Hubo una ocasión que hicimos un proyecto llamado Sensacional de chilangos, que nos auspició el gobierno del DF y muchos dibujantes reconocidos del país hicimos estas pequeñas muestras de amor, entre ficción, humor y tragedia sobre México y ha sido la única forma de hacerlo así, hemos intentado acercarnos y producir una siguiente entrega pero tenemos que encontrar lo foros adecuados, pero por supuesto que me encantaría repetir la experiencia”

Forma de trabajo

“Trabajar para Marvel es muy exigente, mi horario de trabajo es de 9 de la mañana a 2 de la mañana no hay mucho tiempo para otra cosa, tenemos un calendario de entregas muy exigente y faltar un día a tu calendario lastima el resto de tu agenda, mi trabajo como dibujante a lápiz se lo debo enviar al entintador que a su vez lo debe mandar al colorista y la situación ideal en la compañía es reducir esos tiempos en los que el trabajo pasa de una mano a otra lo más posible y por eso debes estar trabajando constantemente al 100%”

“Por eso en este momento, si quiero hacer bien mi trabajo no puedo dedicarme a otros proyectos , porque si le invierto la mitad de mi tiempo al hombre araña y la mitad a otra cosa hay consecuencias en otros aspectos de mi vida, le tendría que asignar menos tiempo a mi familia y por mucho que yo ame mi trabajo no creo que sea lo más importante para mí, lo más importante en mi vida es justo eso, mi vida, por eso tomé la decisión de ser un poco más prudente con mis tiempos, le doy todo el tiempo que necesita El Hombre Araña y el resto a mi familia y si veo que se me permite, entonces le aporto a otra cosa pero nunca de otra manera”

Humberto Ramos continuará su trabajo en Amazing Spiderman, incluso ha anunciado que está trabajando en una historia donde el villano será el mismo que el de la próxima película del personaje, Lizard. También se mostró muy optimista sobre la visita de un cazador de talentos de Marvel Comics a México.

Imagen: Autorretrato de Humberto Ramos (versión con superpoderes)
en Amazing Spiderman #568

Foto: Luigi Novi
Wikimedia Commons





Bookmark and Share

Leer más...