miércoles, 5 de febrero de 2020

“CUERPXS EN RESISTENCIA” EN LA COLONIA GUERRERO

  • En su primera exposición individual, Andrés Mañón retrata a personas queer bajo una estética propia
Por José Luis Ruperto
Ciudad de México (Aunam). “Cuerpxs en resistencia”, en La Nana, Laboratorio Urbano de Arte Comprometido, muestra la obra del fotógrafo y “make up artist”, Andrés Mañón, quien retrata con su lente parte de la escena creativa queer de la Ciudad de México.


Auspiciada por el Patronato de Arte Contemporáneo, junto al Fondo LIFEWTR, forma parte de un proyecto curatorial que busca hablar de problemáticas latentes en México. A través de la exposición el artista habla de su propia comunidad y muestra cuerpos que rompen paradigmas.

Lo que los espectadores pueden ver es el resultado de dos meses de montaje. Aunque en exposiciones anteriores realizadas en el mismo espacio se recibieron entre 700 y 1000 visitantes, se espera que “Cuerpxs en resistencia” supere esas cifras.

Nahui Twomey, curadora de la exposición, explicó que la exhibición es diferente porque el artista “no es alguien hablando de algo que no conozca”. Además, platicó que una de las intenciones de “Cuerpxs en resistencia” es que estas temáticas lleguen a los vecinos de la colonia Guerrero para generar diálogo.

Andrés Mañón durante la inauguración de “Cuerpxs en resistencia”.

En entrevista para Aunam, Andrés Mañón reveló que en torno a la exposición todo se movió muy rápido; pero lo mas difícil fue la selección, porque hay fotos con las que ya no se identifica en la actualidad pero que en la generalidad son muy representativas: “Con cada una tengo una relación distinta y fue difícil hacer un buen balance del pasado y del presente”.

Para Mañón no es solamente la exhibición de unas fotos, es propagar un discurso a favor de la inclusión. Desde su punto de vista el potencial de una foto es amplificar un mensaje y cristalizarlo en una imagen. Aún hay tiempo para visitar “Cuerpxs en resistencia”, pues estará abierta hasta el 22 de febrero.




Bookmark and Share

Leer más...

martes, 4 de febrero de 2020

¿SON LOS MURCIÉLAGOS RESPONSABLES DEL BROTE DE CORONAVIRUS EN CHINA?

Por: E. Yafhed Martínez-Hernández
Ciudad de México (Aunam). Las enfermedades que padecen los seres vivos son el resultado de interacciones que se han conformado hace millones de años, son parte del medio natural y se manifiestan cuando existen condiciones favorables para su desarrollo, las cuales pueden ser originadas por microorganismos o virus. Tal es el caso del reciente Coronavirus (2019-nCoV) que se ha reportado desde el pasado 31 de diciembre en Wuhan, China y que hasta el momento ha cobrado la vida de 170 personas y cerca de 2000 casos de infección.


Antes que nada, ¿Qué son los virus y porque ocasionan enfermedades? Los virus son parásitos intracelulares obligados, es decir, necesitan una célula para poder replicarse. “La diversidad viral en el planeta es muy alta, sin embargo, muy pocos ocasionan enfermedades en el humano. Existen múltiples mecanismos por los cuáles producen daño, por ejemplo, en el sistema inmune como el VIH o en el sistema nervioso central como es el caso de la rabia”, menciona la doctora Rosa Elena Sarmiento Silva, investigadora del Laboratorio de Virología de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la UNAM.

El grupo de los coronavirus son una extensa familia de virus que causan diversas enfermedades tanto en animales como humanos, sin embargo, la infección en muchas ocasiones puede transmitirse de animal a humano (zoonosis). Existen muchos virus de esta familia que afectan a distintos grupos animales, por ejemplo, el coronavirus canino, el virus de la diarrea aguda en cerdos, el virus de la bronquitis infecciosa en aves, el síndrome respiratorio agudo severo (SARS) en humanos y el coronavirus de murciélagos, siendo este último asociado con la reciente problemática epidemiológica.

Aunque no se conoce con exactitud el origen del brote epidemiológico, es probable que haya surgido por el contacto de personas con animales exóticos en China. Se ha mencionado a la “sopa de murciélago” como principal causa del brote de esta enfermedad, aunque no se sabe con certeza si la ingesta de este platillo desencadenó la epidemia.

“Comúnmente consumimos los alimentos cocidos, cuyo proceso de cocción inactiva a los virus, sin embargo, la adquisición de enfermedades virales en humanos por la ingesta de alimentos es posible como el caso del virus de la Hepatitis E que infecta a cerdos, donde se ha demostrado que una incorrecta cocción de la carne puede infectar al humano”, señala la especialista.

Es importante considerar que los brotes epidemiológicos dependen de varios factores, como la exposición hacia animales silvestres que pueden actuar como reservorios o vectores de enfermedades, sino de la susceptibilidad de las poblaciones humanas en estado vulnerable y la degradación de los ecosistemas.

“Los murciélagos son vectores y reservorios de una gran variedad de virus zoonóticos que desencadenan enfermedades emergentes de gravedad para el humano, como han sido el Hendra, Margburg, Nipah, entre otros. Sin embargo, la pérdida y destrucción del hábitat de los murciélagos, así como la destrucción directa de sus refugios y colonias obligan a estos animales a realizar migraciones en busca de nuevos sitios para alimentarse y/o establecerse, lo que permite incrementar la tasa de contacto entre humanos y reservorios y desencadenar más brotes de enfermedad”, afirmó Sarmiento.

Aunque las autoridades de salud en México mencionan que es posible que el virus llegue a territorio mexicano, es importante retomar las medidas higiénicas y no entrar en pánico, recordando los sucesos de 2009 con el virus de la influenza H1N1. La salud humana y animal debe considerarse en el concepto de “1 sola salud”, con mayor apoyo para que se desarrollen grupos de investigación multidisciplinarios, apoyando la preservación y el uso sustentable de la diversidad biológica hacia el mantenimiento de los ecosistemas como acciones prioritarias, finalizó.




Bookmark and Share

Leer más...

lunes, 3 de febrero de 2020

SIN RECELO POR USAR ROPA DE SEGUNDA MANO: DA LUA BAZAR

  • Es una alternativa de consumir moda fundada por la modelo y actriz brasileña, Luana Leme
Texto y fotografía: José Luis Ruperto
Ciudad de México (Aunam). Los costes sociales y ambientales del Fast fashion (aquella moda que se vende en los centros comerciales) ha llegado a un punto en el que se ha vuelto insostenible. Pese a lo desalentador del problema hay una alternativa: reutilizar la ropa que ya existe, algo que es mejor conocido como ropa de segunda mano y le dio vida a Da Lua Bazar, un proyecto emprendido por Luana Leme para contribuir a la difusión de un consumo más responsable de ropa.


De la ‘Ciudad Maravillosa’ a la ‘Ciudad de los palacios’

Luana llegó a la Ciudad de México hace diez años procedente de Río de Janeiro, Brasil. De su ciudad natal a la CDMX se encontró con dos urbes muy distintas en paisaje, pero muy similares en su gente. Además de ser modelo y actriz, también trabajó durante un tiempo para el medio digital Cultura Colectiva elaborando contenidos sobre moda, un tema que conforma una de sus más grandes pasiones y que ella vive día a día.

Al momento de la entrevista ella irradia una energía que evoca a tierras fluminenses, su outfit lo conforman unos botines rojos y un vestido largo de mangas largas estilo boho, con flores anaranjadas estampadas. Las marcas de lujo no son desconocidas para ella, pero también es consciente de lo relevante que es tener nuevos hábitos de consumo, como lo permite la compra y venta de prendas de segunda mano.

“Me gusta que puedes usar ropa de segunda mano y tener mucho estilo. Luego la gente cree que por usar ropa de segunda mano o te vas a ver antigua, entonces a mí como me gusta mucho la moda, también me gusta poner este estilo de la ropa de segunda mano y en mis looks”, platica mientras acaricia algunas de las prendas que conforman el inventario de Da Lua Bazar.

Con su proyecto, Luana pone al alcance de clientas y clientes prendas atractivas a través del perfil de Instagram @dalua_bazar, que poco a poco ha ido creciendo hasta contar a la fecha con 903 seguidores, tras un año de actividad. Cada pieza es seleccionada previamente por Luana, quién también se encarga de que todas las prendas pasen por las medidas de higiene necesarias. “Siempre es padre ir por la ropa, arreglarla y etiquetarla, es un proceso muy bonito”, comenta la brasileña.

Entre risas, Luana menciona que lo más complicado de su trabajo es estar de pie todo el día cuando va a algún evento de venta ropa, sin embargo, disfruta de estar en contacto con la gente y de compartir e incluso intercambiar prendas. En Brasil, Luana también ya frecuentaba los bazares y llegaba a encontrar con propuestas interesantes.

La filosofía que ella maneja es que la moda es el estilo de cada persona y la forma en que se comunica a través de la vida. Para la brasileña no es indispensable usar cosas de marca o muy caras, todo es una cuestión de imprimirle nuestro “sello” a lo que vestimos. “Creo que si uno se siente bien consigo mismo, lo que se ponga le va a quedar bien”, afirma Luana.

Una revolución a través de la ropa


El éxito de proyectos como el de Luana habla de que la forma en que se consume moda está cambiando, en especial entre las personas jóvenes. Uno de los hechos que ha dejado clara esta situación fue cuando a finales de septiembre del año pasado la cadena de tiendas de ropa para adolescentes, Forever 21, anunció el cierre de 178 de sus sucursales en Estados Unidos; en México también cerraron sucursales como la ubicada en la calle de Madero, en pleno centro de la Ciudad de México.

Por el contrario, los bazares en línea y físicos han empezado a ganar la popularidad y el gusto de un público en busca de una manera diferente de adquirir moda, que encuentra precios muy bajos y la posibilidad de conseguir prendas únicas con gran calidad. “Hay mucha gente que está entrando a este mundo”, afirma Luana. La fórmula de Da Lua Bazar que conjuga prendas con toques antiguos pero una apariencia fresca también le ha hecho ganar la preferencia de adolescentes.

Tras la entrevista, Luana vuelve a acomodar algunas de las cosas de su colorido inventario y mezcla de texturas muy agradable, pero sobre todo ilustra una alternativa para combatir la generación de ropa basura. Sin duda, Da Lua Bazar deja claro que se puede cuidar el medio ambiente con estilo.






Bookmark and Share

Leer más...