viernes, 16 de agosto de 2013

CELEBRAN LAS BRUJAS DE ROLDÁN SUS PRIMEROS 21 AÑOS


Por Dania Arreola
México (Aunam). Imagina que el día de tu cumpleaños llega una tía bastante peculiar: viste una gran capa negra, su rostro está pintado de varios colores y porta con elegancia una corona de fantasía. Sin más, parece la reina del popular cuento “Blanca Nieves”. Te dice que hoy será una noche muy especial para ti y que no tienes clase ni elegancia como ella.

Esta visita inesperada le sucede a una joven llamada Abril, interpretada por Mariana L. Torrez, la última noche del mes que lleva su nombre. Ella no comprende nada y a su puerta tocan tres personajes más que resultaron ser sus parientes: la terrible Malévola, de La bella durmiente, la bruja Mina de la novela El mago de Oz y Cruelena, quien hace alusión a la villana Cruella de Vil de la película 101 dálmatas.

¿Cómo puede ocurrir esto? Gracias a la comedia para adultos Y llegaron las brujas que se presenta cada fin de semana en el Centro Cultural Roldán Sandoval. Los actores Citlalixayotl, Alejandro Jordán, César Jonathan y Fred Roldán dan vida a estas brujas que han hecho reír al público desde hace 21 años en un show donde nadie se salva de ser criticado por alguna hechicera.

La obra está escrita por la actriz Lupita Sandoval y el director Sergio Cassani. Fred Roldán inició este proyecto con la idea de “juntar a las brujas que lo han acompañado en sus obras infantiles en una loca y atrevida comedia para adultos”, afirma el actor.

La puesta en escena se estrenó en 1992 y Roldán confiesa en su libro Vida y pasión de un Señor Teatro que la idea original era que “las brujas fueran interpretadas por mujeres pero a la mera hora ninguna cubría las expectativas”. Debido al éxito obtenido cada fin de semana, el comediante afirma que la obra seguirá en cartelera “por siempre jamás”.

Fred Roldán es un apasionado del teatro desde hace 48 años, cuando inició su carrera como actor. Ha participado en numerosas comedias para niños como “Peter Pan”, “El mago de Oz” y “Pinocho”, donde ha interpretado al personaje principal durante 32 años.

Además de su faceta de comediante, Roldán ha sido nombrado por el público como “El Señor Teatro” y obtuvo una distinción de la Sociedad General de Escritores Mexicanos (Sogem). Además, escribió su tercer libro: Vida y pasión de un Señor Teatro donde comparte los momentos más especiales de su trayectoria con los lectores a través de anécdotas y fotografías.

Entre los proyectos de Roldán para el próximo año se encuentran el lanzamiento de la obra “Es mi vida”, por la cual obtuvo dos premios: al mejor actor del año y al mejor musical mexicano, y seguir dándole vida a la divertida Cruelena.


Imagen: Portada del libro Vida y pasión de un señor teatro



Bookmark and Share

Leer más...

MUÑEQUITAS MEXICANAS AL ESTILO JAPONÉS

Por Renata González Tarragona
MÉXICO (Aunam) Listones de colores; zapatos de plataforma; tops de terciopelo; shorts y faldas de piel; orejas y colas de gato; espadas, báculos, cadenas; ojos y cabellos de tonalidades fantasiosas, esto y más, sumergido en un escandaloso mar de palabras indescifrables, para quien desconoce su lengua, en voces chillonas, frenéticas y sin embargo, gozan de un ritmo irresistiblemente pegajoso e hipnótico. Todo reunido en la convención de anime y manga: la TNT.

Abriéndose paso por el tumulto de disfraces, se divisa un pequeño islote rodeado de flashes y lentes de diversos tamaños con el ambicioso deseo de obtener una imagen que guardar para la posteridad de tan magníficos y populares personajes de lo que se conoce como “cosplay”, o disfraz de anime (caricaturas japonesas), en México, las SaSa Twins se han hecho populares por ello.

Sakura y Sayuri son mexicanas nacidas en Japón y al inculcarles sus padres desde su niñez varios aspectos culturales de esa nación, fue que comenzaron a acercarse al anime, a identificarse con éste, de lo cual posteriormente se derivaría su gusto y afición por el cosplay.

Interpretar una figura de determinada serie de anime mediante el costume play (abreviado como cosplay) es una manera de convertirse en ésta por la admiración que se le tiene y de sentirse parte de lo que representa, a esto se le incorporan otros elementos como podrían ser, principalmente, el diseño y la actuación.

“El cosplay es un hobby bastante sano. No es tan habitual, pero aún así es algo mágico.” Sayuri, con sus orejas afelpadas y su vistoso kimono rosa, explica, dejándose ver como la gemela dominante. Sakura, abrazando un curioso peluche de malévola expresión, menciona que es una oportunidad de acercarse a personas con gustos similares y a ambas les ha servido para consolidar buenas amistades.

Las tiernas gemelas utilizan este hobbie como una manera de expresión divertida para salir de la cotidianidad, coinciden en que está mal visto por gran parte de la sociedad mexicana, a lo que Sakura sentencia impetuosa “La gente no se informa más allá de los malos contenidos transmitidos en televisión y no se entera de que el cosplay es arte”, y en efecto, pues la mayoría de los que lo practican, como ellas, elabora sus propios atuendos.

Llevan un año y medio como “cosplayeras”, afirman que con este singular pasatiempo han tenido más tiempo para convivir después de laboriosas jornadas en sus respectivas carreras, Sayuri estudia Ingeniería Biónica en el IPN y Sakura Diseño Industrial en la UAM “Esto también es para gente culta, no todos son gente ociosa sin nada que hacer”, apunta Sayuri.

La popularidad de esta manifestación ha ido aumentando con el paso de los años, al grado de que cada vez se saturan más las convenciones organizadas con periodicidad, ha crecido el número de “cosplayeros” que, casi en su totalidad, persiguen un mismo sueño por el que tanto se esmeran en sus creativos disfraces: viajar a Japón para competir en el mundial de cosplay, el World Cosplay Summit.












Bookmark and Share

Leer más...

miércoles, 14 de agosto de 2013

LA VIEJA PUERTA DE RASHOMON

Por Renata González Tarragona

México (Aunam). A partir sus inicios, sin importar la temática o el espacio temporal que abarque, el cine ha sido un reflejo de la sociedad, de su contexto y de sus inquietudes. Desde filmes metafóricos, retrospectivos, documentales, hasta una gama tan amplia como lo es la imaginación de los realizadores que intervienen en éstos, el cine siempre nos mostrará la perspectiva de otro, quien si no se atreviera a expresarlo, difícilmente habría manera alguna de transmitir sus experiencias al público de una manera tan gráfica y vívida como lo es este medio.

El cine se ha comportado como esa gran ventana multicultural internacional con la que se busca dar a conocer un modo de vida y un punto de vista distintos a aquellos pertenecientes al país de origen del espectador y, a su vez, se vuelve incluyente al colocar al espectador de la nacionalidad que sea como el “mirón” o el ojo vigilante que presencia hechos impresionantes retomados de la realidad de cada uno de los directores, guionistas, productores y demás potencial humano que toma participación en tan grandes producciones.

Por supuesto, independientemente del género cinematográfico, le intención o perspectiva impresas en la película no pueden tomarse como la verdad absoluta, pues tanto narrativa como narración se desarrollan desde la subjetividad de quienes se encuentran detrás de la misma. Entonces para poder tener una opinión completa y fundamentada habría que recurrir a distintas versiones o a distintos realizadores, aunque esto igualmente dependerá de la tendencia que posea el espectador.

Generalmente, en occidente, en especial en México, existe un sesgo tanto educativo como comunicativo que impiden abrir la mentalidad de las personas hacia contenidos o productos que no tomen como punto de referencia a la primera potencia económica mundial, los Estados Unidos, motivo por el cual la mayor parte de la población no es capaz de generar un genuino interés analítico y serio sobre temas relacionados al mundo asiático, mismo que se suele ver como ajeno, distante, incomprensible y misterioso.

Con Estados Unidos postrado como el héroe internacional, difícilmente se podrían tomar en cuenta las vivencias y visiones de los países que se han visto “beneficiados” por su, presumiblemente, bien intencionada intervención. Esto disfraza lo que en realidad significó el dominio por parte de esta nación, aún cuando los países que estuvieron bajo su sombra hayan podido o no ser parte del sistema capitalista de manera exitosa.

Uno de los desastres más terribles en toda la humanidad tuvo lugar en Japón, en Hiroshima y Nagasaki, como muchos saben, y de no ser por la conmoción que provocó la magnitud de tal evento, muy probablemente la Segunda Guerra Mundial hubiera proseguido con su avasallamiento. Este hecho dejó como resultado a un Japón devastado cuya población, pese a las ideas y determinaciones de sus dirigentes, no tenían por qué sufrir tal tragedia.

Aún a cinco años del suceso, 1950, época en la que el famoso filme de Akira Kurosawa, Rashomon, saliera a la luz la economía nipona no había podido reponerse. La destrucción, pobreza, escasez de bienes y servicios el hambre y la desocupación complicaban el avance y progreso de su sociedad.

No obstante, debido a la ocupación militar estadounidense se vio fomentado el desarrollo económico en esta gran isla de Oriente, hasta que en 1951 se acordó la salida de los Estados Unidos y de entonces, a las dos décadas posteriores Japón dio un salto gigantesco con el llamado “milagro japonés” y pudo colocarse como uno de los países con mayor poder y recursos.

El año de 1950 representa sólo el comienzo de tal progreso y, como un país que se recupera de las consecuencias de una guerra tremenda, es muy remarcable el hecho de que haya sido el tiempo en que se produjo una de las cintas más importantes y exquisitas de la historia del cine, como lo es Rashomon, pues fue en el cine donde encontraron la manera de modernizarse, expresarse y crecer.

En este filme nipón, no sólo se observa la majestuosidad de Kurosawa y su equipo al construir una historia de abundantes altibajos, un extraordinario e impecable uso de los flashbacks para la época y una capacidad impresionante para mantener al espectador sin la seguridad de qué es lo que ocurrirá a continuación con tan confusos personajes, resultado de la narración de los hechos; sino también se percibe un dejo de melancolía y desesperanza.

La lluvia, siempre anunciante del perturbador y desolado presente se suma al desconcierto de los personajes creando una atmósfera de una rareza nostálgica dentro de la cual se insertan las distintas versiones sobre un asesinato, lo que permite ver la verdadera naturaleza de cada individuo y la intención escondida detrás del pretexto de éste, revelando sus monstruos y pesares particulares.

Rashomon fue tan importante que es uno de los grandes referentes del cine japonés y en su tiempo fue acreedora al Oscar como “Mejor película extranjera”, sin duda una de las obras maestras de Kurosawa acompañando a Los Siete Samuráis y por la cual este director sería recordado como uno de los más prominentes del cine oriental. Sin duda alguna, es una de las cintas que no pueden faltar para aquellos apasionados de la cultura asiática.


Ficha técnica:

Título: Rashômon
Dirección: Akira Kurosawa
Reparto: Toshirô Mifune, Machiko Kyô, Masayuki Mori, Takashi Shimura, Minoru Chiaki, Kichijiro Ueda, Fumiko Honma, Daisuke KatôPaís: Japón
Guión: Akira Kurosawa, Shinobu Hashimoto
Año: 1950
Duración: 88 min.





Bookmark and Share

Leer más...