jueves, 22 de enero de 2015

CABRERA CULPA AL ARBITRAJE

Por Héctor Alfonso Morales Jurado
México (Aunam). David Cabrera, sin miramientos, sabe que hay un responsable de la última caída de los Pumas ante Guadalajara: el árbitro Roberto García Orozco.

Para el mediocampista felino, la jugada donde marcó Darío Verón, pero que fue invalidada por el sibante, debido a un presunto fuera de lugar, fue la causa del descalabro.

"Al final del partido, hay calentura y enojo por haber perdido. Por una decisión arbitral perdimos, pero luego ves que es normal que haya equivocaciones", considera el canterano auriazul.

El torneo de Copa se le presenta a Universidad como una manera de desquitar la amargura que le ha dejado el Clausura 2015. Cabrera sabe que el equipo del Pedregal se juega el prestigio en los certámenes en los que participa.

"Es prioridad en el equipo buscar superar la fase de grupos y tratar de llegar a la final. Hay gente que puede alzar la mano en este tipo de torneos y puede responder para que el equipo tenga un buen nivel", asegura.

Este miércoles inicia la aventura copera de los felinos. Enfrentan al Zacatepec en el estadio Olímpíco Universitario. Un descalabro encendería las alarmas en la escuadra dirigida por Guillermo Vázquez.

Un triunfo resulta obligatorio para los universitarios, para olvidar que el árbitro, como mencionó David Cabrera, les provocó una derrota ante las Chivas.



Bookmark and Share

Leer más...

lunes, 19 de enero de 2015

PUMAS LLEGA A 33 AÑOS SIN VENCER A CHIVAS DE VISITA; CAE 2-1

Por Héctor Alfonso Morales Jurado
México (Aunam).Pumas sufre lo mismo que hace casi 33 años. No tiene remedio. Ganar en Guadalajara a las Chivas le resulta imposible. Interminable calvario para los auriazules que vuelven a caer en el feudo rojiblanco. Esta vez 2-1.

Guillermo Vázquez, técnico felino, se quedó en su banca cruzado de brazos, preocupado porque su equipo se queda con un punto de seis posibles en el arranque del torneo. El resultado adverso lo pone contra la pared, porque se esperaba un mejor inicio en el Clausura 2015 para su equipo. Ni siquiera tuvo ánimos de reclamar un gol anulado por fuera de lugar que significaba el empate unamita.

El cuadro puma sigue como una calca de lo que ha sido la administración de Jorge Borja Navarrete como presidente del Patronato del Club: un conjunto más cercano a la mediocridad que al despunte hacia el protagonismo en la Liga Mx

El ex delantero Manuel Negrete seguirá recibiendo llamadas cada vez que Universidad (1 punto) visite al Rebaño Sagrado (3 puntos). Se mantiene como aquel jugador felino que fue capaz de hacer un gol para victimar a domicilio a los tapatíos por última vez (1982).

Decepcionante choque de los Pumas en el Omnilife. Se espera valentía, agresividad, pero se mostró con un equipo pálido que revivió a dos jugadores chivas que estaban en medio de una obscuridad futbolística que lucía interminable.

Marco Fabián y Ángel Reyna sellaron el resultado con dos golazos. La complacencia universitaria como cómplice. El portero capitalino, Alfredo Saldívar inerme ante los embates del chiverío.

El primer tanto fue un bombazo del ex cruzazulino que se clavó en el ángulo del "Pollo" al minuto 17. El Rebaño se regodeó ante la conquista y fue por más. Reyna, al 40', encontró un balón a modo para "prenderlo" de volea y ampliar la ventaja rojiblanca, además de fulminar una racha sin gol de un año y tres meses.

Del bando auriazul, Dante López y Eduardo Herrera, sin pegada; Javier Cortés, en su habitual juego grisáceo y David Cabrera sin poder tomar el control de la media cancha. Los refuerzos como Gerardo Alcoba, Jonathan Ramis y Silvio Torales, sin presencia que pesara. El resultado: la primera derrota del torneo para Universidad.

En la segunda mitad, Universidad Nacional mejoró, se acercó en el marcador al 83', mediante un penal convertido por Herrera. Generó nerviosismo en el Rebaño pero todo su esfuerzo fue estéril, sobre todo, después de la expulsión por doble amarilla a Cabrera.

El cronómetro poco a poco cumplió los 90 minutos. Pumas llega a 33 años sin ganarle a Chivas en Guadalajara. La maldición, no obstante, no luce tan mal si se observa que, en la cancha, los felinos son una sombra.

Bookmark and Share

Leer más...

POLONIA-MÉXICO: UN ENCUENTRO CON LA PASIÓN HECHA MUJER

Por Rocío Santos Paniagua
México (Aunam). “¡Hola! Siento el retraso, pero ya estoy aquí”. Con un tono de voz suave y tierno saluda y pide disculpas por llegar un poco tarde. Viste saco y pantalón gris, blusa negra con detalles en color azul, pulseras, aretes y anillos a juego con su vestimenta, su estilo es distinguido. Gaya Makaran es maestra en Estudios Culturales y especialista en Estudios Latinoamericanos por la UNAM.

Son cerca de las 6 de la tarde, tal parece que en unas cuantas horas va a llover. La Isla de Ciudad Universitaria se encuentra con una iluminación de poco sol, parece que el tiempo pasa lentamente, el ambiente es confortable y la voces de tono bajo de las personas que pasean en los alrededores parecen musicalizar la escena. La académica universitaria es una mujer alta, de tez muy clara, cabello castaño muy claro y sobre todos unos grandes ojos azules.

“Gaya Makaran es optimista en lo personal, pesimista en lo social, preguntona, inconforme, bastante cerrada ante desconocidos, fiel con los amigos, generosa y mandona”. Se describe a sí misma, con una sonrisa al final de la oración. Nació en Stalowa Wola, al sur de Polonia el 7 de julio de 1981: “Mi vida era cómoda aunque modesta y aburrida. Siempre había soñado con salir de ese lugar y descubrir otros mundos”.

Esos mundos que tanto desea conocer, se vuelven reales y tangibles cuando se refugia en la música o la lectura, cuando se pierde por sus caminos y disfruta de cada momento: “Me gusta, sobre todo el impresionismo y la belle époque, la literatura contemporánea, arte popular latinoamericano, la música rock, grunge, la canción política y la salsa”.

Cuando responde ríe, se estremece y denota su gusto por el tema, toma un pluma mientras habla y como maestro de música pareciese que dirige una orquesta.

La doctorada en Humanidades y especialista en Ciencias de la Literatura por la Universidad de Varsovia en Polonia, no sólo es una mujer brillante y comprometida con su trabajo; también es alguien que en sus tiempos libres adora estar con la familia, leer o viajar.

Se respira un aire muy tranquilo y en el fondo se observan unas cuantas parejas muy románticas; pero, para ella ese tipo de amor ya pasó, se quedó en la adolescencia. Ahora “El amor es lo primero, sin embargo no lo entiendo sólo como un amor romántico hacia mi pareja, sino como amor a todo lo que una hace (trabajo), a los hijos, a la gente en general. Sin amor, sin pasión nada tendría sentido”.

De forma contraria, no le teme a la soledad, es como una vieja amiga con la cual sabe divertirse: “Sé disfrutar de la soledad, no es mi preocupación más importante. No me desespero pensando en ella y honestamente no creo que mis hijos me dejen sola alguna vez”, sonríe de forma muy marcada y sus mejillas se elevan.

Tampoco la muerte le causa espanto, pero al pensar en su familia cambia su cosmovisión: “Temo dejar a mis seres queridos no por mí sino por ellos, por lo que podrían sentir si me muriera. En lo personal no temo a la muerte”, al hablar del tema se percibe cierta tensión en su voz, tan sólo la idea de pensarlo, la estremece.

Con una sonrisa perspicaz y brillo en sus ojos, así como con una botella de agua y una servilleta arrugada en sus manos, Gaya comienza a recordar su infancia: “De niña era seria, tímida, pensativa, solitaria, lectora apasionada de libros y amante de viajes y deportes solitarios. Mis padres eran y siguen siendo un matrimonio bastante original, mi padre alpinista viajaba mucho y nos dejaba por meses solos con mi madre. Luego regresaba con miles de historias para contar. Mi relación era mejor con mi padre, quería ser como él”.

Desde niña su pasión ha sido estudiar y enriquecerse de conocimiento, su alto sentido de responsabilidad e ideología se contrastaban constantemente, puesto que al encontrarse con maestros que consideraba mediocres, decidía enfrentarlos.

“Me gustaba la escuela de pequeña, luego me hice rebelde y me parecía demasiado conservadora. Siempre he tenido las mejores notas y dedicaba lo máximo de tiempo para leer más allá de lo escolar”, relata mientras juega con su cabello y da un sorbo a su bebida.

Las personas caminan o se levantan y se van, pero un rato después llegan más, así la gente se cambia de lugar constantemente, como la mirada azul de Gaya que se pasea por todos lados… “Un día normal para mí es levantarse temprano, llevar a mi hija al kínder, trabajar hasta las 16.00 horas, recoger mi hija, ir a casa, cocinar, hacer tarea con mi hija, jugar con ella, acostarla, hacer los quehaceres de casa, leer, ver películas”.

Para la investigadora del Centro de Investigación sobre América Latina y del Caribe (CIALC) de la UNAM, su familia es una pieza clave en su vida, es el motor de su día a día, y lo deja entrever por la forma dulce en que sonríe cuando habla del nacimiento de su segunda hija.

“La etapa de tener un hijo recién nacido es bonita y cansada al mismo tiempo. Uno tiene que estar totalmente disponible y atento a las necesidades del pequeño. Pero nada más tierno que esto. Es un tiempo de dejar todo de lado y concentrarse en su lado más humano y más animal al mismo tiempo”.

Gaya disfruta de lo que es su vida ahora y el proceso por el que atravesó: “La maternidad te divide la vida en un antes y un después. Pienso que me hizo una persona menos egoísta y mucho más amorosa, reconciliada con la vida y más cercana a lo humano. Además de ocupar mi tiempo por completo”. Y mientras habla, su botella se mueve de un lado hacia otro, como un barco en alta mar que todo el tiempo baila al son de las olas.


La egresada y ex trabajadora del Instituto de Estudios Ibéricos e Iberoamericanos de la Universidad de Varsovia, también es madre, ama a sus hijos y estar cerca de ellos, pero lo que más disfruta es: “el poder compartir todo lo que sé con alguien para quien soy una heroína incuestionable, ver el mundo con los ojos del niño”. Justo en este momento Gaya decide comer un dulce azucarado, como su personalidad.

Gaya pierde la mirada ante la inmensidad de la universidad, detiene su mirar en un edificio cercano e inevitablemente, para ella la UNAM es muy importante en su vida: “Es enorme, acogedora, fuente de sabiduría, rebeldía estudiantil, encuentros, intercambios, inspiraciones. Me siento afortunada de poder trabajar en la UNAM”.

Su llegada a México y a la institución no fue difícil pero sí inesperada y gracias a la UNAM pudo lograrlo. “Me lo ofrecieron después de finalizar la segunda beca, la posdoctoral en el CIALC, por la Secretaría de Relaciones Exteriores de México”.

Quedó encantada con este país: “México me sedujo desde la primera visita: por su Universidad, por sus libros, por sus comunidades que visitaba, por sus problemas, por su complejidad. Es un encanto y un reto al mismo tiempo. Además, la vida aquí para mí es mejor que en Polonia: mejor trabajo, mejor clima, mejor comida, mejor música, mejores viajes, sin hablar de los hombres”.

El tiempo transcurre como si el mundo se retrasara, la plática es amena y muy interesante, ella sabe que pronto tiene que irse, la noche está cada vez más obscura.

De México aprecia en demasía su diversidad, compromiso con la lucha social e intensidad pero, sin duda, cambiaría varias cosas: “A los políticos, las élites, el racismo, la desigualdad, la pobreza, el desorden, la burocracia; sin embargo, a mí país no quiero regresar”.

La especialista en la sociedad boliviana y paraguaya, es una apasionada de su profesión, disfruta de ella y tratar de mejorar siempre, por ello principalmente eligió dedicarse a la investigación, por su necesidad de dar una explicación a su realidad.

“Como he mencionado desde pequeña me han fascinado otros mundos, mi padre me ayudó en ello, además me fascinaba estudiar, así que nada mejor que ser investigadora de Estudios Latinoamericanos. ¿Por qué América Latina? No sabría contestar, el amor a veces es inexplicable”.

El doctorado ha sido el más creativo, educativo e intenso de todos los estudios que ha realizado, y más que nada con el que más ha sentido satisfacción… pero aún tiene otras metas más, es decir, “profundizar la investigación de campo, conectar con más investigadores de los países estudiados, conectar con más comunidades y comprometerme más con la lucha social”.

Sus prioridades recaen en afianzarse como investigadora, profundizar los estudios que realiza, cumplir un compromiso con las comunidades y educar a sus dos hijos, pero su lado humano se asoma entre sus palabras, no se desvanece, lo quiere fortalecer: “Siempre quiero estar con los que no son, los que no tienen, los negados y los excluidos”, describe mientras revisa la hora en su enorme y brillante celular.

Es hora de irse, el día ha sido muy cansado, la gente se ha esfumado, el frío y la noche llegaron juntos. Gaya debe retirarse, abandonar el lugar donde sus palabras quedarán plasmadas. Es una mujer completa, en toda la extensión de la palabra; orgullosa de la institución que la acogió y agradecida con el país que le abrió las puertas, se siente satisfecha aunque con enormes deseos de lograr más y, sin duda su familia, parte fundamental de ella, es su motor y fuente de energía: “Considero que soy feliz o por lo menos estoy donde debería estar, con la gente con la que deseo estar y haciendo cosas que quiero hacer…”

Muy amabablemente se despide, toma sus cosas, se arregla las mangas, da el último sorbo del fondo a su líquido y contoneándose como cuando llegó, da la media vuelta, suelta una sonrisa y una mirada profunda, se dirige hacia el horizonte y su realidad regresa a sus manos…






Bookmark and Share

Leer más...

sábado, 17 de enero de 2015

PUMAS, CASI 33 AÑOS SIN GANAR A CHIVAS DE VISITA

Por Héctor Alfonso Morales Jurado
México (Aunam). Cuando Manuel Negrete celebraba el gol que le dio el último triunfo a Pumas sobre Chivas en Guadalajara, sólo tres jugadores del actual plantel del Club Universidad habían nacido. Alejandro Palacios, Yosgart Gutiérrez y Darío Verón (el único títular) pudieron saber lo que es saborear ese partido, aunque claro, eran muy pequeños todavía.

Casi 33 años han pasado desde aquella victoria felina. A los auriazules se les ha resistido el Rebaño Sagrado cuando lo visitan. Desde el siete de febrero de 1982, los capitalinos no saben vencer al cuadro de las rayas rojas y blancas en feudo ajeno.

El domingo habrá una nueva oportunidad para Pumas de vencer al chiverío a domicilio en el estadio Omnilife en duelo correspondiente a la jornada 2 del Clausura 2015.

Negrete rememora aquella última celebración universitaria que ha quedado en la memoria futbolística de ambas escuadras en entrevista con Aunam. Su tanto, el de la victoria, lo revive nostálgico.

"Fue un centro de Raúl Servín, me acuerdo, pero vi que le rebotaba a un defensa del Guadalajara porque le sorprende. Estuve atento, la prendí y gol. Eran los minutos finales y pudimos ganar ese partido", afirma.

"La verdad es que nunca pensé que ese sería el último triunfo nuestro allá", confiesa.

En 1982, Twitter era una utopía, al igual que Facebook. España no estaba ni cerca de ser campeona del mundo en futbol. Cristiano Ronaldo y Lionel Messi, los dos cracks de moda en la actualidad, ni siquiera estaban en gestación.

El disco "Thriller" del hoy difunto Michael Jackson veía la luz y la película E.T. de Steven Spielberg sería la sensación de ese año.

México ha tenido a Miguel de la Madrid, Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto como presidentes. Parece una eternidad la última vez que Pumas tuvo una sonrisa en el campo del Guadalajara, hace más de tres décadas.

"No sé cómo explicar esa mala racha. Me han tocado varios juegos allá y fueron partidos muy abiertos, intensos. Hemos tenido la oportunidad de abrir el marcador y siempre nos empatan", dice con incertidumbre el delantero felino, Dante López.

Pumas tiene 35 partidos sin ganar al Guadalajara en la Perla de Occidente. Va a otra visita para ver si termina con esa racha que le avergüenza. Enfrente tendrá a una Chivas que son últimas en la tabla porcentual que determina el descenso.




Bookmark and Share

Leer más...

SI CHIVAS DESCIENDE, SERÍA UNA PENA: TORALES

Por Héctor Alfonso Morales Jurado
México (Aunam). Apenas lleva unas cuantas semanas en el futbol mexicano y Silvio Torales reconoce la importancia del Guadalajara. Le daría tristeza que el Rebaño Sagrado descendiera.

Al mediocampista felino, debido al prestigio y peso histórico de las Chivas, le parece que "sería una pena" si uno de los clubes más populares del balompié tricolor se va al "infierno" de la Liga de Ascenso el próximo torneo.


Compara a los tapatios con River Plate, uno de los gigantes de Argentina que vivió en carne propia perder el derecho permanecer en la élite.

“Chivas es uno de los grandes del futbol mexicano, lastimosamente está peleando el descenso", describe el futbolista paraguayo de 23 años. "Cada partido, sea cual sea el rival, le va a costar muchísimo.

Sin embargo, Torales dice que el Club Universidad saldrá por el triunfo el domingo a las 17 horas en el estadio Omnilife. Descarta cualquier tipo de compasión por el Guadalajara.

"Nosotros tenemos que pensar en nuestro equipo", avisa. "Si ganamos y les toca descender sería una pena, como sucedió en Argentina con el River Plate, pero tenemos que hacer nuestro trabajo y salir a ganar".

Pumas tuvo un empate en su presentación en Ciudad Universitaria ante el Querétaro (1-1), por lo que buscará vencer al chiverío a domicilio.

“Ganar como visitante a Chivas significa mucho porque es un reto aparte", considera el sudamericano. "Estamos trabajando para eso. No será fácil, pero estaremos concentrados al cien por ciento para lograrlo".




Bookmark and Share

Leer más...

jueves, 15 de enero de 2015

TRANSITAR POR ROMÃ: EL ALETEO DEL COLIBRÍ


Por Silvana Flores
México (Aunam). Susana Bautista Cruz, maestra en Derecho, presentó en la librería Julio Torri un recorrido de su infancia a través de Romã, trabajo poético titulado en latín y diseñado para una lectura independiente.

La autora compartió las reflexiones de los poetas César Cañedo, Ernesto Reséndiz, miembro del Colectivo Universidad, y Lydia Zárate, premio Nacional de poesía Ramón Iván Suárez Caamal 2011.

"Susana colibrí: una herida directa en un corazón de mujer que ama a otras mujeres", cometó Cañedo, fundador del Seminario de Literatura Lésbica Gay en la Facultad de Filosofía y Letras.

"Romã es una bitácora que reúne un mapa con secretos, un viaje que inicia con el vuelo de un colibrí; juego de resonancias literarias escritas en versos, secretos y sueños", agregó Reséndiz.

Dialogar con el texto: una conversación entre lector y escritor. "Todo es recordatorio de cómo en Romã se sueña con las alas abiertas", mencionó Zárate en respuesta a fragmentos citados por la autora.

La filóloga Odette Alonso asistió a la presentación a través de un texto recitado en voz de Bautista: “hermosa manera de decir el dolor, la ausencia, el desamor, las ilusiones, el renacer”.

El plaquette ha sido presentado en la campaña contra la violencia hacia las mujeres en Iztapalapa y será presentado en otros recintos culturales y universitarios: “uno se arriesga cuando escribe algo y lo suelta, ya no es de uno; la literatura toma su propio rumbo”, concluyó la autora.





Bookmark and Share

Leer más...

VIVIR EN EL DF, PARA MORIR TODAS LAS NOCHES

Por Dulce Pontaza

México (Aunam). Tengo que morir todas las noches. Una crónica de los ochenta, el underground y la cultura gay de Guillermo Osorno, obra que nos presenta un amplio panorama de la sociedad y la cultura mexicana en el Distrito Federal en las décadas de los setenta y ochenta, y aunque el libro se enfoca en la ‘cultura gay’ de esa época, éste nos refleja de forma general las problemáticas sociales que en aquellos tiempos se vivían en la capital del país.

Todo parte desde la experiencia personal del autor, cuando conoce El Nueve, un bar gay, en ese entonces, ubicado en la Zona Rosa del Distrito Federal; las historias y problemáticas narradas se conectan entre sí gracias a la existencia de ese bar.

Los acontecimientos que se resaltan y enfatizan en esta obra son, por ejemplo: la discriminación y aceptación hacia la comunidad gay; la tragedia del temblor de 1985; los primeros casos de SIDA, la represión por parte del gobierno; el festival de Avándaro; el surgimiento de una generación de nuevos grupos de rock, etc.

El personaje principal del libro es un francés: Henri Donnadieu, quien que se ve involucrado en todos los sucesos que se narran.

En el texto se refleja un arduo trabajo de investigación, pues por medio de largas y repetidas entrevistas, declaraciones, documentación y datos se desarrolla la historia. Recientemente, en una de las presentaciones de éste, el mismo Henri Donnadieu declaró que el proceso de investigación por parte de Guillermo Osorno fue de 10 años.

El periodismo especializado se ve plasmado en la obra, la profundidad de la investigación se observa en distintos aspectos: gran número de fuentes contactadas y entrevistadas; documentación oficial; acumulación de los datos duros; búsqueda y compilación de contenidos ‘periodísticos’ de aquella época como notas, crónicas y artículos que eran redactados, en ocasiones, de manera discriminatoria; mención de citas textuales de las obras de algunos escritores cuyo contenido se relacionaba con las problemáticas presentadas. La observación y la presencia del autor fue fundamental, quien se presentó en un pasado y en la actualidad en los lugares de los hechos, él trataba de sentirlos y analizarlos para plasmar en el texto cada detalle.

Uno de los puntos clave del libro son la relación y el análisis de los sucesos. Osorno parte de un caso particular a una situación general, ya que por medio del personaje principal se presenta una realidad conectada a las demás problemáticas que ocurrían casi en el mismo periodo de tiempo en la capital del país, esto hace a que el lector tenga una visión general histórica de lo que acontecía en aquel entonces.

Respecto a la contextualización de las situaciones, el lenguaje narrativo es altamente descriptivo y detallado, lo que ayuda al lector a imaginar los escenarios de los hechos ocurridos y a las personas involucradas en dichos entornos; la exposición de una serie de imágenes en uno de los últimos capítulos también ayuda a contextualizar el ambiente que se presenta.

Este libro, desde mi perspectiva, es un texto que ayuda a comprender uno de los tiempos más representativos en el país, ya que fue uno de los periodos más complejos que se vivió; las devaluaciones, el desastre natural, la represión y discriminación, los movimientos y marchas fueron sólo algunos de los tantos acontecimientos que hicieron que México ‘evolucionara’ de cierta manera, es por ello que esta época resulta una de las más significativas para nuestra historia cultural y política.

Bibliografía.
Guillermo Osorno, Tengo que morir todas las noches. Una crónica de los ochenta, el underground y la cultura gay. México. Debate. 2014.








Bookmark and Share

Leer más...

martes, 13 de enero de 2015

AYOTZINAPA DESTAPÓ LA PUTREFACCIÓN EN LA QUE SE ESTÁ CONVIRTIENDO EL PAÍS


Por Julieta Luna Rosas
México (Aunam). Sosteniendo una taza de café en la que se leía Museo Interactivo de Ciencia y Tecnología, Nayarit México y después de un breve saludo, el profesor Pedro Miramontes me dirigió al que sería escenario de nuestra entrevista, su oficina, el cubículo 29, ubicado en el edificio de Matemáticas de la Facultad de Ciencias, Ciudad Universitaria.

Parte de la personalidad del profesor se entreveía desde la puerta: una placa con su nombre, carteles que invitaban a los transeúntes a concursos y conferencias con referentes a la Teoría de la Complejidad y a la Biología, sus pasiones; uno de ellos anunciaba el quinto encuentro Nacional de Biología Matemática, en la que se leía la participación de Miramontes como conferencista.

La perilla de la puerta poseía un teclado numérico y una minúscula pantalla para colocar la huella dactilar, después de digitar la contraseña la puerta se abrió y el profesor me invitó a entrar; estas precauciones me remitieron a una película de espías pero en realidad me permitió comprender la actitud de mi entrevistado quien desde un principio se mostró dispuesto a la entrevista sin dejar de lado sus reservas: el temor de exponerse ante una extraña.

En su oficina posters con imágenes de la evolución y de Albert Einstein llamaron mi atención, hacían presente la dicotomía característica del profesor quien a pesar de ser doctorado en Ciencias muestra particular interés por la Biología, imparte clases de Biología Matemática, e incluso llegó a dar clases de Biomédica en la Facultad de Medicina en la UNAM.

Esa rara combinación entre las Ciencias Biológicas y de la Salud con las Ciencias Físico-matemáticas se convirtió en el pretexto perfecto, y en el punto de partida, para conocer al profesor de titular C de tiempo completo Pedro Miramontes Vidal.

Profesor multidisciplinario

“En realidad no soy matemático. Yo estudié Física y después mi maestría y doctorado son en Matemáticas, mi posdoctorado es en Bioquímica”.

“Cuando era estudiante de Física hice simultáneamente la carrera de Biología […] me gustaban las dos cosas; curiosamente el primer trabajo que tuve fue en un departamento de matemáticas, desde entonces me gustaron las matemáticas e hice mi maestría y doctorado en ellas”.

Recibirse como físico en lugar de biólogo, lo hicieron consciente de su elección por las Matemáticas aunque en realidad el profesor considera que “nunca he estado lejos de la Biología, al contrario; mis estudios profesionales surgen de la mezcla de la Biología con la Física y las Matemáticas”.

“Estoy dividido entre la biología, las físicas y las matemáticas; considero que tengo una cultura amplia pero no a profundidad, o al mismo nivel que mis colegas matemáticos puros, ellos dedican su jornada laboral íntegra a profundización y al estudio de las Matemáticas”. Ante esta aclaración el profesor compartió: “no me da vergüenza reconocer que no soy buen matemático, no soy buen biólogo y no soy buen físico, en cambio, digo que soy un buen biofísico matemático”.

Docente comprometido

“Me considero a mí mismo docente, mi principal preocupación y la mayor parte de mi tiempo la procuro en la enseñanza, en la atención de mis estudiantes y a dirigir tesis”.

“Dedicándole la mayor parte del tiempo a la docencia, hago investigación y esa investigación la publico con los estándares que el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) considera adecuados”, comenta el profesor de tiempo completo sobre cómo su investigación científica lo llevó a convertirse en investigador del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) grado dos.

“Fue sin que fuera intencional o con un plan preconcebido, el resultado de mi trabajo me llevó a pertenecer al Sistema Nacional de Investigadores… me gusta mucho la investigación pero no es actividad principal”.

Los primeros amores son los más intensos

Montañas de libros sobre su escritorio, la mayoría de ellos con títulos en inglés como Chaos and no lineal dynamics, Chaotic Dynamics, clamaban casi a gritos la pasión del profesor hacia la Teoría de Sistemas Complejos y la Teoría del Caos. Teorías que nombraba reiteradamente a lo largo de la conversación, la mayor parte de su investigación está dedicada a ellas. Parecía cuestión de tiempo para que el profesor se metiera de lleno a estas, considerándolas como su primer amor al preguntarle el porqué de su preferencia.

“Los primeros amores son los amores más intensos… cuando era estudiante empezaban a llegar las primeras noticias de una teoría que rompía los moldes tradicionales de la ciencia; teníamos que esperar meses a que llegaran los artículos de Estados Unidos, siempre estábamos a la expectativa”, mencionó con la sonrisa provocada por la evocación de su pasado como estudiante, “no esperábamos la ansiada carta escrita por la novia, lo que queríamos era el último artículo que había salido”.

“Mis compañeros y yo nos formamos con ese rompimiento de paradigmas que fue la Teoría del Caos y la Teoría de formación de patrones en Biología, prácticamente nos nutrimos de esos conocimientos”, comentó para concluir en la fidelidad que ha conservado a su primer amor a lo largo de sus trabajos, posgrados y posteriormente en su labor como profesor.

Nuestra actualidad: un sistema caótico de alta dimensión

La Facultad de Ciencias se conoce por su participación activa dentro de los movimientos sociales, a lo cual el profesor comparte “una reflexión que he pensado en mucho tiempo, a la cual no le encuentro explicación: en todas las universidades que conozco del mundo, los físicos y los matemáticos son los más ajenos a la lucha social, son los que no se involucran o francamente los que están en contra y aquí, en la UNAM, sucede lo contrario: la Facultad de Ciencias siempre se ha distinguido por su tradición combativa… no conozco la explicación…”.

La discusión sobre los temas actuales en nuestro país llevó al profesor a vincularlo con el caos, “un gran número de fenómenos naturales tienen un comportamiento caótico; la naturaleza es intrínsecamente impredecible, no se puede conocer a largo plazo el futuro de ningún sistema, sin embargo, existe la posibilidad de hacer predicciones a corto plazo, como los meteorólogos”.

En cuanto a realizar una predicción a corto plazo sobre los hechos desembocados a partir de la desaparición de estudiantes en Ayotzinapa el profesor se negó “son demasiadas variables involucradas, es un sistema caótico de alta dimensión”; entre las variables involucradas el profesor enumeró “el gobierno, el crimen organizado, donde posiblemente se encuentre el gobierno, la Iglesia, grupos de interés global, grupos de interés nacional, empresarios, la clase política […] hay demasiadas variables, incluso externas, como las presiones comerciales de Estado Unidos, Europa, China, la deuda externa, nadie puede hacer una predicción sobre este país, absolutamente nadie […] el horizonte es muy oscuro”.

“Ayotzinapa es un crimen salvaje, no va a tener un buen fin, de ninguna manera, es la acción que destapó la olla de putrefacción en la que se está convirtiendo el país”.

“Me encanta la reacción que están teniendo los estudiantes pero considero que las marchas son ineficientes. Los estudiantes o cualquier actor político puede llenar el Zócalo con gente vociferante y absolutamente nadie les va a hacer caso, sin embargo, soy optimista de que los jóvenes encontrarán nuevas maneras de seguir la lucha, maneras inteligentes de hacer presión social para que sus demandas sean escuchadas. En este momento todavía no está ocurriendo”.







Bookmark and Share

Leer más...

PUMAS ARRANCA CON UN EMPATE


Por Itzel Esmeralda Ramírez Martínez
México (Aunam). Después de unas semanas sin fútbol, Pumas recibió este domingo a Querétaro en Ciudad Universitaria, donde al término de la primer jornada el marcador se fue 1-1. Un partido muy similar a los del torneo pasado, donde Pumas llevaba la ventaja y en el segundo tiempo logra el equipo visitante empatarles el juego.

Sin duda alguna, el jugador del partido fue el portero de Pumas Alfredo Saldívar quien está como titular tras la lesión de Alejandro Palacios, desde el momento en que se dio a conocer la situación de Pikolín portero Saldívar aseguro estar preparado para tomar la portería.

Pumas salió a la cancha con seguridad y en busca de la victoria. Al minuto 17 se logró la primera anotación por parte de la escuadra felina, con el gol del argentino. Desde la media cancha se realizó la jugada, la barrida de Fuentes sirvió al pasarle el balón a Dante López, quien la puso para Ludueña y este la mandó a Sosa para poner al frente al conjunto Universitario.

El ambiente en el Estadio Olímpico Universitario se notaba y sobresalió la banda de guerra Águilas Doradas de Puebla del Centro Educativo José María Moreloz y Pavón.

Pumas tuvo algunas oportunidades para gol, sin embargo no se concluyeron. Burón lanzó el balón a las redes del equipo local, pero Saldívar salió con una gran atajada, que seguía dándoles ventaja a los auriazules.

Para el segundo tiempo Querétaro utilizó bien sus cambios, al poco tiempo de ingresar al campo entró con el número 22 Edgar Pacheco, el autor del gol del empate para los Gallos.

Los felinos realizaron algunos cambios, entre estos el debut de Omar Islas con el número 33. Y las porras se las llevó la figura del encuentro, Alfredo Saldívar, que después de otra gran salida para defender el travesaño coreaba la afición: “Portero, portero”.

Con el marcador 1-1, ambos equipos se llevan un punto y Pumas se estará enfrentando ante Chivas este fin de semana en la cancha de los rojiblancos.

Por otra parte la ausencia de Ronaldinho no fue motivo para sacar un resultado diferente, ya que el señor Ignacio Ambriz dijo que todos los jugadores son parte importante del equipo y que él estuviera o no, no era motivo para perder.



Bookmark and Share

Leer más...

martes, 6 de enero de 2015

UN CADETE DESCUIDADO

Foto cortesía del arquitecto René Rodríguez

Por Gael González Flores
México (Aunam). El oriente de la Ciudad de México está siempre resguardado. Un guardián inmóvil protege, desde la Delegación Venustiano Carranza, dicha zona de la ciudad. Cuenta la leyenda que, hace ya varios años, un grupo de cadetes se desplegó por toda la capital para ser testigos de la evolución de ésta.

Hace 40 años jóvenes, miembros del Heroico Colegio Militar fueron testigos inertes de la visita de miles de deportistas y personas de todo el mundo, los cuáles brindaron un prestigio impensado para el país. Los cadetes se brindaron al máximo con la intención de que participantes y público en general nunca los olvidaran. Después de 46 años, su temor más grande los alcanzó.

Los alumnos del Colegio Militar son, nada más y nada menos que, la Alberca Olímpica “Francisco Márquez”, el Gimnasio Olímpico “Juan de la Barrera”, el Palacio de los Deportes “Juan Escutia” y, el que más batallas ha librado, el Velódromo Olímpico “Agustín Melgar”.

La Época Dorada

La Ciudad de México se postuló como sede, por primera vez en 1956. En esa oportunidad fue vencida por la metrópoli australiana de Melbourne. Cuatro años después luchó, de nueva cuenta, pero el Estadio Olímpico de Roma convenció a los jueces para trasladar la Olimpiada hasta dicha localidad Italiana.

La tercera fue la vencida. La capital de la República Mexicana obtuvo la sede para la realización de los décimo novenos Juegos Olímpicos tras vencer a otras urbes mundiales como Detroit (Estados Unidos), Lyon (Francia) y Buenos Aires (Argentina) en el año de 1963. Desde ese momento, el Comité Organizador encabezado por el arquitecto Pedro Ramírez Vázquez comenzó la construcción y la habilitación de espacios ya existentes donde se desarrollarían las competencias.



Los primeros Juegos Olímpicos organizados por un país Latinoamericano necesitaron diversos complejos deportivos, entre ellos, uno propicio para la práctica de las competencias de ciclismo. Por tal motivo, gracias a la inversión de la Secretaría de Obras Públicas del Gobierno Federal, se inició la construcción del Velódromo Olímpico “Agustín Melgar” el 6 de mayo de 1967.

Para la construcción del inmueble deportivo se tomaron diversas determinaciones. La Secretaría, anteriormente mencionada, decidió ampliar la “Ciudad Deportiva” de la Magdalena Mixhuca (terrenos donados por Jesús Martínez “Palillo” en los años 50) para aprovechar un espacio ubicado dentro de lo que actualmente es la Delegación Venustiano Carranza. Este lugar se convirtió, con el paso de los años, en el centro deportivo más grande de México.

De acuerdo con el portal Edifcios de México (www.edemx.com): “el Velódromo es un edificio de altura baja así como una construcción de mediados de siglo; tiene una longitud de 333.33 metros por 7 metros de ancho, asimismo las curvas del circuito tienen un peralte de 39º y su capacidad es de 6 400 personas”. Dicho complejo deportivo fue diseñado por los arquitectos Jorge, Ignacio y Andrés Escalante y Legarreta.

El único elemento proyectado por un extranjero le perteneció a este gigante de concreto. El alemán Herbert Schürmann diseñó la pista con madera africana llamada Doussie Afzeiba, un material con una mayor resistencia a la intemperie lo que colocó al Velódromo capitalino dentro de la élite de su época.


Ya con el uniforme bien planchado, los zapatos boleados y totalmente arreglados, el joven cadete pasó lista el 30 de septiembre de 1968. Junto con sus colegas, se declararon listos para recibir a más de 10 mil personas entre aficionados y atletas visitantes.

Agustín Melgar atestiguó la caída de dos récords olímpicos. El ciclista francés Pierre Trentín impuso una nueva marca al terminar la prueba de los mil metros contra reloj en 1:03.91. Por su parte, el suizo Morgen Frey Jensen batió otro récord, en la ronda preliminar de la prueba de persecución de 4 mil metros individuales.

Con toda la euforia que representó para el pueblo mexicano ser sede de los Juegos Olímpicos, el noble cadete nunca esperó que todo el brillo de su época dorada se extinguiera con el pasar de los años.

El resplandor se apaga


Una vez pasada la emoción por albergar la fiesta deportiva más grande del mundo, el pueblo mexicano volvió a su triste realidad. Sumergido en una crisis social que se presentó justo antes de la inauguración, los mexicanos dejaron de lado los deportes, con los que no estaban familiarizados, para atender otras cuestiones de mayor relevancia.

Los cadetes que dieron su vida por resguardar y ser un buen anfitrión para los aficionados visitantes, poco a poco, dejaron de llamar la atención de los pobladores de la gran urbe que significa la Ciudad de México. Lejos quedaron los gritos, las porras y las interminables filas que se hacían para poder entrar al recinto.

Con el paso de los años, eran muy pocas las personas que tenían conocimiento acerca de que el Velódromo continuaba en funcionamiento y muchas menos las que sabían que dentro de él rodaron grandes figuras del ciclismo mundial como Ole Ritter, Eddie Merck y Radamés Treviño quienes consiguieron implantar 30 de las 52 marcas mundiales de ciclismo de pista vigentes hasta el año 2000.

Incluso muchos de los habitantes de la colonia Jardín Balbuena, vecinos del coloso de duela, ignoraban que, en dicho lugar, podían practicar el ciclismo con casi todas las facilidades. Uno de ellos fue Jorge Govantes.


Actual dueño de una tienda para el cuidado de mascotas, el señor Govantes buscó una forma para hacer ejercicio y la cercanía de su casa con el Velódromo Olímpico lo motivó para que acudiera a informarse. “Yo nunca vi que hubieran puesto algo ni nada, solamente llegué, pregunté y me dijeron, sí si damos ciclismo y ya. Nunca han tenido gran difusión”.

“Tiene veinte años que fui a preguntar, tenía como unos 13 o 14”. Menciona al momento de despachar unos premios para cachorro. “Ahí tenías todo. Seguridad, servicio médico. Las ‘bicis’ te las otorgaba la misma Delegación, eran bicicletas profesionales. No te dejaban entrar si no traías todo tu equipo, tenías que ir completamente armado”.

Jorge puso los pies sobre los pedales y practicó en un Velódromo mejor acondicionado para la práctica del ciclismo que el actual. “Llegamos a competir en la duela colocada para el ´68. Manejar en la duela es mejor que en una superficie de cemento, la duela es muy suavecita, amortigua la ‘bici´ y esta se hace más ligera, sin embargo, como a los 6 o 7 años que entré, la cambiaron por concreto”.

El retiro de la duela que hace mención Jorge se dio después de dos mantenimientos realizados en 1995 y 1996 para la realización de la Primera Olimpiada Juvenil, donde la original fue cambiada en algunas zonas por otra llamada “machiche” la cual tenía base de pino. Esta madera no pudo continuar debido al escaso y mal cuidado que se le dio, por lo tanto tuvo que ser removida en su totalidad. La actual pista de cemento tomó su lugar en 1997.


Jorge detuvo su andar en la pista de Velódromo debido a un accidente. “Me caí de la bicicleta; se safó el cuadro trasero justo cuando estaba arriba del peralte y, por poco, me llevo al ciclista que venía detrás de mí”.

Sumado a su lesión, las modificaciones que tuvieron lugar en el velódromo le impidieron continuar con su práctica deportiva: “Cuando pusieron la cancha de fútbol dentro del velódromo, nunca faltaba quién te pegaba con la pelota. A cada rato varios de mis compañeros se accidentaban. Ya no podías rodar a gusto”.

El brillo perdido

Con el paso de los años el cadete “Agustín Melgar” sufrió una metamorfosis. El gran complejo deportivo de 5.2 hectáreas comenzó a reducir sus dimensiones. Gran parte de los 860 cajones de estacionamiento se perdieron por la presencia de un depósito vehicular ubicado ahí desde 1989 con una extensión que rebasa los 1200 metros cuadrados.


Asimismo la entonces Secretaría de Transportes y Vialidad del Distrito Federal (Setravi), hoy Secretaría de Movilidad (Semovi) ocupa parte del estacionamiento original del Velódromo con un módulo de atención así como su archivo muerto.

Aunado a estos cambios se agregaron tres canchas de básquetbol y una más para la práctica de tenis. Las primeras para el uso de la comunidad vecina sin pagar absolutamente nada. La segunda tuvo el mismo fin, sin embargo, después de un tiempo se privatizó y ahora, para hacer uso de ella, se necesita realizar un desembolso económico.

Si el panorama del Velódromo lucía gris, al llegar el nuevo milenio su horizonte se tornó totalmente negro. En el año 2001, el entonces Secretario del Instituto del Deporte en la capital, Bernardo Segura, entregó la administración del inmueble olímpico a la delegada perredista Guadalupe Morales, con la esperanza de que recobrara “el esplendor del que gozó y que en un futuro sea destinado en su totalidad para lo que fue creado”.

Sin embargo, el brillo que alguna vez tuvo no regresó. Al contrario, desde ese momento el Velódromo empezó a ceder más terreno del que ya había perdido. La explanada del conjunto deportivo sufrió una dura modificación con la llegada de Olimpus 7.


La organización Olimpus 7 es una empresa encargada de la construcción y mantenimiento de canchas para el desarrollo del fútbol en muchas de sus modalidades: de 5 y 7 jugadores, fútbol rápido y, obviamente, futbol soccer. Poco a poco han abarcado gran parte de la capital del país y del Estado de México.

Con estas canchas, las calles donde solían disputarse los mejores partidos de la colonia han quedado vacías. Por supuesto, para hacer uso de ellas, se debe de pagar una cantidad la cual depende del horario y la sede. Los lugares donde están instaladas, curiosamente, son cerca o en las mismas explanadas de los edificios Olímpicos como el caso del Velódromo “Agustín Melgar”, la alberca “Francisco Márquez” y la Ciudad Deportiva.

Olimpus 7 sólo contaba con una cancha en lo que era el estacionamiento del complejo deportivo pero, en el 2010 instauró otra la cual afectó directamente el conjunto y el diseño del Velódromo Olímpico. Para su construcción se tuvo que demoler una sección del murete perimetral y derribar un árbol de 40 años de antigüedad.

Este hecho fue el que motivó al arquitecto René Rodríguez Castell de Oro para levantar una demanda ante la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial del Distrito Federal (PAOT). La queja con número de expediente PAOT -2010-0610-SOT-275 y con número de folio PAOT-05-300/300-2055-2010 fue aceptada, sin embargo, el denunciante no recibió respuesta.


A pesar de seguir en la espera de alguna contestación, el arquitecto Rodríguez continuó con la defensa de este espacio que todos consideran patrimonio histórico pero que en ningún lado se encuentra por escrito. “En un momento dado quisiera ver la manera, amable y respetuosamente, de quitar esas instalaciones que no tienen que ver con deportes ni con el proyecto original; si se van a hacer instalaciones deportivas, adelante siempre y cuando no toquen el edifico del velódromo así como su explanada y sus estacionamientos”.

Egresado de la Facultad de Arquitectura de la UNAM, René Rodríguez menciona que aún se conservan varios elementos construidos originalmente para la Olimpiada de México 68. Sin embargo, “derribaron una taquilla y clausuraron la entrada de los deportistas, la que conectaba directamente con los vestidores del Velódromo”.

“Al tener la Delegación los derechos, si continúa con su deterioro, podrían pedir su demolición parcial o total” por tal motivo y porque le tocó ver su construcción, inauguración y decadencia el arquitecto Rodríguez Castell de Oro decidió intervenir a favor del Velódromo.

El arquitecto René Rodríguez acudió al Departamento de Conservación y Licencia e Inspección de Arquitectura, del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) para solicitar, con base en las fotos y archivos de su propiedad, una revisión de la situación actual del Velódromo Olímpico Agustín Melgar. Dicho estudio se está realizando y se espera su resolución.

¿Y las autoridades?


En un recorrido por el complejo deportivo, se puede observar el deterioro en el que vive el cadete. Varios espacios para dulcerías fueron cerrados, los baños, que no fueron clausurados, son rentados por personas ajenas al inmueble, hay gradas rotas y el palco de trasmisión así como el tablero electrónico están en completo abandono.

Aunado a esto, otro vecino de la colonia, Víctor Torres, demanda el descuido de las instalaciones de toda la Ciudad Deportiva y no sólo del Velódromo Olímpico. “Eran canchas y espacios para que la gente que no tenía dinero pudiera realizar algún tipo ejercicio. Ahora, los mejores terrenos están cercados y son privados, ya no piensan en la gente que no puede pagar un gimnasio privado”.

Por su parte, las autoridades que laboran en el complejo deportivo están a expensas de la Delegación Venustiano Carranza ya que sólo pueden otorgar informes acerca de las actividades que se hacen en dentro y fuera del complejo deportivo, en ese tenor, el encargado Genaro Ponce Rojas menciona que a pesar de gestionar apoyo para el inmueble, “se debe atener al presupuesto que la demarcación le otorga ya que existen otras prioridades”.

El Velódromo depende directamente de la subdirección de Promoción al Deporte de la Delegación Venustiano Carranza. Se administraba por sí sólo hasta que en 1990 se incluyeron las puertas 1,2 y 3 de la Ciudad Deportiva Magdalena Mixhuca para formar el Complejo Deportivo Velódromo.


Añade que dicho inmueble olímpico se mantiene funcional: “aquí vienen a entrenar atletas para competencias importantes, además de que tenemos el curso de ciclismo, donde les prestamos las bicicletas y sólo pagan 137 pesos de inscripción y 135 de mensualidad Sin embargo, ya no es oficial, tengo entendido que los oficiales miden alrededor de 250 m y este mide 333.33m”.

Asimismo finaliza que dentro de la Gaceta Oficial del Gobierno de D.F. el Velódromo Olímpico “Agustín Melgar” es una instalación generadora de ingresos y dentro de ellos está incluido el estacionamiento, los baños, la renta de los campos y las canchas de fútbol 7”.

En la delegación Venustiano Carranza, así como en otras demarcaciones de la capital, existen otras prioridades, pero, darle una mayor parte del presupuesto a mejorar dicho complejo Olímpico podría entrar en una de ellas, más cuando está catalogado como un edificio histórico.

Esta es la forma de vida que lleva uno de los cadetes que brilló en el ya lejano 1968. A pesar de los años, sigue con la misión de resguardar la ciudad que alguna vez lo admiró. La admirable labor que realizó en la década de los 60 fue olvidada y ahora vive a expensas de una delegación que no le importa.


A pesar de que existen vecinos como los señores Jorge Govantes, Víctor Torres y el arquitecto René Rodríguez, que aún le guardan cariño al cadete Melgar, sino se realiza una lucha conjunta para defenderlo, podría estar viendo los últimos años de vida de uno de los edificios más representativos de la colonia Jardín Balbuena y de la misma capital.




Bookmark and Share

Leer más...

sábado, 27 de diciembre de 2014

LA BIOGRAFÍA DE UN ARTISTA ES SU OBRA: FELIPE OLIVA

Por Gabriela Monroy Villalvazo
México (Aunam). Decidió estudiar actuación a los 17 años en la vocacional 13. El grupo de sus amigos estaba en el taller de teatro, no hablaban de otra cosa que no fuera eso, entonces, lo invitaron al camerino, “la forma de arreglarse y el ambiente estaba muy bonito, en el taller del maestro Mauricio Estrada, nos hablaban más que del teatro de la vida misma”.

Así es como Felipe Oliva Alvarado, director artístico de Nosotros Hacemos Teatro A.C., a sus 45 años, recuerda el por qué decidió estudiar actuación. La primera obra que realizó fue Cosas de muchachos, la cual constituye una forma de cómo transformar la sociedad desde el teatro.

A pesar de no contar con el apoyo de su madre, la señora Rutilia Alvarado, el Maestro Felipe estaba determinado a presentar su examen en la Escuela de Arte Teatral del Instituto Nacional de Bellas Artes “Fue muy difícil pues yo siempre estudié temas relacionados con Administración y Contaduría. Me preparé mucho, leí mucho y empecé a ir al teatro”. Después de cuatro años de intentarlo, ingresó a la licenciatura en el año 1990 la cual concluyó en 1994.

Su casi 1.75, sus jeans azul obscuro pero deslavados y su rara combinación de playera roja, camisa de mezclilla, chaleco café y tenis negros, así como su gran disposición para la realización de la entrevista, hacían que no se sintiera tan fría la oficina ubicada en Cerrada Eleuterio Méndez, San Diego Churubusco.

Al recordar su infancia, las facciones el dramaturgo se volvieron tristes, con cara de confusión y tras un silencio breve expresó: “Es difícil, pues no tengo casi recuerdos lindos de mi infancia; uno de los mejores fue un día de reyes cuando me regalaron un espanta pájaros y mi hermano mayor Manuel lo armó, tenía unos cuervitos en los brazos y un blanco para que con unos dardos, si le dabas a la cabeza, se caía por completo”. Al terminar, su boca dibujó una ligera sonrisa mientras se acomodaba el cuello de su chaleco café.

Las mujeres que admiro

La lista de personas a las cuales admira es muy amplia, el director de la Escuela Libre de Actuación en México comenzó nombrando a personajes históricos como el Rey Luis VX, Napoleón, Maximiliano de Habsburgo –al cual señaló como uno de los pocos verdaderos y honestos gobernantes de México-; Gandhi y Mandela por su convicción social; Vincent Van Gogh por el cuadro La Noche Estrellada, dentro de la poesía y literatura a Federico García Lorca, Shakespeare y al dramaturgo Wilebaldo López. “Yo siempre he dicho que soy la reencarnación de Molière”, así destacó la gran admiración por el escritor francés.

Mencionó el agrado por la música de Mozart y aunque no habló de los Beatles, su computadora portátil, el tocadiscos que reposaba en el librero de la esquina de la oficina, las figuras decorativas del escritorio y el calendario a la entrada demostraban que es un gran fan de la banda inglesa.

“En cuanto a personas cercanas a Mariana Brito, mi mujer, ella es una persona muy trabajadora e inteligente. También admiro mucho a mi madre, no he conocido a ninguna mujer que haya sido tan luchadora como ella, fue muy cabrona con sus hijos porque nos sacó adelante a todos y supo salir adelante como madre soltera, me hizo hombre y lo que soy, es gracias a ella” agregó el también Fundador de la Compañía de Teatro Independiente Nosotros Hacemos Teatro, A.C.

Hasta que me muera

“Cada obra tiene su importancia en el momento. Cosas de muchachos fue la primera obra profesional que monté, después de 10 años de hacerla en la Vocacional y con la que decidí ser actor. Bubble gum es importante porque trabajo mucho con adolescentes, yo siento que las redes sociales nos han separado brutalmente”, precisó el escritor. En El Tartufo se hace notoria la crítica a la hipocresía social, a la religión y la política. Cada obra que monta el maestro Felipe Oliva depende del tema social que esté en su momento.

Al momento de cuestionarle si existe una obra preferida señaló que es Judit pues él la escribió y dirigió, en la misma actuó su pareja Mariana Brito y fue un proyecto muy sólido pues ambos ganaron premios durante una larga temporada.

“Uno como artista si no estás hablando de algo que te duela no tiene ningún sentido’”. Cada tema que tocan las obras del Director de Escena tienen que ver con experiencias vividas, entre ellas se encuentran algunos como la destrucción familiar en La casa de Bernarda Alba; la falta de comunicación entre padres e hijos en Bubble Gum, la búsqueda del amor verdadero de Belisa y Judit; las injusticias sociales en El candidato y La primera dama.


“Me duele todo mi país y es por eso que en cada una de las obras lo vamos armando”, señaló el escritor. El tema más recurrente en sus obras es el de la pedofilia: Los niños prohibidos, Silencios, Pecado de omisión, La flauta mágica y El Ángel Violado debido a que él lo sufrió, su objetivo es que sea escuchado para que las personas que han vivido esto no se callen.

Felipe Oliva no considera ninguna obra un fracaso: “todas las obras que hemos hecho han sido un éxito y no podría retirarme porque no se hacer otra cosa”. Señaló que el retiro de la docencia, en la Universidad del Valle de México, no se encuentra muy lejos, pues no desea ser un maestro viejo y no quiere que la distancia generacional sea más grande.

“Mis alumnos siempre tendrán 18 años y yo ya no, la fortuna de ser actor es que puedes estar trabajando toda la vida, siempre hay personajes de todas las edades, si pensara en retirarme del teatro sería hasta que me muera pues no podría”.

“Imaginé estar frente de una sociedad civil, soy actor, director, escritor. Hago mis propios audios, escribo mis obras o las adapto. Me falta aprender más, mucho, hay muchos libros que no he leído y muchos lugares que no he conocido. Quiero ver más teatro en el extranjero, y en mi país”, señaló.

“Yo decidí que el teatro era mi pasión y el motor de mi vida, la cual gira alrededor de él. Nadie me ha limitado, a pesar de que no tuve en su momento el apoyo de mi madre, que no creo que me haya hecho falta pues probablemente si me hubiera apoyado desde el inicio no me hubiera aferrado tanto a la carrera”, dijo el dramaturgo.

Como anécdota, recordó los momentos en los que ha contribuido a cambiar la vida de algunas personas mediante el teatro, señaló esos momentos como invaluables. “La gente se nos acerca y agradece la forma en la que las obras han cambiado su vida; en Silencios, que habla del abuso sexual, nos buscó una mamá que quería hablar conmigo, su hija no paraba de llorar después de ver su obra pues le platicó que ella había sido violada a los 14 y que gracias a la obra lo pudo decir. Y así como esa anécdota cientos, nos escriben, nos dicen, agradecen las obras”, señaló con una media sonrisa.

Para concluir, puntualizó: “El teatro muestra los valores para que se reproduzcan y los vicios para que se acaben. Mi legado será dejar un mundo mejor al que yo encontré”.




Bookmark and Share

Leer más...