domingo, 19 de julio de 2015

FRANCISCO ZURITA, DE FILÓSOFO A ECOLOCO


Por Patricia Chávez Arzaluz
México (Aunam). Cuando Francisco Gilberto Zurita Carrera disfrutaba de un café colombiano, uno de sus placeres, se encontró en el año 1984 con quien fuera su profesor de actuación en el Instituto Arte Escénico de Miguel Córcega, este se dedicaba a darle mantenimiento a las botargas de “Odisea Burbujas” que en ese entonces tenían 5 años de haber salido al público. En una de tantas pláticas en las que mencionaban su gusto por la actuación, sin querer salió una oferta de trabajo que no pudo rechazar.

“A los 20 años fuimos a dar una función a Tijuana y don Humberto Espinoza se cayó del escenario que media como tres metros, él era quien originalmente daba vida al Ecoloco, la señora Silvia Roche me dijo ‘Paquito, échame la mano’ y como me sabía ya todo el show pues lo hice y esa fue la primera vez”.

Hombre de un metro setenta y cinco de altura, barba de candado y tez caucásica eran los elementos principales en el parecido con Espinoza; si bien le faltaban los ojos azules, Francisco Zurita tenía el talento, carácter y el profesionalismo para cubrir en el momento a quien daba vida al personaje más oloroso de “Odisea Burbujas”, El Ecoloco.

Con el paso del tiempo ya no se hacía cargo del mantenimiento de las botargas, ya no solo suplía cuando era necesario o de emergencia, ahora ya alternaba de manera más formal en la representación del Ecoloco, personaje que ha marcado su vida profesional y al que le debe numerosas satisfacciones

El hacer sonreír a un niño no es fácil, pero tiene el carisma para mover un grupo completo de mini personas sin esfuerzo alguno: “los niños tiene un alma y ojos tan transparente que se agradece tener el contacto con ellos e interactuar en el escenario”, pese a tener un personaje que no era querido en el momento por los espectadores, tenía de inmediato una conexión con los menores en cada presentación.

Zurita lamenta que la señora Silvia Roche dejará de estar al frente del proyecto y se lo haya dejado a su hijo Luis Roche desde hace 10 años, pues a partir de entonces el programa salió del aire y las representaciones poco a poco se fueron reduciendo. Sin embargo, no niega que las dos o tres presentaciones que llegan a tener al año son hechas con un amor y sensibilidad absoluta, como la primera vez se disfruta y se sufre por los nervios.

La sangre del arte

El gusto por la actuación está presente desde que tiene uso de razón, siempre se observó en un escenario dando vida a personajes tanto extraños como propios. No dejó pasar oportunidad alguna que se le presentará para entretener o llevar a la reflexión a un público desde la perspectiva de un personaje ficticio, él lo convertía en realidad.

Al traer la esencia mexicana arraigada en el corazón, siempre ha tenido una relación con la familia caracterizada por la unión y la libertad de hacer lo que les llenara en el aspecto profesional y personal. Su madre, María Imelda Carrera Vidal y su padre, Gilberto Zurita Fonz.

Pese a esta característica su familia estaba renuente a que llevará su pasión por la actuación a la manera de vivir en este país apático y sin interés en el arte. “De qué vas a comer Francisco, de qué”, le recordaban sus tíos.

Su entorno está lleno de literatura, pintura, poesía, música, un collage de las artes digno de exposición, todos llevan en la sangre el gusto por admirar y remarcar la belleza interior, más allá de lo visto más allá de escrito, todos con un poco o mucho de locura intentan salvar su vida de esta tortura.

Es difícil tratar de controlar un alma llena de vitalidad detrás de un escritorio haciendo cuentas o llevando casos legales, por lo mismo no se dio por vencido y luchó por su gusto.

“El hermano más chico de mamá, mi tío Pablo se emocionaba mucho desde que iba a presentar exámenes en la escuela hasta mis primeros personajes, se le notaba pero no lo decía”.

En las primeras presentaciones que tuvo como actor esperaba más apoyo de su sangre y aunque estuvieron acompañándolo se mostraban fuertes al darle críticas, pues como profesionales no lo dejarían elevarse en el ego inicial de actor, no sería uno más que pretende salir en Televisa o tener sus pininos en TV Azteca, tenía que ser digno de llevar el apellido Zurita Carrera.

Primer acto

Las oportunidades no se dejan pasar para quien tiene el temple de resaltar por la buena memoria y por la calidad, es así que saliendo de su último semestre en el Instituto de Arte Escénico de Miguel Córcega, teniendo como colegas y profesores a José Soler y Augusto Benedico – actor español- lo invitan a participar en una compañía de teatro para salir rumbo al Cervantino

“Estuve en ‘El Juez de los Divorcios’, en los entremeses del Cervantino creó que en el número 18 a pero no estoy tan viejo eh”, se sonroja y deja ver esa sonrisa que como flash back lo llevo a su primera experiencia profesional, quien diría que la felicidad, la casualidad y causalidad si se llevan de la mano.

Intermedio, El sueño Americano

“Extrañe a los tres días las tortillas y me regrese”, Como muchos latinos y jóvenes creía que era más fácil tener una oportunidad de sobresalir si se movía del territorio nacional y fue en búsqueda del llamado sueño americano, si, pero como muchos no soportó esa angustia de saber que del otro lado de la frontera había una variedad de tacos, pozoles, quesadillas y demás platillos típicos que ni ganando en dólares se podían igualar al placer que en el paladar los manjares le habían de dar.

Mientras estuvo en Estados Unidos no se deslindó de sus gustos y fue la botarga oficial de los Delfines de Miami durante dos meses y se regresó a sus 19 años para seguir ya bien alimentado de corazón y cuerpo, a realizar actuaciones a lo grande.

Uno más uno, tres

“Siempre me pasa algo por metiche...”

Francisco Zurita, un hombre caballeroso, regresa a su escuela en búsqueda de viejas amistades después de año y medio de haber egresado del Instituto de Arte Escénico, al llegar se encuentra con la desagradable noticia que quien fuera su profesor Renato de la Riva estaba delicado de salud, por lo tanto tenía que dejar de impartir cátedra en dicha escuela y le proponen que se quede con la clase de Pantomima, lo cual acepta gustoso.

Una alumna con la cual no tenía una relación agradable desde el inicio, sería quien le quitara la soltería a Francisco, ella dejó la escuela y tiempo después en la obra Don Paco el juguetero gruñón, donde el Francisco era el director y ella entraba como actriz, se dio una relación de amigos, posteriormente salieron y se hicieron pareja. Al año de ser novios se casaron y tuvieron a quien daría vida a Mimoso el ratón

Nélida Geraldo Duarte fue su pareja sentimental durante diecisiete años y medio durante los cuales fueron también compañeros de trabajo al ser ella la suplente de Aurora Alvarado, quien daba vida a Mafafa Musguito.

No hay que olvidar que quien fuera la parte más tierna y adorable de Burbujas era Mimoso el ratón, aquel ser amarillo con su inseparable babero, amante de los chocolates tenía dentro a una pequeña llamada Cristina quien por 4 años daría vida a este ser tierno y sería el inicio de una carrera actoral.

“Soy más exigente con mi hija que con mis alumnos”

Al mostrar sus dotes de artista y al ser un padre que se preocupa por las necesidades y curiosidades de su hija, Zurita apoyo el estudio de su hija dentro de la Danza regional, contemporánea y actuación, llegando así a que en la actualidad ella pueda dar clases en su escuela particular.

Describe a su hija como una chica rara en el sentido académico pues siempre estuvo al pendiente de sus estudios para poder continuar a la par con la parte artística, pues era uno de los tratos para seguir. Otro punto que jamás se descuidó en ella fue que hiciera las cosas por amor y con la responsabilidad que implica

Esto se vio más durante su participación como Mimoso el Ratón donde siempre disfrutó cada presentación y durante la cual no se le obligó a estar haciendo algo que la perjudicara emocionalmente, como les llega a pasar a algunas celebridades que comenzaron a una corta edad.

Ahora Cristina es una joven de 20 años con complexión delgada, tez blanca y una sonrisa que la caracteriza su carácter agradable. Música, maestra de actuación y con un gusto vasto por las artes en general.

El show debe continuar


Después de estar en diferentes escuelas como la de Xpresión de Carlos Espejel, en el Instituto de Artes Escénico, entre otras pequeñas escuelas dando muestra de su talento como profesor y en diferentes compañías como actor, no tiene problema con que a sus 49 años la televisión no sea su modo de vida, pues el disfruta cada personaje y no busca el ser “famoso”, él busca realizarse como persona.

“El actuar es mi pasión y lo que uno hace con pasión se disfruta”

Debido a la inseguridad del país ha tenido que realizar cambio de domicilio tanto particular como laboral, es por esto que a mediados de diciembre contará ya con un nuevo lugar para su escuela de actuación, donde incluirán clases de música, danza, radio, entre otras.

A su edad se siente joven de corazón y mente, no tiene pensado retirarse pronto pues “siempre falta un viejito en alguna obra”. Aun le falta un viaje por todo el Caribe en un crucero, no importa si es solo u acompañado, la experiencia es la que marca la diferencia.

Ahora se da el lujo de escoger que papeles le convienen o le gustan, pero como en cualquier carrera tuvo que aceptar los que ‘cayera’, picar piedra para poder hacer nombre y curriculum para ahora decir no a lo que no le llenase tanto en lo profesional y personal del papel.

Muchas veces un actor no está de acuerdo en la manera que se construyó un personaje para el guión o en la manera que el director quiere mostrar, pero finalmente él solo es actor

Un ejemplo de esto es cuando trabajo en Televisa con Pedro Armendáriz Junior y Diana Bracho en Tony Tijuana, donde manifiesta que aceptó entrar pues acaba de salir del Instituto de Arte Escénico y era una opción pues trabajaría con Alejandro Tovar quien era el director del programa y a quien le gustaba el trabajo del egresado de Filosofía y Letras, Francisco Gilberto Zurita Carrera.

“El programa se me hacia soso y tonto, el programa, eh; pero ganaba bien”, cuando el pago es mayor en el oficio o presión que sea, se hace pese a no estar de acuerdo, ese fue el motivo por el cual estuvo dentro del proyecto y aguanto hasta el final.

Imágenes: Archivo del actor.


Bookmark and Share








Leer más...

martes, 14 de julio de 2015

EL MUNDO DE RODOLFO ZAPATA: RADIO, ROCK Y PERIODISMO

Por Diana Jazmín Escalona González
México (Aunam). La fachada caoba de un Starbucks en la esquina de Juan Pablo II e Insurgentes Sur era sólo el telón del lugar acordado para conocer parte de la vida y carrera de Rodolfo Zapata Aguilar, autor de las notas publicadas cada semana desde el 2010 en El mundo a guitarrazos de la revista Marvin, quien con tan sólo 29 años ya había cumplido su sueño de trabajar en radio.

El reloj marcaba las dos y media en punto, pero aún no había rastro de él, la música jazz del lugar lograba calmar todo síntoma de ansiedad; no pasaron ni cinco minutos cuando se encontraba de pie frente al primer escalón de la entrada, usaba una camisa gris clara abotonada hasta el cuello, un suéter de un tono similar al carbón y un pantalón negro recto que dejaba ver lo delgado que era.

Un abrazo caluroso acompañado de un beso en la mejilla abrieron paso al encuentro, se acercó al mostrador y pidió su café, —uno del día por favor, tu qué quieres tomar— me límite a pedir una bebida bastante fría, mientras le insistía a la cajera que aceptara mi dinero y no el del periodista.

Caminamos hasta una pequeña mesa de madera justo frente a una ventana que dejaba ver la circulación de los autos y el andar de la gente. El escenario era perfecto casi no había personas, el aroma a café de grano embriagaba las fosas nasales y el único ruido que se percibía era un agradable blues como música de fondo.

Fight1

Tras un par de sorbos a su bebida el comunicólogo confesó que ser periodista no fue su primera opción —al principio yo quería estudiar medicina, para después dedicarme a los bebés; obviamente en la preparatoria me di cuenta que no tenía la menor vocación para medicina.

Mientras el egresado de la Facultad de Estudios Superiores Aragón explicaba por qué había decidido ser periodista, su voz se iba tornando más segura, a momentos se reía y dejaba ver sus dientes blancos bien alineados y cada una de las líneas de expresión que se marcaban en su rostro apiñonado.

—Cuando me fui al área tres, que es de sociales, recuerdo que una maestra me preguntó por qué elegí esa área, entonces le dije que quería salir en la radio, porque en ese entonces me gustaba mucho escucharla, hasta la fecha la escucho, incluso más que ver la televisión—, narró mientras sus manos jugueteaban con el vaso de su bebida.

Como fruto de su entusiasmo y perseverancia por querer estar en radio logró trabajar durante seis años en el Instituto Mexicano de la Radio (IMER), primero a lo largo de cinco meses como parte de su servicio social y después de manera permanente donde pudo colaborar en investigación, redacción y locución.

—Hice mi servicio social ahí, recuerdo que le mandé un correo a Marcelo Lara, el gerente de Reactor en ese entonces, me contestó muy buena onda y me dijo: mira yo no sé si haya espacio porque servicio social los distribuye, pero comunícate con tal persona.

La intensidad en sus palabras iba en aumento conforme explicaba su historia —me dijeron: hay lugar para noticias, ¿te interesa? Y dije sí sin broncas cuando todo mundo les bateaba noticias, porque decían que era muy pesado, se espantaban y yo sin problema acepté. Pasó el tiempo y coincidió que uno de los redactores se fue, entonces pedí mi oportunidad, les dije oigan a mí me interesa puedo hacer casting para trabajar y me dijeron que sí.

—Permanecí un tiempo en redacción y cuando preguntaban quién quería hacer la información para las capsulas informativas, yo me ofrecía a hacerlo, siempre he sido así, cualquier trabajo yo lo hacía.

—Entonces, ¿qué etapa disfrutaste más durante tu trayectoria en IMER?, tomó unos minutos para pensar mientras refrescaba su garganta con un poco de café.

—La adrenalina está muy cañona cuando conduces, es una experiencia muy padre, pero es muy privada, está muy cerrado el círculo para que entres a conducir un espacio a nivel nacional.

Sus palabras comenzaron a desprender un seductor aroma a café. —Si me tengo que quedar con algo sería con los trabajos especiales, porque te dan libertad, es un periodismo distinto al día a día; rehacer la redacción de notas es ver que está pasando para publicar, vas movidísimo, y en trabajos especiales no, eso es lo que te da permiso de hacer investigaciones más a fondo, te la llevas mucho más tranquilo.

Satisfaction2

Como parte de su trayectoria en el periodismo, a partir del 2012 colaboró para el portal digital de Proyecto 40 con una columna llamada Jueves de antaño. Surgió porque unos cuates iban a abrir un portal, y uno de mis buenos amigos era el que se encargaba, me ofreció entrar con una columna y se me ocurrió hacer un espacio donde rescatara lo de mi infancia y el pasado.

Cuando comenzó su columna a los 27 años, algunos de sus amigos se reían porque escribía sobre lo viejo, no eres tan grande, le decían. —La onda era hacer temas que ahorita ya son muy difíciles de explicar, contar de una forma más amena como era la convivencia, por ejemplo en un café antes de que llegara Starbucks y antes de que hubieran celulares.

—También tienes una columna en Marvin, El mundo a guitarrazos, ¿qué es lo que más te gusta de ella?

Vuelve a sonreír mientras la alegría se apodera de cuerpo, comienza a mover más las manos y como el impacto de un automóvil contra un muro suelta una primicia. —Marvin estuvo y está bien chido, pero creo que ya se acaba mi ciclo ahí y no porque ellos quieran, sino porque yo lo estoy decidiendo—.

Pese a la insistencia de su esposa para que no deje la columna, él está seguro de que ya es momento de iniciar otro proyecto o refrescar la columna, pues se ha dedicado a ella durante cinco años cada semana, por lo que probablemente en enero culmine su mundo a guitarrazos.

Tras el impacto de la noticia, su narrativa se traslada al pasado para contar cómo llego a la revista de cine, música y arte. —Un amigo del IMER se fue a trabajar a Marvin, pero querían darle mayor difusión en internet, por lo que me contó que estaban buscando a un periodista que llevara temas del ámbito periodístico a los jóvenes.

Debido a las críticas que ha recibió al comenzar con su columna, afirmó —al final El mundo a guitarrazos es llevar los temas de la actualidad de una manera más coloquial, si la comparas con alguna columna de El Universal, Sin embargo o Excélsior te das cuenta que van para públicos distintos.

Love is strong
3

Era momento de conocerlo más a fondo, —¿podrías describirte en tres palabras?— Una pequeña risa nerviosa se escapa de entre sus labios, su mirada se desvía al exterior del lugar y se da un momento para pensar su respuesta.

—¡Qué difícil!— exclama sin dejar de mover sus manos — como persona soy muy sincero, creo que tiene que ver con mi profesión; educado en un sentido de convivencia cívica y divertido, quienes me conocen dicen que soy muy cajeta.

El ambiente se rompió de manera abrupta con la llegada de un grupo de cinco chicos, no tenían más de 15 años, su uniforme escolar delataba su juventud, el volumen de su voz y sus risas exageradas quebraron con la armonía del momento, ya no se podía distinguir entre el jazz y el blues. Zapata no mostró disgusto alguno y para ayudar con la grabación se acercó un poco más y elevó el volumen de su voz.

—¿Hay algo o alguien que te inspire en tu vida? Sin dudar con una gran sonrisa en su rostro dijo:

—En este momento mi esposa, lo hacemos todo juntos, pero no en el sentido de pareja melosa, sino que lo planeamos para hacer una vida juntos. Lo que he pasado con ella en estos últimos cuatro años ha sido increíble.

Por la manera en que habla de su esposa, quien también es periodista, y con la seguridad de obtener una buena respuesta, tras poco más de media hora de charla me atreví a preguntarle:

—¿Cómo es su relación?

—Coincidimos en muchas cosas como en esto del periodismo, sin embargo a veces discutimos por nuestras posturas. En la parte personal nos complementamos porque somos muy distintos, yo soy muy vale madres, desmadroso, más al chilazo; ella es muy prudente, se sienta a pensar bien las cosas.

El grupo de niños de secundaría se había marchado y todo volvía a la normalidad, el aroma del café era más fuerte y atractivo, el caos vial en el exterior se evaporaba ya no había cláxones que retumbaran con su sonido en los oídos.

Con cuatro años de relación y poco más de un año de casados el periodista se mostraba pleno al hablar de su relación, su mirada aumentaba su brillo y el tono de su voz cada vez más entusiasta lo delataban a cada minuto, pero confiesa que tuvo miedo al casarse, puesto que era una persona que afirmaba que no pensaba en el matrimonio como su estilo de vida.

—Un día platicando sobre el trabajo que tenía me daban seguro médico de gastos mayores, pero no podía ponerla a ella sino estábamos casados, entonces románticamente le dije: oye ya te puedo poner en mi seguro si nos casamos, así que vamos a casarnos. Ella dijo, sí está bien, y así fue cómo surgió la idea.

Sympathy for the Devil4

Como buen comunicólogo disfruta de la lectura y del cine pues su película predilecta es El padrino, series de televisión como Mad men o The walking dead y la música, en especial del rock en inglés. —La música es parte indispensable en mi vida a todas horas la escucho, menos cuando ando en bicicleta porque dicen que es muy peligroso traer audífonos, pero ganas no me faltan de ir escuchando mientras voy pedaleando, de ahí en fuera en la oficina escucho música o en las tardes en lugar de prender la televisión pongo música.

Tienes algún grupo de rock que te identifique, —mi banda favorita de todos los tiempos es The Rolling Stones, y si tuviera que elegir una canción de ellos sin duda sería Sympathy for the Devil—, canción escrita por el líder de la banda Mick Jagger, la cual habla sobre un personaje que se resiste a decir su nombre y pues es la razón de todo acto de maldad en la historia de la humanidad.

Sin poder encontrar identificación alguna entre la letra de la canción y el entrevistado, quien se había mostrado entusiasta y respetuoso, dejé de pensar en la popular melodía, la conversación continuó, el nerviosismo se había evaporado por completo y el tiempo en el reloj era lo menos importante.

Su gusto por la música lo llevó a escaparse varias veces a conciertos o firmas de autógrafos cuando era adolescente, hasta la actualidad lo disfruta pero con menor frecuencia —uno de los conciertos que más me ha gustado es el de Metallica cuando vinieron con su gira del Death Magnetic al Foro Sol, hasta la fecha escucho ese disco y se me pone la piel chinita porque recuerdo que yo estuve ahí.

De su amor por la lectura admitió que su biblia como él lo llama es El laberinto de la soledad del ganador del Premio Novel de Literatura en 1990 Octavio Paz. —Lo he leído seis veces en distintas etapas de mi vida y siempre le encuentro algo distinto. Para poder leer, el sillón rojo de su casa es uno sus lugares favoritos para hacerlo, sin embargo prefiere pasar horas sentado en el piso de su balcón.

Su estilo de vida se remite a hacer aquello que lo hace feliz, después de tomar la última porción que le queda de su bebida revela —sí te hace feliz tomarte un café, tómatelo. Yo tengo la libertad de no depender de nadie y que nadie dependa de mí. Hay días en que llego a mi casa y mi mayor preocupación es acabar un libro—, afirmó mientras volvía a colocar su vaso en la mesa.

The last time5

La intensidad de los rayos del sol había disminuido, el clima era más fresco, los hielos de mi vaso que aún seguía lleno en su totalidad se habían derretido y una ligera capa de agua rodeaba el exterior del vaso. Él seguía con la misma energía con la que llegó, su sonrisa jamás se desvaneció.

Cómo te ves dentro de diez años, al igual que en otras preguntas no tardó mucho en decidir y así exclamó —en un futuro me veo haciendo periodismo de alguna u otra manera, veo mi vida muy difícil sin él, dado que mi esposa y yo somos periodistas. Lo primero que hacemos al despertar es prender la radio y escuchar noticias, cuando llego a mi oficina leo el periódico, más tarde reviso columnas, veo que están poniendo en los portales, todo el día estoy revisando noticias.

Sacó su IPhone negro visualizó el reloj y después de intercambiar algunas palabras más el encuentro culminó, sus confesiones ahora reposaban en la grabación del celular y su imagen quedaba grabada en una fotografía, el aroma del café se perdía conforme nuestros pasos avanzaban; y al igual que en la bienvenida, un abrazo y beso en la mejilla fue lo último que pude sentir.

Con dirección opuesta a mí, caminó entre la gente, el olor del café se desvaneció al igual que la silueta del periodista, ya no había más música y el único ruido que retumbaba en los oídos era el de los cláxones, el semáforo se puso en rojo y las manecillas en el reloj volvían a estabilizar el tiempo.



__________________
  1. The Rolling Stones. “Fight”, Dirty Work. Polydor Records, 1986
  2. The Rolling Stones. “Satisfaction”. Out of Our Heads. RCA Studios, Hollywood 1965
  3. The Rolling Stones. “Love is strong”, Voodoo Lounge. 1994
  4. The Rolling Stones. “Sympathy for the Devil”, Beggars Banquet. Olympic Studios, Londres 1968
  5. The Rolling Stones. “The last times”, Out of Our Heads. RCA Studios, Hollywood, 1965



Bookmark and Share

Leer más...

martes, 7 de julio de 2015

MAJO SISCAR: LA VOZ DE LOS MUDOS


Por Alexis Ortiz Balderas
México (Aunam). Majo Siscar Banyuls ha vivido en México desde hace un lustro, el mismo que le ha debilitado su acento valenciano aún íntegro hasta sus 26 años. Como lo hizo con su voz, el tiempo ha desvanecido grandes historias del centro de la Ciudad de México. Sus calles guardan secretos y Luis Moya no es la excepción, lleva el nombre de un General que participó en la Revolución Mexicana y fue partidario del antirreeleccionismo.

En la misma vía se encuentra el pequeño Café Deli Gradios, que encierra entre sus paredes una joven historia pues recién abrió en 2008, aunque eso no le ha impedido ser uno de los más recomendados y más visitados. Majo, periodista española, se encuentra entre la lista de sus comensales y, con una sonrisa en la cara, asegura que le atrae ese lugar por la comodidad que ofrece y el silencio que abunda en él. Buen lugar para una entrevista.

El frio que recorre las calles del Distrito Federal anuncia que el invierno está a punto de entrar en su apogeo. Las personas que caminan por la acera de Luis Moya han dejado el estilo primaveral en sus roperos y se han cubierto con los abrigos más grandes que poseen. El sol ya no calienta; apenas puede penetrar con sus delgados rayos las nubes grisáceas que reinan en el cielo.

El interior del Café Gradios es visible para todo el que se pasee a sus afueras; en carro, en camión o a pie, basta una mirada a través de sus puertas de cristal para conocerlo. Sus paredes están forradas con azulejos de color azul decorados con flores de tono blanco, su techo es amarillo y el suelo blanco. De algunas esquinas resalta un naranja incandescente.

Majo toma asiento en una de las mesas que se encuentran casi en la entrada del lugar, lejos de la bocina que emite música clásica mexicana y del ruido de la licuadora que irrumpe la tranquilidad del establecimiento. Las voces de los comensales y el sonido del motor de los carros que se pasean en el exterior son lo único que no se puede evitar.

Complexión delgada; entre el metro 60 y 70 de estatura; piel blanca y pura, como los pétalos de una margarita y sin ningún tipo de maquillaje que la afecte; hoy sólo resalta en el rostro de Majo el rojo intenso de su lápiz labial, que superó los límites de su boca y pintó un poco abajo y arriba de ésta, y la leve sombra en tono negro que rodea a sus ojos color café claro intenso, profundo.

La escritora de Animal Político ha pedido un café que extravía su nombre entre el ruido que se produce a las afueras del local, pero ya se encuentra sobre la mesa y la espuma está a punto de derramarse, por lo que Majo le da un sorbo rápidamente. Pasado el peligro del desbordamiento, la periodista coloca ambos codos sobre la mesa blanca y rectangular para esperar estática las preguntas.

Periodismo humano

La corresponsal española ha salido del lugar común del periodismo, no sigue el juego de intereses de los medios. Su trabajo se guía por una de las máximas del polaco Ryszard Kapuściński, del que admite es admiradora: “el periodista debe prestar su voz a los que no la tienen”.

─ En los lugares de conflicto, no sólo violentos y políticos, sino sociales, a mí me interesa siempre la visión de las víctimas. Parto de que a partir de las víctimas se puede contar mejor o se puede hacer un poco más de justicia. Ser un periodista no es impartir justicia, pero los que hacemos este tipo de periodismo sí aspiramos a que se haga justicia o a ser un catalizador del cambio.

A pesar de que México es un país en el que predominan los temas políticos, económicos y de narcotráfico en la agenda de los medios, Majo declara que no fue muy difícil establecerse en el mercado laboral periodístico de la nación y trabajar la temática que más le gusta.

“Me incorporé muy rápido a medios mexicanos porque el periodismo humano no es muy tratado aquí “. Sus manos bailan con el sonido de sus palabras; empiezan a balancearse de arriba abajo y de izquierda a derecha, como queriendo romper el viento. “En México y Centroamérica te abren las puertas por ser extranjero, presienten que tienes una mejor formación. Además de que el fenómeno de ‘extranjeridad‘ cuenta, un ojo foráneo siempre es bueno porque notas hechos que pueden ser noticia y que otros no ven porque están acostumbrados a éstos”.

Una liga sostiene su cabello color carbón que se niega a estar sujeto, deja caer sobre sus hombros dos mechones delgados de cabellera; uno de cada lado. Estos se pierden en la chamarra negra que lleva puesta y de la que sólo destacan unas pequeñas letras en tono blanco ubicadas sobre su corazón: Reebook.

Son diez años los que Majo se ha dedicado al periodismo. En su natal Valencia inició a ejercer su oficio dentro del canal InfoTV, además de trabajar en una estación de radio catalana. En México empezó a laborar primeramente no en un medio nacional, sino para uno español: Periodismo humano. Aún recuerda el primer reportaje que hizo desde este país.

̶ Me contacté con Periodismo humano y les propuse hacer cuatro reportajes para que conocieran mi trabajo. El primero se trató de dos chavas indígenas de la sierra de Guerrero que fueron violadas por el Ejército. Por este caso se cambió el fuero militar y ahora los soldados pueden ser citados en un juzgado civil.

El viento natural de la calle se combina con el artificial producido por un par de lámparas con ventilador que cuelgan en el techo pálido. La planta de la maseta que está en la entrada del local, como los mechones del cabello de la periodista, sufre la corriente de aire y se agita de vez en cuando. Los comensales se han ido, el cocinero y la mesera platican en voz baja, al fondo, en la cocina.

Primera visita a México

La corresponsal de medios como El País, El Universal y Proceso, opta por cambiar de posición. Aleja sus codos de la mesa y ahora cruza sus brazos, se recarga en el respaldo de la silla negra y un muro blanco impide que vaya de espaldas. Recula su movimiento y se pone de lado, encima sus piernas que están cubiertas por un pantalón de mezclilla azul y deja a la vista sus tenis estilo converse color morado con la punta en blanco. Aunque ha tomado su distancia, sus ojos café no pierden su fuerza.

Majo había llegado a México desde el 2006, la emoción de conocer nuevos horizontes la trajo a América Latina, donde encontraría una nueva cultura y experimentaría vivencias ajenas a su profesión de corresponsal, pero que posteriormente influyeron para que decidiera asentarse en el país.

̶ La primera vez que vine a México fue con dos amigas en septiembre de 2006, recién acabada la carrera. Una amiga nos platicó del movimiento zapatista y cuando llegamos, con ayuda de una beca, trabajamos en una organización de Chiapas que labora en comunidades indígenas haciendo capacitación en medios.

El café está intacto y la periodista sorbe un poco de éste directamente del vaso. Sobre la mesa hay un frasco con canela, un servilletero y un popote mordisqueado y doblado porque Majo ha jugado con él los últimos minutos.

̶ Llegar a Chiapas fue una experiencia muy bonita, yo de hecho me quedé todo un año cuando debía volver a los cuatro meses. Me gustaba mucho lo que estaba haciendo, fui feliz. En septiembre de 2007 regresé a España por falta de dinero, la beca se había terminado. Me fui y me quedó la sensación de que no debí hacerlo.

Parece que el tiempo se ha detenido a escuchar a Majo. Por un rato el interior del establecimiento se ha congelado: las mesas siguen vacías y los trabajadores del lugar aún platican en la cocina. El café de la periodista es lo único que cambia, a cada momento se vacía el vaso y es lo único que permite saber que los minutos transcurren.

En busca de aventura

“Mi sueño romántico es ser corresponsal”, dice Majo con una sonrisa dibujada en su rostro y con el popote entre sus dientes. Ella es una persona que está en constante movimiento, le gusta viajar y ésa es una de las ventajas que le ofrece su trabajo. Su condición de periodista freelance le ha permitido conocer varias partes del mundo, sobre todo de América.

̶ La primera vez que me salí de España fue porque sentía que Europa estaba muy estancada. En América había más conflictos políticos y movimientos sociales. La democracia estaba en disputa.

Después de haberse arrepentido de abandonar México en 2007, dos años más tarde volvió a tierras chiapanecas. Pero esta vez las cosas serían diferentes: trabajó un par de meses en la misma organización indígena en la que había laborado, pero se dio cuenta de que ser corresponsal era lo que a ella le apasionaba.

̶ Cuando volví a San Cristóbal me di cuenta de que no era mi lugar, que yo era reportera. En ese momento estaba ocurriendo un golpe de Estado en Honduras y me fui a vivir ahí por cuatro meses, cubrí todo el suceso hasta que Manuel Zelaya fue derrocado.

Majo de nuevo cambia de posición: deja caer su extremidad derecha sobre sus piernas y el brazo izquierdo lo apoya en el muro que está atrás de su silla, en la que vuelve a recargarse. Las puntas del popote se han encontrado, majo las ha unido y ha maleado la pajilla hasta convertirla en un círculo. Más personas empiezan a invadir el establecimiento y el cielo se ha tornado obscuro.

̶ Una de las principales maravillas de este trabajo es que te permite estar en constante movimiento y, sobre todo, que te deja entender porque reporteando comprendes la realidad. Es verdad también que te vas cansando, yo me voy haciendo mayor y pienso: “Me quiero ir de turista y no enterarme de lo que pasa”.

Una nueva cultura

Majo abandonó la comodidad de la cultura española, a su familia y amigos por el deseo de ser corresponsal y, en parte, también por la crisis financiera y laboral que azotó en España. Aunque su adaptación en México fue sencilla, pues piensa que no hay mucha diferencia entre ambas naciones en varios aspectos culturales, reconoce que extraña su tierra natal.

̶ Yo llevo cinco años en México y ya me siento como de aquí, aunque es verdad que me hacen faltan muchas cosas, como mi gente. He hecho una segunda familia aquí, amigos y amigas, pero me faltan los afectos importantes. Extraño también mi cultura, porque hay un cierto sistema de códigos que sí es diferente.

Cada palabra de la profesora de la Escuela de Periodismo Carlos Septién va acompañada de un movimiento de mano. Sigue cambiando de posición en la silla y de vez en cuando lanza miradas hacia afuera del establecimiento. Lo que no cambia es su sonrisa, que se ha mantenido viva desde que empezó la plática.

El color rojo de sus labios se ha humedecido por entrar en contacto con el café; el vaso está casi vacío y el popote destruido. Majo sigue con la lista de lo que extraña de España y le agrega lo que le agrada de México.

̶ Extraño a la gente directa. En España, por ejemplo, si vas a hacer un proyecto en equipo las personas te dicen si están interesadas o no en el momento; en México eso no pasa, parece que la gente te da largas. Aquí no tengo confianza de hacer proyectos en equipo. Pero no todo es malo, de México he aprendido la mentalidad del “sí se puede”, por más que las cosas están mal los mexicanos tienen la esperanza de salir a la calle y encontrar soluciones a sus problemas.

Empatía mutua

México le ha brindado a la ganadora del Premio Europeo a la Excelencia Periodística en 2011 el material para desarrollarse en lo laboral. De su reconocimiento Majo dice “aún no me lo creo” y en forma de broma agrega que a veces se dice: “Venga, Majo, tienes que volver a ganar otro permio porque si no es así algo estás haciendo mal”.

Su galardón se lo ganó por el reportaje llamado El delito de ser mujer, pobre y estar embarazada, en el que refleja las dificultades a las que se enfrentan algunas mujeres mexicanas que encuentran en el aborto una medida de solución para su vida. Como en ese proyecto, Majo necesita de la empatía para ganarse a sus personajes.

̶ Mi punto fuerte es la empatía. Mi principal virtud es que conecto muy bien con la gente y esa es la clave para que haga bien mi trabajo.

La conexión entre la valenciana y sus personajes se da recíprocamente. No sólo ellos sienten empatía hacia ella, sino que Majo captura lo que sus entrevistados sienten, su dolor; el de su familia. “Si no sucediera eso sería terrible, yo sería una persona fría”, comenta la periodista con un cambio de aspecto: su voz se torna débil y su sonrisa se evapora.

̶ Cuando hago mi trabajo soy como una esponja, absorbo todo: el dolor, la tristeza, la rabia de mi entrevistado y la de su familia. Pero sólo cuando regreso al D.F., después de una semana de trabajo, me doy cuenta de toda la carga sentimental que tengo y que, desgraciadamente, no tengo ningún mecanismo para liberarme.

La noche ha caído. La luna ha sustituido al sol que apenas ha brillado este día, las estrellas han tomado su lugar y las nubes se han descompuesto, mañana se volverán a formar. En la calle Luis Moya aún se distingue el color verde del exterior del Café Gradios, que tiene tatuado su nombre en un marco de pintura blanco ubicado en la fachada. La letra “O” es peculiar: Es una silueta de un sol pintada de color azul y el centro de café, como una forma de amigar tres de los elementos del planeta: fuego, agua y tierra.

Antes de marcharse a su casa, Majo revela: “No me veo envejeciendo en México, volveré a mi país, quizá no ahora, pero quiero escribir para medios españoles, quiero estar con mi gente”.



Bookmark and Share

Leer más...

RUMBO AL APERTURA 2015


Por Itzel Esmeralda Ramírez Martínez
México (Aunam). Los Pumas de la Universidad se llevaron el tercer lugar de la Copa Socio MX, después de haber ganado 1-0 en su primer encuentro contra Toluca y perder en penales contra el conjunto de Cruz Azul, este domingo, los felinos disputaron ante Morelia el partido por el tercer lugar.

El partido quedó en un principio en empate, el primer gol fue por parte de los auriazules con la anotación de Luis Fuentes al minuto 29 y para los últimos minutos del juego parecía que así quedaría el marcador, sin embargo al minuto 90 Yorleys Mena apareció colocando el empate para el conjunto de Morelia.

Con el marcador empatado, se disputaron los Pumas de nueva cuenta en penales, como lo hicieron con Cruz Azul el día martes.

Por parte del equipo del Pedregal acertaron en los tiros: Eduardo Herrera, Fidel Martínez, Ismael Sosa, Jorge Escamilla, Silvio Torales y Alejandro Castro, mientras que fallaron Dante López y Alfonso Nieto.

En las anotaciones de Monarcas anotaron: Mauro Cejas, Pablo Velázquez, Facundo Erpen, Joel Huiqui e Hibert Ruíz, mientras que fallaron: Juan Pablo Rodríguez, Carlos Morales y Christian Valdez.




Bookmark and Share

Leer más...

miércoles, 1 de julio de 2015

SER HUMANO PREPARA PARA VIVIR, NO PARA MORIR

  • Desde hace 20 años, la fundación ayuda a niños seropositivos

Por Vanessa Garnica y Barush Cruz
México (Aunam). Si de algo se puede estar completamente seguro en esta vida, es que todas las personas vamos a morir. No sabemos cómo ni cuándo, ni en qué momento pasará, pero sabemos que sucederá. Las personas que están sanas, generalmente, no dedican demasiado tiempo en pensar en ello, es en realidad algo que nos mantiene en incertidumbre. Pero cuando te explican que tienes una enfermedad incurable y que las probabilidades que tienes de vida son más reducidas, es posible que la perspectiva que tienes acerca de tu vida o de la vida en general cambie.

¿Qué pasa cuando sabes que, ya no importa lo que hagas, estarás destinado de por vida a recibir un tratamiento médico que, de interrumpirlo, atentarás contra tu propia vida? ¿Qué pasa cuando te explican eso a los 5 o 10 años de edad? ¿Y si no fueras tú? ¿Y si tuvieras que explicárselo a alguien?

¿Cómo le explicarías un niño que su vida probablemente sea corta? ¿Cómo lo prepararías para morir?

El hogar

En la pequeña sala de recepción del edificio blanco de dos pisos hay un chico delgado, de cabello chino. La gente entra y sale, la mayoría son niños acompañados de algún adulto, se ven sanos, todo se ve normal.

El lugar parece una clínica, hay un muro con unos veinte reconocimientos a personas, hombres y mujeres premiados por su participación en jornadas juveniles, títulos por intervenciones sobresalientes, proyectos de empresas privadas, pero lo más curioso es que hay todo tipo de profesionistas, desde psicólogos, doctores, hasta dentistas.

Antes de entrar a las siguientes salas es necesario desinfectarse las manos con gel antibacterial. Después de subir unas escaleras en forma de caracol se llega a una oficina desordenada y con cosas amontonadas, hay un escritorio oscuro con una computadora y un teléfono, bastantes viejos, a mi izquierda, un librero lleno de carpetas con nombres como: “pagos”, “convenios”, entre otros.

En esta oficina trabaja Fernando Regis, subdirector de la fundación Ser Humano, un hombre vestido de ropa sastre, delgado, moreno; está muy concentrado en su labor. La bocina del teléfono se encuentra todo el tiempo pegada a su oreja. Graciela Hernández, psicóloga de la fundación, al ver a Fernando ocupado, empieza a explicar:

“Ser Humano es una institución que tiene más de 20 años desde su fundación, cuidamos y abastecemos de ropa, vivienda y tratamiento a niños de 0 a 18 años de edad. Nuestros niños nunca han pisado la calle, son canalizados por instituciones como el DIF (Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia), el único requisito indispensable para que ellos puedan vivir aquí es que tengan VIH […]”.

La organización no gubernamental, ubicada en avenida Fray Servando Teresa de Mier número 104, en la colonia Centro en el Distrito Federal, además de fungir como clínica general para cualquier persona, es una casa hogar, da techo a 39 niños portadores de VIH. Fue fundada en la Ciudad de México el primero de junio de 1991 por el psicólogo Lázaro Alfredo Hernández Higuera como un proyecto para “prevenir, atender y asistir social y humanitariamente a personas con enfermedades crónicas e incurables”, la idea fue evolucionando, se le dio prioridad al tratamiento del VIH y se transformó en lo que hoy conocemos como Ser Humano AC.

Niños completos, niños felices

Ser Humano es una organización que promueve entre sus pacientes, niños, una educación integral. No sólo se enfocan en el tratamiento médico, en su alimentación y vivienda, sino también en su desarrollo académico, les inculcan valores y principios y se procura que siempre cuenten con actividades recreativas como pintura, manualidades, danza y deportes.

La mayoría de los niños que atiende no tienen padres, algunos sólo tienen a su mamá, otros a su papá, y otros tantos sólo cuentan con familiares, como tíos o abuelos, que no pueden cubrir sus necesidades. Hay casos en que los familiares sí dan seguimiento a los infantes, los visitados en la fundación, pueden convivir con ellos los fines de semana y llevárselos a pasear.

Pero cualquiera que sea su situación, huérfanos o no, la organización pretende fungir en conjunto, como un sistema completo e integral, que tiene como objetivo que los niños puedan desarrollarse de la mejor manera.

Fundaciones como ésta hacen que la vida de los niños portadores del virus sea más fácil, pues se les brinda todos los cuidados necesarios, incluso en el área psicológica.
Desafortunadamente no todos tienen esa oportunidad. Existe un alto índice de niños huérfanos, enfermos de VIH, que no reciben atención médica debido a la carencia de recursos y a otros factores. Sólo en 2012 el recuento global de niños huérfanos a causa del SIDA fue de alrededor de 15 millones. El futuro de estos niños se torna sombrío y se convierte en una lucha constante por la supervivencia.

Conociendo a los inquilinos

Una niña sin piernas en una silla de ruedas sonríe y abraza efusivamente a una de las cuidadoras. Se llama Carmen, tiene los ojos ajenos a la realidad y en cuanto pronuncia palabra, se nota un retraso mental. La niña, como el resto de los 38 habitantes de la Casa Hogar, forman parte de los 6 mil 958 casos documentados por el Registro Nacional de Casos de SIDA, que comenzó a realizarse en 1983 por parte de la Secretaría de Salud como parte de la Vigilancia Epidemiológica de casos de VIH/SIDA en México.

Los casos de infantes contagiados aumentan sin que el gobierno pueda poner una solución eficaz para erradicarlos por completo o al menos atenuarlos. Sólo en el primer semestre de 2014 se registraron en México 101 nuevos casos de contagio en niños y jóvenes menores de un año a 19 años de edad por consecuencias perinatales, de contacto sanguíneo, sexuales u otros tipos.

Dentro del edificio de la fundación se escucha ruido, en los pasillos hay niños por doquier: corren, saltan, se acercan, se alejan, saludan, ignoran, todo en minutos. En su mayoría son delgados y pareciera que están completamente sanos, no obstante al observarlos más cuidadosamente, a muchos se les dificulta moverse o hablar.

En los dormitorios no hay muchos muebles, sólo literas prácticamente. En general la casa se encuentra un poco desordenada; hay ropa o juguetes tirados y montones de cosas en algunas esquinas de las habitaciones.

Dos adolescentes platican en un sillón de una habitación amplia, en contraste con las jovencitas; una beba de unos 11 meses se mueve en una colorida andadera, al fondo del cuarto hay una televisión encendida, no prestan ninguna presta atención a la presencia ajena.

La bebita es también víctima de VIH por contagio perinatal, de los casos que deberían ser evitados, pues durante el embarazo el riesgo de que la madre transmita el virus podría reducirse considerablemente a través de un tratamiento preventivo, que consiste en medicina antirretroviral en conjunción con una operación de cesárea y posteriormente el uso de leche artificial. Estas medidas permiten una disminución del riesgo de infección de menos de uno por ciento de los nonatos. De lo contrario, los porcentajes de adquirir el virus oscilan entre un 20 y 40 por ciento.

La Casa Hogar parece un laberinto, hay cuartos y pasillos que conectan de nuevo a las estancias por las que se entra.

En la siguiente habitación, dos niñas de dos o tres años de edad yacen en el piso sin remordimiento, no hacen absolutamente más que quedarse inmóviles ahí, no están dormidas, juegan.

Los niños se ven felices y tranquilos. En entrevista, Paola Blas, trabajadora social de Ser Humano, los pequeños viven una vida normal, como cualquier otro; van a la escuela, comen, juegan, hacen la tarea, se lavan los dientes y se van a dormir.

Los tratamientos médicos actuales permiten que los niños seropositivos crezcan de manera prácticamente ordinaria, con un promedio de vida de 35 años. Como resultado del progreso científico, ningún niño debería morir de SIDA, sin embargo, en las zonas más afectadas por esta enfermedad el acceso a los tratamientos necesarios no es nada fácil.

Por ejemplo, en África, 50 por ciento de los bebés que sufren SIDA muere antes de los dos años si no reciben tratamiento, lo que sucede con frecuencia.

México es considerado un país de bajo número de casos de VIH (0.3 por ciento en 2005). El país ocupa el lugar 77 en el mundo en términos de prevalencia del virus. Considerando el número total de casos reportados, la República mexicana ocupa el tercer lugar en el continente americano, precedido por Brasil y Estados Unidos de América y si se incluye al Caribe, México ocupa el lugar 23 en el continente. La estimación sobre el número de personas que viven con VIH/SIDA; a finales de 2007 era de 204 mil 900 (Centro Nacional para la Prevención y el Control del Sida, Censida 2007).

En comparación con los niños huérfanos y desamparados, podría decirse que los de Ser Humano son afortunados por la oportunidad de vida que tienen y su desarrollo en un ambiente de amor y aprendizaje constante.

Paola Blas no es una simple trabajadora social. Desempeña funciones en la organización que se han salido por mucho de los conocimientos que adquirió en su carrera. Asistir a los niños en sus necesidades cotidianas es una prioridad entre sus actividades habituales. Los pequeños encuentran en ella no sólo un apoyo, sino también una figura de autoridad, pues es a ella a quien le piden permiso para salir, ir a fiestas o a cualquier lado.

“Son niños normales, les gusta salir a divertirse y socializar como cualquier otro --dice la joven y risueña mujer, de cabello oscuro y anteojos-- en ocasiones también buscan permiso para ir a casa de otros niños a jugar, en tales casos hablo directamente o por teléfono con la mamá y mando a alguien que los lleve al domicilio para ubicar donde van a estar, a veces ellos me los devuelven para acá si tienen carro, si no nosotros volvemos a ir por ellos, lo que sí es que me pongo estricta con eso de saber bien con quién van, dónde van a estar y en qué horario, lo mismo pasa con las fiestas, aquí nada de que ‘no sé o al rato llego’, sino simplemente no les doy el permiso”.

No obstante, la todóloga no se asume como una figura materna. Ella siempre les explica a los niños las cosas como son, por ejemplo, en el caso de los convivios del Día de la Madre o del Padre, típicos de las escuelas primarias, ella les ofrece las opciones, tanto de que los niños participen o no en la celebración, si la respuesta es positiva ella les explica la situación tal cual es y, por supuesto, intenta estar presente, a pesar de las dificultades que representa atender a casi cuatro decenas de niños.

También asiste a juntas escolares, recibe las temidas boletas de calificaciones y se encarga de supervisar el desarrollo académico de los integrantes de la gran familia.

A la labor se suma otra decena de trabajadores y voluntarios, desde enfermeras psicólogos y maestros hasta cocineras y cuidadores que en un arduo trabajo en equipo se encargan de los cuidados de los preciados inquilinos.

El lado psicológico de Ser Humano




Foto de Lázaro Alfredo Hernández Higuera


La pregunta que rodea en la mente de más de una persona cuando se habla del SIDA en los niños gira en torno a si ellos conocen realmente su condición y, si es así, cómo la asumen.

Graciela Hernández, quien ha trabajado con enfermos terminales de VIH gran parte de su trayectoria, explica que en su experiencia, los adultos son los más afectados en ese sentido, pues tienden a sentir culpa por haber contraído la enfermedad y experimentan un miedo tortuoso por el tema a la muerte. Contradictoriamente a lo que muchos creerían, los niños toman el tema con más filosofía. De acuerdo con Hernández, ellos no piensan mucho en ello, se ponen más sensibles con respecto a otros temas, como no tener padres. Reconocen su condición pero probablemente no están plenamente consientes de todo lo que implica.

De hecho, la maestra egresada de la Facultad de Estudios Superiores Iztacala, ve más preocupación en los adultos testigos de la situación de los niños que de los últimos. Dice Hernández: “Siempre se les habla con la verdad, no se les oculta lo que tienen ni mucho menos, se les explica su enfermedad, el tratamiento que deberán seguir y los cuidados necesarios. No existe una edad específica en la que los niños deban enterarse de su condición, digo, tampoco vas a ponerte a susurrarle al oído a un niño de dos años: ´tienes SIDA, tienes SIDA´, la cosa es hablarlo cuando puedan entenderlo un poco mejor”.

En su consultorio, ella da cita a jóvenes y adultos que padecen la enfermedad y otros tantos pacientes sanos externos a la fundación. De hecho, los niños no tienen consultas constantemente, como podría pensarse, sólo si presentan algún cuadro de depresión, bajas en la escuela u otros motivos extraordinarios.

El lado artístico de Ser Humano

Para solventar los gastos de las instalaciones donde los niños viven y mejoran sus condiciones de vida, la fundación debe conseguir fondos a través de donativos.

Ser humano encontró una alternativa para generar sus propios ingresos y ofrecerles una actividad recreativa a los niños: la pintura.

Las obras de arte creadas por unos especiales artistas, se encuentran en una habitación de ocho metros de largo por cinco de ancho. La estancia es amplia, fresca y tiene muchas bancas dirigidas hacia un pizarrón blanco, también tiene una pared de grandes cristales que separan la habitación de al lado. En las paredes hay cuadros o letreros con las frases “Todos somos iguales” o “Tú puedes vivir normal aún teniendo VIH”, entre otras.

“Ellos pintan lo que sienten”: maestra de arte


En este pequeño recinto, sede de la fundación, nos recibe una mujer, tiene unos 30 tantos años, es alta, de cabello negro en coleta y cubierto con un paliacate, su vestimenta parece gritarle al mundo lo despreocupada que está, tiene un aspecto hippie. Su perfil encaja con los típicos estereotipos de las películas estadunidenses acerca de una maestra de arte. Y lo es.

Beatriz Garnica, la maestra de arte, comienza a descubrir las obras que ya terminadas; son coloridas, hay algunas muy grandes, dignas de estar en cualquier sala de una casa enorme y otras son pequeñas, perfectas para adornar oficinas.

Las pinturas que Beatriz tiene recopiladas en varios rincones de la habitación, no parecen tener un orden específico, la diferencia entre ellas, además de los tamaños y las pinturas en sí, son que algunas ya están envueltas en plástico, listas para ser trasladadas a cualquier lugar.

Algunos dibujos de los niños son de frutas muy bien trazadas y simétricas, otros sólo son figuras abstractas, en general son bastante vivaces. Tienen diferentes estilos, lo que hace que algunos tengan una textura con más relieve.

Al cabo de unos minutos de observar el arte de los niños, Beatriz habla de su labor: “Ellos hacen las pinturas, yo sólo intervengo para guiarles en las técnicas o intento darles algunas sugerencias”. A la pregunta de si les da ideas de qué pintar, su respuesta es casi automática: “No, ellos pintan lo que sienten”.

Los precios de las obras van de 3 hasta los 15 mil pesos. Están expuestas al público, aunque no son precisamente una exposición, tampoco hay ningún tipo de publicidad o indicativo que señale que ahí hay obras en venta para la gente que pasa fuera del edificio. No obstante, la maestra comenta que las pinturas son presentadas constantemente en foros universitarios, escolares y en casi cualquier lugar que los invite a participar en alguna exposición, siempre con la finalidad de crear conciencia, difundir las obras y, simultáneamente, hacerse de los recursos necesarios para el funcionamiento de la organización.

Se nota a simple vista que la profesora es bastante dedicada a su trabajo, se ve comprometida con la institución y sobre todo con los niños con los que convive casi a diario. Ella es parte fundamental de la casa hogar desde hace unos tres años, pues además de colaborar como maestra de arte, ella misma se describe como confidente y amiga de los infantes.

¡Más apoyo!

Pero los recursos que ellos generan no son su única esperanza, Ser Humano es una asociación civil que puede recibir donativos de cualquier persona, institución o empresa privada que así lo desee, por supuesto bajo cierto procedimiento.

Los 39 niños de la casa hogar necesitan cubrir necesidades como cualquier otro: útiles escolares y de arte, comida, mantenimiento del lugar, transporte, etcétera. Cada uno de los insumos para que esta asociación siga con su trabajo cuesta dinero.
Las grandes aportaciones que recibe generalmente provienen de instituciones públicas. Ser Humano ha logrado beneficiarse de programas de ayudas bajo ciertas normativas, por ejemplo en 2013 el DIF les brindó 199 mil 989 pesos como parte de su programa de subsidios y apoyos.

Para que esto sea posible, las instancias gubernamentales deben tener amplio conocimiento de la fundación y del apoyo que ésta brinda a determinado grupo, en este caso a niños con VIH-SIDA.

Año con año, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) recibe solicitudes de autorización para que organizaciones civiles puedan ser donatarias autorizadas, es un estatus que les permite recibir donativos deducibles de impuestos, es decir, que aquellas empresas que deseen donar podrán “ahorrarse” el pago de impuestos a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

El hecho de que Ser Humano AC aparezca en el anexo 14 de la Resolución Miscelánea Fiscal, que se publica en el Diario Oficial de la Federación y en el portal de internet del SAT, les garantiza a los donadores la certeza jurídica de que su dinero será utilizado para lo que se propone la asociación civil a la que se apoya.

Esta condición ayuda a que la fundación Ser Humano reciba más ayuda, por ser una organización “oficial”, por decirlo de algún modo, y representa un beneficio para sus donadores y sus inquilinos.

En el caso de los donativos otorgados por las personas físicas, la fundación ofrece diversas maneras de recibirlos:

Una ya mencionada es a través de la compra de obras de arte. También puede hacerse a través de alguno de sus programas y servicios:
  • Casa Hogar para niñas, niños y adolescentes que viven con VIH/SIDA.
  • Programa de prevención y atención de las adicciones.
  • Programa para la atención de personas con discapacidad

Estos obedecen a la misma causa, sólo que las donaciones se ven dirigidas hacia cierto sector de su población. Las aportaciones pueden hacerse en especie, trabajo, voluntariado o con dinero (en efectivo, cheque, transferencia bancaria o con cargo a tarjetas de crédito y débito).

La trabajadora social comenta que en caso de donar ropa, lencería o zapatos, es preferible que se pongan en contacto con la organización para que ésta les brinde toda la información respecto a tallas y género de los niños, pues así se garantiza que cubran las necesidades de los chicos.

Paola Blas hace una petición especial:

“A veces pido que, de ser posible, las donaciones que nos hagan de ropa se empaqueten en bolsitas con los nombres de las (niñas) y los niños, los cuales yo les mando por correo con sus tallas. Así evitamos pleitos entre ellos porque nunca falta que cierta blusita todas las niñas la quieren, o ese tipo de cosas, entonces ya con los nombres pues yo argumento que no fue una decisión mía, que así venían. Ya si ellos o ellas posteriormente deciden prestar las cosas, pues ya se llegará después a un acuerdo […]”.

Desenlaces tristes

En sus aproximadamente dos décadas de funcionamiento, Ser Humano ha sido testigo de casos de niños que han logrado mejoras en su salud gracias al tratamiento que ellos brindan, como de los que ya no es posible lograr estabilizarlos, es decir niños en etapas terminales.

Para poder ofrecer la ayuda que cada infante requiere la fundación debe conocer en la etapa se encuentra su enfermedad. Cuando un paciente resulta seropositivo a una prueba de VIH quiere decir que tiene el virus en su organismo, sin embargo, puede que no haya desarrollado la enfermedad del SIDA.

La última etapa que abordaremos más adelante es cuando se tiene la certeza de que una persona tiene SIDA. El virus del VIH puede estar en una persona sin presentar síntomas durante semanas, meses o incluso años. Esa es precisamente la condición en que se encuentran la mayoría de los niños adscritos a la organización.

Una persona con este virus puede parecer una sana durante años, sobre todo si se le brinda el tratamiento adecuado.

La única forma de saber si alguien posee el virus es con una prueba de sangre. El 70 por ciento de las personas que han sido infectadas pueden presentar síntomas parecidos al de la fiebre, acompañados de sudoraciones nocturnas y erupciones en la piel. Después de este momento pasan entre tres y seis meses, dependiendo de la persona, para que el organismo humano genere anticuerpos contra este virus, una reacción natural del cuerpo, que en realidad no puede concluir, pues el VIH se sigue reproduciendo o copiando dentro del sistema.

Posteriormente se pasa a una etapa donde la persona infectada presenta otros síntomas como fatiga, pérdida de peso, úlceras en la boca, infecciones por hongos en la piel y en la uñas, lo cual indica que el virus se está reproduciendo y atacando el sistema inmunológico --encargado de proteger al organismo de bacterias o virus.

Cuando finalmente el sistema inmunológico ha llegado a un punto irreversible, cualquier infección oportunista –llamado así porque es no ataca a una persona con sistema inmunológico sano–puede atacar, muchas veces de manera fatal. Esta última etapa ya es conocida como SIDA.

Como se dijo, los niños de la fundación casi siempre son sólo portadores del virus. Sin embargo ha habido casos distintos. En 2014 falleció allí un niño que desarrolló la enfermedad.

Aunque la psicóloga de la fundación no profundizó en el tema, dijo que los demás niños atravesaron un proceso de duelo que requirió pláticas. Muchas de éstas consistieron también en la concientización de utilizar siempre sus medicamentos.

Desenlaces felices: aprendiendo a vivir


A las preguntas “¿Cómo le explicarías a un niño que su vida probablemente sea corta? y ¿cómo lo prepararías para morir?”, la fundación las resuelve perfectamente.
Ser Humano no pretende ser una fundación que sólo mantenga a los niños en buenas condiciones de vida. El tiempo de apoyo que brinda es finito. Su objetivo es prepararlos para la vida real, no disfrazar su realidad temporalmente.

¿Qué pasaría si la fundación se extinguiera de un día a otro? ¿Qué sucedería con los niños si dependieran totalmente de los cuidados que se les brinda? Precisamente la razón de ser en la casa hogar radica mucho en esas preguntas. Graciela Hernández, una mujer joven de complexión robusta y mirada penetrante, dice:

“Se les busca brindar las herramientas necesarias para que ellos continúen con su vida de forma exitosa; entre esas herramientas y de alguna manera la más importante, es buscar concientizar a los niños del tratamiento permanente que deben seguir, responsabilizarse de sus propias vidas, sin tener que depender de otros”.

En esta organización se hace un gran esfuerzo por obtener la mayor cantidad de donativos, para brindar los recursos necesarios para que los niños se desarrollen correctamente. No sólo eso, también se les ofrecen los valores y principios para insertarse en la sociedad, como cualquier otro individuo. Y de hecho lo hacen, los niños se relacionan y viven en sociedad.

Sin embargo, evitan decir en la escuela o en sus círculos sociales la enfermedad que padecen porque no quieren que las personas sientan lástima por ellos, quieren ser tratados de la misma manera que todos los demás niños.

La organización lo sabe y por eso no trata a sus niños con una mentalidad de compasión, sino que les procura brindar un desarrollo completo: con conocimientos académicos, morales, sexuales, emocionales y recreativos, que se queden de manera permanentemente, en su forma de vida.

Ser humano no prepara a los niños para morir, los prepara para vivir.






Bookmark and Share

Leer más...

ANA IRMA HAZA ALDAY: UNA PERSONA PRIVILEGIADA


Por José Daniel Díaz Valencia
México (Aunam). Cuando tienes el recuerdo de unos padres que te apoyaron, que te quisieron, que a todo lo que decías “oigan quiero pretender esto”, te decían “adelante”. Entonces si te puedo decir que sí soy una privilegiada porque tengo una familia con hermanos que nos llevamos muy bien y con unos papás que fueron, deberás, increíbles como tales.

Desde siempre tuve inquietudes por conocer, sobre todo de historia, y siempre me gustó estudiar y me aboqué obviamente al estudio. Me sentí más inclinada a la parte humanística, humana que finalmente pensar en cuestiones de desfiles de moda.

Como que fui, hasta cierto punto, autodidacta con mucha influencia de izquierda pero sin haber sido una persona de ese pensamiento. Mi tendencia era porque de alguna manera sí siempre me ha molestado el maltrato humano, las diferencias, las discriminaciones pero no por seguir una metodología.

Tengo 57 años y empiezo a valorar y decir “que tengo arrugas”, no pues sí tengo arrugas; “que tengo canas”, pues sí, son los años que he estado aquí pero no es mi preocupación mayor. Ahora lo que empiezo a tener es un disfrute pleno de encontrar respuestas a mi vida. Vivo más en paz el día de hoy con mis 57 años que cuando tenía 25, cuando estaba perdida entre los extremos de la Guerra Fría.

Colonia Lindavista

Me tocó vivir clase media, en la Colonia Lindavista, cuando era una colonia abierta. Las familias tradicionalmente eran de muchos hijos, yo provengo de una familia de ocho, o sea tengo 7 hermanos y mis vecinos eran de 6, de 5, de 4 y vivíamos en una calle cerrada. Entonces andar en bicicleta, jugar todo lo posible de niño, bote pateado, roña, béisbol pateado, todo, todo lo jugábamos. Ya existía la televisión, pero en ésta eran horarios muy pequeños pero nunca cambiabas la tele por estar conviviendo con tus hermanos y con tus amiguitos en la calle. Tuve una infancia con papás abiertos que no hicieron distinción entre niñas y niños. O sea, te puedo decir que comparándolo con otras vecinitas, otras amigas, yo veía que las diferencias de sexo y de género eran bien importantes en mi generación.

Mi mamá era una gran lectora, mi papá no lo fue. Mi papá tuvo la característica de ser un hombre abierto, amigable, simpático, amiguero pero mi mamá era más reservada, era tímida. Se enfocó más a los libros. Mi casa, allá en Lindavista estaba llena de libros, probablemente de los hermanos la que sintió más atracción fui yo. Tengo presente que estaba un libro que se llamaba “En bandera de fresa”. Me acuerdo que yo lo leía y en determinada página que yo estaba bien consciente cual era me encontré la grosería más fuerte que había escuchado en mi vida, ‘chingaputamadrazo’. Leí muchos libros que lógicamente pues a esa edad no sé si los comprendía, pero desde siempre tuve inquietudes por conocer, sobre todo de historia.

Guadalajara

En el año de 1979, a mi papá le hicieron una transferencia de trabajo y yo cursé dos años en la UNAM. Es la universidad que yo recuerdo con más cariño. Cuando entré a la UNAM pues lógicamente se me abrió un mundo pero muy de tendencia de izquierda. La Autónoma de Guadalajara era de ultra derecha y ahí tuve un choque impresionante en mi vida porque si en la UNAM me invitaban a tomar conciencia feminista y vamos a apoyar este grupo de obreros, ya en Guadalajara me invitaban a té y canastas, me invitaban a desfiles de moda. Entro a la Catedral de aquella ciudad, no soy una persona que vaya mucho a la Iglesia, y me encuentro con la oportunidad de ver a un padrecito. Pues ya realmente como gente joven llego con el padre y también le especifiqué “fíjese que también tengo muchas dudas”. Le expliqué que estoy estudiando historia. La respuesta del padre fue “deja esa carrera y no te metas en cosas complicadas”. Afortunadamente no le hice caso al padre ni a regresar a la Iglesia. Ciudad conservadora, por eso te digo que me costó trabajo porque jamás tuve yo ningún freno en mi familia y resulta que cuando llego a Guadalajara me encontraba con que “pues sí, eres mujer”.

Yo desde los 15 años trabaje, primero ya en mi periodo vacacional en Sears en el departamento de crédito, pero ya cuando estudiaba la prepa entré a Bancos; Dejé la vida de los bancos en los años 80 y empecé a dar clases en un pueblito de Jalisco, en Acatlán de Juárez. La cuestión ideológica sí me costó y creo que esa formación que tuve con mis papás, finalmente hizo que las ideas de izquierda me calaran porque cuando miras a tu alrededor y observas tanta carencia, tanta miseria y tanto sufrimiento de gente, si te cala. El haber trabajado en comunidades indígenas, el ver que hay otras realidades, el ver que juzgamos mal cuando no pertenecemos enriquece. Muchas de las cosas que tú tienes estas para agradecer pero tienes la obligación de compartir. Mientras tú utilices tu vida para dar a los demás lo que tienes, yo creo que es una vida bien vivida.

United States of America

Seguí trabajando en Guadalajara y fue cuando se presentó el que pudiera irme a Los Ángeles y me fui. Ahí me recuperé comiendo muchas hamburguesas y hot dogs. Me encanta el inglés pero no lo domino. Mi amiga vivía en un lugar que se llamaba Toluca Lake, un lugar muy bonito en Los Ángeles donde creo que la única persona que salía caminando era yo. Todas las casas con el tipo de jardín californiano, todo mundo sale en coche y los pobres salíamos a pie. Me acuerdo que cuando entré a la escuela pública pues ahí me encontré con lo que precisamente es una de las características norteamericanas, o sea que puedes ver a gente de todos lados. Mis propios compañeros de la escuela me empezaron a decir “yo te acomodo”. Uno de ellos me llevó a un restaurant pero era así como de mariscos, con la típica decoración de la red, de las conchas, una vitrola con una música mexicana de esas que no conozco yo tampoco en un barrio terrible. Otro compañero me invitó para que yo cuidara a una anciana y eso ¡no estaba nunca en mis planes!

Los que cuidaban el edificio donde vivía Débora, la amiga que me había invitado, era un matrimonio de Mexicali y de veras me acogieron de una manera maravillosa. Un día ellos me dijeron “oye te tenemos una sorpresa” y me llevaron a ver a los Dodgers. No soy de béisbol pero estuve ahí en el juego y luego otro día me dicen “te queremos echar la mano y todo, mira te vamos a enseñar en que trabajamos”. Me llevaron como a un taller mecánico y empezaron a hacer la limpieza de los baños. Lo estaban haciendo con la mejor voluntad del mundo. Pues agarré y me puse a limpiar lavabos. Pero en mis adentros dije “estudie historia, tengo expectativas en la vida, yo sé que ningún trabajo es deshonesto pero no es lo mío”. Fue un gran choque para mí y fue otra de mis grandes crisis existenciales. Me fui a Mexicali.

Radio XETLA: “La voz de la mixteca”

Recibo una llamada de una amiga de Guadalajara que había estudiado Comunicación y me dice que estaba trabajando en una radio indigenista en Oaxaca. En Oaxaca estuve año y medio trabajando como investigadora de la radio XETLA, “la voz de la mixteca”. Una de las experiencias más extraordinarias que he tenido en mi vida, trabajar con comunidades indígenas. Algunos programas que llegué a ver cuándo yo veía Televisa o cosas de este tipo era cómo se burlaban del indio. Siempre te lo ponen como un ser tonto, un ser que no sabe cómo comportarse. Tristemente siempre ha sido peyorativo todo lo que se refiere a los indígenas.

Cuando yo llegué a la comunidades llegué con mi visión urbana, clasemediera, viendo y pensando “pobres de las chavas”. Investigué un poquito más, traté de ser más respetuosa con lo que podía observar y tratando de no juzgar desde esa perspectiva urbana. Descubrí que la gente en sus comunidades, sobre todo las mujeres, se ven lindas y que cuando las pasas a las ciudades, ya las tienes en el prejuicio de que son las sirvientas.

La razón por la que yo me regresé de Tlaxiaco no fue porque me cansé del trabajo o me aburrió, es más, me encantaba mi trabajo pero entre esas cosas que van sucediendo yo era una mujer que manejaba la camioneta de la radio, que para ir a ciertas comunidades me apoyaba de los elementos del Instituto Nacional Indigenista (INI). Imagínate lo que es una mujer haciendo trabajo con hombres. En el pueblo, sin darme cuenta, yo fui la comidilla y me hicieron novia de éste, amante de aquel y demás. En la calle de Tlaxiaco veo que se me abalanza una mujer y me moquetea. Era la esposa de uno del INI que le había llegado la idea de que yo andaba con su marido. Su marido se llamaba Primitivo. Me sentí verdaderamente humillada, ofendida y deprimida. Total, se aclaró el asunto pero no me pude quedar en Tlaxiaco.

Sentimientos generales

Yo decía “las mujeres también tenemos derecho a salir, a pensar, a que nos vean como iguales y no que me traten como florecita”. Odio que me regalen flores y eso lo entendió mi marido muy bien. Su tenacidad fue la que hizo que yo anduviera con Joaquín y qué bueno, porque ha sido un apoyo importantísimo en mi vida. Realmente cuando encuentras a una pareja que te apoya y tú lo apoyas es extraordinario y nos vemos a los ojos de tú a tú que eso ha sido lo más maravilloso. Por eso es Joaquín.

Yo nunca llegué a sentir alguna atracción por algún perro, no me gustaban, no sabía comunicarme con ellos. Mi vida cambió con los perros porque ellos me sacan a pasear. Es impresionante como los perritos hacen que te contactes con tanta gente. En el Parque Hundido te encuentras a gente que tienen los mismos gustos de tener a sus perros y se te abre un mundo maravilloso. Hoy día te puedo decir que es una de mis partes favoritas de vida, el momento en el que voy a convivir con mis perros.

A lo largo de tantos libros que he leído, yo creo que gente que llegó a detenerse un poquito a reflexionar fue con Gilles Lipovetsky y Ken Wilber. En las búsquedas que tendrás a lo largo de tu vida siempre tendrás algún mensaje que dices “esto que estás diciendo me resulta totalmente interesante”. Ahorita con Ken Wilber encontré respuestas a muchas cosas. Todos los seres humanos nos hacemos preguntas, a veces tratamos de contestarlas y habrá gente que nunca se las contestó. Pero los que hemos estado en el camino de la búsqueda, de encontrar cosas y no por contestarla, sin darte cuenta un día algo te responde algo que sabías que había sido una duda tuya y estos dos autores en particular me llegaron a dar respuesta de cosas que yo necesitaba escuchar de alguien y las escuché con ellos.

Pienso que muchas de las ideas que tenemos, que te enseñan en la escuela, que te dieron en tu propia familia, que te transmiten en tu cultura, la gran mayoría son grandes mentiras o son realidades que en un momento muy de antaño dieron respuesta a preguntas de ese momento y que las seguimos arrastrando. Entre más nos sujetemos al pasado, seremos menos gente que se abra al futuro.

Muchas de las tradiciones lo único que te hacen es encasillarte en roles ya sea como hombre, ya sea como mujer. Entonces vive el pasado porque el pasado verdaderamente era el bueno y te estoy hablando de aspectos religiosos, políticos, sociales, los que tú quieras. Entre más apegado te vayas al pasado, estas menos abierto a tu presente y lógicamente sin proyección hacia el futuro.

Última lección

Hoy te puedo decir que todo es factible en el mundo. Todo tiene cabida en el mundo humano sin embargo son los extremos lo que se desvirtúa. Hoy todos los que tenemos que vivir en el 2014 debemos estar conscientes de que debemos que tener más cuidado por todo lo que sea un ser vivo sea planta, sea animal y por supuesto, al mismo ser humano. Creo que la enseñanza de la ética budista también me ha marcado hoy. Me da una esperanza de ver el mundo de una manera muy diferente a lo que vez en un noticiero todos los días. Vivir para hacer el mejor bien que puedas con todos, sin discriminar.

Escribir un libro me encantaría y un día me preguntó un sobrino “¿y por qué no escribes un libro?” y le contesté, “voy a escribir un libro cuando tenga algo que contar”. Si no tengo algo que contar, puede no suceder, que valga la pena o mejor, no escribes. Todo lo que yo siento que sea útil y que puede ayudarle a mis alumnos, a mis sobrinos o a mi familia lo transmito. Mi interés siempre ha sido que estén bien, que mis alumnos estén bien y ojalá y todo mundo pudiera ser feliz. Pero siempre he intuido cuando alguien tiene dolor. El día en que me muera quiero morir con la tranquilidad de decir “hice cosas que me dan tranquilidad. No le hice daño a nadie, traté de beneficiar a todos en lo que pude, en mi entorno”.

Creo que soy una persona realmente amigable y siempre le sonrío a la gente y la gente me responde con sonrisa. Hoy si puedo reconocer que aún con las cosas graves que te puedan suceder en la vida, siempre viene algo muy positivo. Envidio y me gustaría tener esa sensibilidad que tiene el artista para escribir, para pintar, para cantar, para lo que sea pero que la tiene y que dices “¡qué bárbaro, que la explote!”. ¡Bien por los artistas y mi admiración por ellos!

Ana Irma Haza Alday nació en la Ciudad de México el 21 de septiembre de 1957. A temprana edad, mostró interés por la historia y eso la llevó a estudiarla como licenciatura en la Universidad Autónoma de Guadalajara. Durante sus estudios en el norte del país, dio clases a comunidades indígenas y posteriormente fue locutora en la radio XETLA por parte del INI. Años después obtuvo su maestría en Humanidades en la Universidad Anáhuac. Con diversos diplomados y cursos en creación literaria por parte de la Sociedad General de Escritores de México (SOGEM) y de apreciación cinematográfica en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), actual profesora de bachillerato y de posgrado, Ana Irma es en verdad una persona privilegiada.






Bookmark and Share

Leer más...

martes, 30 de junio de 2015

LOS ENEMIGOS DEL DESPERDICIO DE ALIMENTOS


Por Andrea Assahi Sandoval Quijano
México (Aunam). ¿Han tirado comida alguna vez sólo porque se ve fea? ¿Sólo porque una fruta, una verdura, una lata o un envase de cartón no cumplen con las normas estéticas, deja de ser comestible?

La Ciudad de México genera todos los días 12 mil toneladas de basura, 2 mil de las cuales son de desechos orgánicos y aproximadamente 300 toneladas son alimentos que no fueron aprovechados o consumidos en su momento.

Claudia García Zambrano, ex encargada de Comunicación y Difusión de Alimentos para Todos --un banco de víveres creado hace más de 20 años para proveer comida a personas e instituciones en pobreza alimentaria-- señaló que el problema tiene su origen en los hogares mexicanos: “Dos terceras partes de lo que se desperdicia viene de casa, principalmente por comprar alimentos que no vamos a consumir. La gente compra en demasía, por ejemplo, productos lácteos y luego no se aprovechan”.

García Zambrano agregó que existen otros canales de desperdicio, entre ellos los estándares de calidad de las tiendas de autoservicios --el color de la papaya, el tamaño de la calabaza-- o los productos que no se logran vender en las centrales de abasto. De las 2 mil toneladas de basura orgánica que se generan diariamente en la capital del país, la cuarta parte proviene solamente de la Central de Abasto de la Ciudad de México (Ceda) ubicada en la delegación Iztapalapa.

El desperdicio de comida en México


En el contexto de la puesta en marcha de la Cruzada Nacional contra el Hambre, la Asociación Mexicana de Bancos de Alimentos (AMBA) alertó que todos los días se desperdician en el país más de 30 mil toneladas de alimentos en buen estado: "La mayor parte se registra en centrales de abasto, tiendas de autoservicio, restaurantes, hoteles, mercados, así como en miles de hogares donde no se planifican de manera correcta compras ni consumos”.

El portal Ciudadanos en Red recordó que si bien uno de los principales aspectos de la cruzada es utilizar los bancos de alimentos para llevar la comida a regiones alejadas, "la falta de una buena estrategia de redistribución, las malas prácticas en la conservación, transporte y distribución de alimentos, así como los costos de llevar los alimentos a lugares distantes provocan que los bancos de alimentos sólo recuperen unas 328 toneladas de alimentos al día".

El portal agrega que una serie de prácticas en el manejo de alimentos provoca su desperdicio, pero que podrían ser perfectamente aprovechables: "Por ejemplo, los golpes en latas o empaques, que hacen que los comerciantes no los prefieran en las tiendas y que el comercializador no tenga más remedio que regresarlos al distribuidor, quien en muchas ocasiones, al no encontrar alternativa de venta ni de donación a bancos, los termina tirando".

Asimismo, los comercios aguardan hasta el último momento para vender su mercancía y, cuando esto no ocurre, no les queda más que tirarla, pues su avanzado grado de maduración no le permite seguir en el mercado.

Los bancos de alimentos, alternativa contra la pobreza alimentaria

Al ingresar a la bodega de Alimento para Todos, Institución de Asistencia Privada, uno piensa que está en un supermercado: tenemos el pasillo de galletas y cereales, el de jugos y refrescos, el de abarrotes e, incluso, hay una parte llena de ropa, calzado, artículos de oficina y electrodomésticos. Sí, definitivamente dan ganas de tomar un carrito de mandado y hacer su despensa, pero Mayeli Orguña, encargada de conseguir fondos para la institución, informa que no es un Wallmart ni un Soriana, sino un banco de alimentos.

Mayeli explica que los bancos de alimentos “son aquellas organizaciones sin fines de lucro dedicados a la recuperación de excedentes alimenticios con el objetivo de redistribuirlos entre las personas necesitadas, evitando cualquier desperdicio o mal uso y con ello combatir la pobreza alimentaria.”

Los bancos de alimentos, en fin, son organizaciones que buscan apoyar a las personas en condiciones de pobreza alimentaria y marginalidad en México, entre quienes buscan redistribuir la comida a punto de ser destruida o, en muchos casos, almacenada en una bodega.

Alimentos para Todos, IAP

Este banco cuenta con apoyo de 365 locatarios de la Ceda, equivalente a 30 por ciento del total de los distribuidores del inmueble; la Fundación Wal-Mart y varios comercios y empresas, como Oxxo y Nestlé.

“Gracias al manejo transparente y eficiente de los recursos recibidos, se ha logrado beneficiar a 30 mil personas con inseguridad alimentaria en 15 delegaciones del Distrito Federal y 16 municipios del estado de México” comenta entusiasmada la entrevistada Mayeli Orguña.

Respecto de la forma en que los beneficiados adquieren los comestibles, Mayeli aclaró que un banco de alimentos no siempre es un lugar donde se regala la comida a quienes más la necesitan: “A cambio de los donativos que repartimos, recibimos una cuota estandarizada de parte de los beneficiarios: dos pesos por kilo, en caso de los productos perecederos, y de tres a seis pesos en caso de los productos no perecederos, como frijol, arroz y alimento enlatado.”

Dicha cuota se establece de acuerdo con lo establecido por el Sistema de Administración Tributaria: Con base en el precio de los comestibles en el mercado las instituciones cobrarán el 10 por ciento del mismo, con el fin de facilitarle a los más necesitados el acceso a la canasta básica.

Efecto multiplicador

Los sábados se dan cita todos aquellos que estén dispuestos ayudar afuera de las instalaciones del banco de alimentos; a las nueve de la mañana se abren las puertas, se inicia el registro de voluntarios y comienza el día. Alejando Martínez, jefe de voluntariado y trabajo social de Alimentos para todos, IAP, menciona que el voluntariado consiste en que los beneficiarios o personas ajenas a la institución acudan a colaborar en preparar los paquetes nutricionales y participar en la entrega de los mismos a las comunidades beneficiadas.

Desde hace tres años los grupos de voluntariado más numerosos los conforman personas provenientes de las empresas que donan productos y estudiantes universitarios que aportan su talento, trabajan en su tesis o dedican su tiempo para ayudar a los demás.


La pobreza alimentaria no es por falta de alimento

Los factores que más influyen en que este problema aumente son el económico, el industrial y el social. México cuenta con la comida suficiente para alimentar a toda su población, ya que de acuerdo con la AMBA, si se lograran recuperar dos terceras partes de la comida desperdiciada (20 mil toneladas), no habría pobreza alimentaria en el país.

“Lamentablemente no todos tienen los recursos económicos para adquirir los productos de la canasta básica. Hacer una despensa con todo lo necesario para comer un mes te cuesta aproximadamente mil 800 pesos”, comenta, alarmada, Mayeli Orguña. Aunado a esto, tanto la industria de alimentos como el sector agrícola carecen de una buena estrategia de redistribución, prácticas en la conservación, transporte y distribución de alimentos.

La gente no tiene conciencia respecto al consumo de alimentos, ya que dos terceras partes de lo que se desperdicia provienen de casa, principalmente por comprar alimentos que no vamos a consumir.

Por otro lado, la donación de alimentos no es, y nunca ha sido, un buen negocio, así es que casi siempre hay intereses de tipo económico detrás del desperdicio masivo de la industria de alimentos.

Otras veces la comida se va directo a la basura por falta de creatividad; es decir, partes que se consumen en algunos países son completamente ignorados en otros, tal es el caso de las hojas de betabel, los rabos de cebolla o la raíz del apio.

El desperdicio de alimentos, global


Cuando hablamos de comida en la basura no nos referimos a aquellos alimentos en proceso de descomposición, estamos hablando de comida buena y fresca que se tira diariamente. Habitamos un mundo en el que más de dos billones de personas sufren hambre y en el cual se tira a la basura aproximadamente la mitad de la comida que se produce, especialmente en los países industrializados, incluido México. Entonces, ¿por qué desechamos la comida con tanta facilidad e inconsciencia?

De acuerdo con el reporte realizado en 2013 por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, en el mundo se tiran 1.3 mil millones de toneladas al año.

Dicha investigación demostró que el desperdicio per cápita de los consumidores en Europa y Norteamérica es de hasta 115 kilogramos al año; en cambio, en el sureste asiático y en África el desperdicio es de 11 kilogramos anuales de comida per cápita; mientras que América Latina la cifra es de 25 kilogramos per cápita; lo cual demuestra que el problema del desperdicio de comida en el ámbito mundial es grave.

Ese mismo año, el informe Alimentación mundial: no pierdo, no quiero, realizado por la Institución de Ingenieros Mecánicos (Imeche, por sus siglas en inglés) señaló que de las 4 mil millones de toneladas de alimentos que se producen cada año en el mundo, entre 30 y 50 por ciento "no llegarán nunca a un estómago humano", lo que equivale a entre mil 200 y 2 mil millones de toneladas de comida.

Pero, ¿por qué se tira tanta comida en el mundo? De acuerdo con el Imeche, esto se debe a que las infraestructuras y los dispositivos de almacenamiento son inadecuadas y las fechas de vencimiento demasiado estrictas. Los autores también evocan el comportamiento de los consumidores y critican en particular las promociones "compre uno, lleve dos" y la "perfección estética" que debe exhibir el producto para atraer a los clientes.

La comida se va a la basura por distintos motivos, a veces simplemente no cumple con los estándares para ser comercializados (forma o tamaño). En otras ocasiones obedecen a las fechas de caducidad y son descartados sin siquiera ser evaluados sensorialmente, casi siempre las fechas de caducidad son simplemente una guía para orientar al consumidor y proteger al productor de posibles demandas; sin embargo, esto no significa necesariamente que un producto no sea apto para su consumo.

Necesidad de una conciencia de consumo

Al igual que Mayeli Orguña, Jeff Klein, encargado de la Global Foodbaking Network en Reino Unido, ha mencionado que uno de los objetivos que debe perseguir un banco de alimentos es ayudar a crear una conciencia en el consumidor: “Estamos acostumbrados a comprar únicamente lo que se ve bien, hacemos a un lado lo que está maltratado, nos dejamos llevar por el ‘compre uno, lleve dos.’ Nunca nos detenemos a preguntarnos si nos comeremos todo lo que compramos.”

Es importante que aprendamos a realizar compras responsables, ya que además de gastar nuestro dinero en productos que nunca consumiremos, contribuimos al daño al medio ambiente a través de la generación de basura. Asimismo, es importante evaluar las cantidades de comida que realmente necesitas comprar para mantener a tu familia bien alimentada, ya que las compras al mayoreo y sin conciencia únicamente incrementan el desperdicio.





Imágenes: Alimentos para todos y Notimex



Bookmark and Share

Leer más...