viernes, 15 de marzo de 2013

UN INVESTIGADOR QUE DISFRUTA LA VIDA, RAÚL TREJO DELARBRE


Por Jair Ramírez
México (Aunam). Su pasión por la carrera es inigualable. Diario está dispuesto a investigar sobre la sociedad y la comunicación que interpela en el país y en América Latina.

Su mejor acompañante aparte de su esposa: el Internet. Es aquel medio un requisito indispensable en su vida debido a la dedicación total que le ha dedicado, desde usarlo con la frecuencia necesaria como un espacio de investigación y ayudante para realizar varios libros, todo investigando de éste. Su nombre es Raúl Trejo Delarbre.

El día de hoy se levanta, se baña por higiene personal y baja a desayunar con su esposa y sus dos hijos. Para él, convivir con la familia es de suma importancia, sin esto no tendría el mismo ánimo que se le nota día a día a pesar de cumplir las seis décadas.

Al salir se va directo a Ciudad Universitaria para impartir su clase a los alumnos de primer semestre. Se ve alegre y dispuesto a lo que le sigue en su apretado calendario: una entrevista con Jair Ramírez. Su calendario es apretadísimo, pues es muy solicitado por diferentes instituciones académicas que van desde México hasta Latinoamérica y parte de España.

Su curriculum lo dice todo. Tres profesiones, más de 300 tesis dirigidas, 1500 conferencias, entre otras cosas, hablan de su actividad académica. Por lo tanto no es sencillo que brinde un espacio de su tiempo tan fácilmente, pero en lo respecta de mi entrevista fue rápido, ya que se pidió con un mes y medio de anticipación.

Las experiencias que le han sucedido en la vida son infinitas, tanto positivo como negativos, pero lo que más le ha gustado es encontrar un balance atractivo en cuestión laboral, ya que considera que sus amigos y colegas han sido de la más provechoso y fructífero en su formación académica y el personal. Según él, se ha rodeado de gente noble.

Sus experiencias negativas o dolorosas han sido la muerte de familiares y colegas por asesinato o por muerte natural, aunque alguna vez estuvo resguardado en su casa y con protección policiaca, gracias a amenazas que vivió, ese talvez, fue uno de sus acontecimientos más fuertes y desagradables.

En sus propias palabras menciona que ha podido disfrutar de la vida, ya que realiza todo lo que ha querido, navega en Internet, lee novelas policíacas, le gusta salir al cine, le gusta el futbol, yéndole con al Real Madrid como favorito, y su verdadero hobby es beber vino, de todo tipo, gastando gran cantidad en ellos, fuma puros, no tan seguido, en fin, el jazz es su mix, su afición más fuerte.

Ser citado en textos de la talla de García Canclini, Enrique Sánchez Ruiz y José Martín Barbero no le asombra, ya que él lo ha hecho y su argumento habla sobre las similitudes sobre los temas que tratan, que es la sociedad en la información.

El periodismo es la carrera que más le gusta de las tres que tiene, ya que le interesa mucho informar sobre temas de investigación, y gusta de sacar provecho de ello en sus textos, aunque existe la paradoja de su argumento ya que sólo cuenta con la licenciatura, a lado de sociología, en la que es doctor y, maestro en Estudios Latinoamericanos.

Si no fuera periodista y sociólogo tal vez estuviera en la rama de ingeniería, ya que su padre lo era y quería que continuara esa tradición, pero él tenía otra afición, leer y estar rolado en las cuestiones sociales. Viajar para él ha sido un factor importante en su vida, primero el ser periodista le agrada, ya que conoce más a fondo el lugar que esté visitando y no sólo lo ve superficialmente, que es la mayoría por la gran carga de trabajo que tiene.

Ser Premio Nacional de Periodismo, que ganó en 1994, ha sido una buena experiencia en su vida académica. Era un premio muy disputados que colegas deseaban al momento de inscribirse como candidatos. Las dotes deben de ser excelentes. Comprende desde el saber periodístico hasta el impacto que llega a tener la personalidad de dicho periodista.

Raúl Trejo se siente satisfecho de haberlo conseguido, y sería demeritorio que la calidad y experiencia que posee el doctor no tuviera dicha pereza. Para él fue agradable, sobresaliente, pero sobre todo, con eso lo acrecido en el mundo latinoamericano para que se siguiera más a detalle su trabajo de investigación.

También ser amigo de Carlos Salinas le ayudo en su perspectiva de ver la sociedad, se sorprende de la inteligencia que posee éste, ya que las estrategia que usa y el poder persuasivo que tiene es enorme, en sus palabras de Trejo, lo califica como un Gadget de la política, un sabio, un genio. No le desagrado ser amigo de él, le molesto el malestar enorme que provocó a la población mexicana con su régimen que instituyó, desde ahí perdió contacto.

Miguel Ángel Granados Chapa es, tal vez, el periodista que más admiraba, su trabajo y su periodismo que ofrecía éste le llenaba la pupila en muchas cosas, su pasión y entrega de Chapa lo convencía su perspectiva en muchas cosas, ser un hombre culto. Todos estos factores eran bien visto por Trejo Delarbre, que aunque tenía algunos puntos de vista diferente, siempre fue su más fiel seguidor cada día en le periódico.

Qué más se puede decir de una persona que conoce de muchas cosas, que ha experimentado prácticamente de todo en el ámbito académico en investigación social. Un doctor que en su persona es bastante agradable, simpático, amable, cordial, generoso, noble. En fin, como él, ninguno.


Foto: Twitter







Bookmark and Share

0 comentarios: