martes, 12 de marzo de 2013

ENTRE GRISES QUE CUENTAN LA HISTORIA

Por Danya Albarrán Jiménez
México (Aunam). Con su faz encantadora, más hermosa que la aurora que colora la extensión, con sus labios de carmines que parecen colorines y su cutis de piñón (Amado Nervo); fue así como la figura de la maestra María Teresa Camarillo Carbajal se presentó en los cubículos de la Hemeroteca Nacional.

Sus labios fueron adornados por una sonrisa sincera, su paso firme bien dibuja a la mujer fuerte y de impecable trayectoria laboral.

La fundadora del Departamento de Sistematización Hemerográfica es una mujer creativa e innovadora, pionera en establecer un método computarizado para archivar y recopilar la historia de todo un pueblo, una comunidad, una Nación.

Su pan de cada día es la lectura de periódicos, cinco en particular, El Universal, Excélsior, Reforma, La Jornada y La Crónica de hoy, los compañeros más leales de trabajo, “que mejor compañía que el periódico, lo leo y marco las noticias que no se me deben de pasar, ya es un vicio”, Camarillo lo revela con un dejo de alegría en la mirada.

Creadora del Servicio de Prensa Mexicana (Serpremex), el cual consta de nueve apartados y cada uno tiene subtemas, en total suman 86. Con gráficas en las manos y satisfacción en los ojos, muestra como es que el trabajo que se genera en el Departamento es consultado por países como Gran Bretaña, Rusia y Japón, “se lleva uno sorpresas gratas, tenemos visitantes de lugares que ni te imaginas, es ahí cuando dices: bueno lo que hago no es en balde, todo mi trabajo y esfuerzo valen la pena”.

El tiempo corre y debe existir una memoria de los hechos, la creación de un libro con colaboraciones especiales es un buen método para hacerlo realidad, Memoria periodística del terremoto, el libro que fue antecesor de Serpremex, fue la voz de lo sucedido en 1985, cuando la ciudad de México quedó devastada. Recorrer las calles entre escombros, respirar muerte y dolor fueron aspectos que impulsaron su creación.

Pero estas 606 páginas traerían consigo una propuesta más audaz, “El nuevo director, el doctor Moreno de Alva me habla para hacerme la propuesta de colocar a un número de técnicos académicos en un área específica. Con ello pensé en que ya no quería hacer más trabajo histórico, mirar hacia el pasado, a mí me gusta la prensa del día, ejercí un rato muy breve en el periodismo, me inquieta lo que ocurre, lo que ha ocurrido en el país, pero también lo que pasa ahorita. Entonces este proyecto lo aceptaron y así se creó nuestro departamento y aquí estamos, ya llevamos 20 años”.

El proyecto ha sido de gran ayuda, y a partir de él se han creado diferentes productos como libros de papel y digitales, cuyo tema principal son los delitos perversos del gobierno y su repercusión en el pueblo y la prensa.

En su mirada hay añoranza, recuerdos y gratitud, sabe que lo ha hecho bien, que lo sigue haciendo bien, conoce su potencial de mujer guerrera y comprometida, sobre todo con el futuro.

Los jóvenes son personas muy importantes para ella, así como su labor dentro del Departamento, este último cuenta con la presencia de dos a tres jóvenes que prestan su servicio social, “trabajan como un técnico académico no se les da de inmediato el pase a la internet, porque el internet es un espejo y ahí estamos proyectando todo lo que hacemos ahorita para que nuestro seguidores lo puedan leer casi de manera inmediata, por tal motivo, el trabajo de los jóvenes necesitan una revisión, eso lo hago yo, reviso lo que realiza todo el personal durante el día”.

A los jóvenes se les entrena para el ámbito laboral y si tienen la capacidad, en menos de 6 meses, que es el tiempo que dura el servicio, ya están ejerciendo de manera profesional. “Aquí no vienen a hacer un servicio social light, sino de fogueo laboral”.

Camarillo Carbajal tiene la costumbre arraigada de leer el periódico todo el tiempo, en su trabajo también lo hace, posteriormente se sintetiza la información y es dada al servicio del público. Esta actividad ayuda a preservar el acervo cultural, al mismo tiempo que ayuda a que el visitante no deba “echarse un clavado a este mundo de papel”, sino que ya cuente con una base de datos donde pueda localizar la información, esta ya “es más completa, incluso proporcionamos los comentarios que han surgido en otras publicaciones en torno a un tema determinado”.

Para la jefa del Departamento, las nuevas tecnologías son importantes y de gran ayuda, sin embargo, a gusto personal, prefiere el papel ordinario de los periódicos.

María Teresa Camarillo tiene un gran interés en enseñar a los jóvenes, “disfruto de mi clase, la doy con gusto, tal vez porque me saca del cubículo, porque voy y expongo y los alumnos participan, y la participación de los jóvenes para nosotros es fundamental, porque son muchas mentalidades nuevas”, mientras habla, la alegría es notoria. La juventud la rejuvenece; sin embargo, hay algo que lamenta, y es que existan “alumnos que vayan por rutina y no con interés para prepararse”.

Después de recobrar la buena actitud que la caracteriza, la lectora de Trotsky se dirige de nuevo a la juventud para brindar un mensaje de aliento a los estudiantes: “Deben apreciar lo generosa que es nuestra Universidad, porque les brinda una educación de calidad que tal vez no se aprecie lo debido, creo yo, en parte, por su gratuidad, porque a veces lo que no te cuesta económicamente no lo aprecias debidamente, la comparativa en el precio de antes a ahora, es que en este tiempo es muchísimo más caro, y hay personas que no lo saben valorar, a pesar de que se considera la Máxima Casa de Estudios, pero como no les cuesta, pues no hay aprecio, sin embargo hay quienes sí lo hacen y eso es satisfactorio”.

Su rostro es iluminado cuando recuerda a alumnos sobresalientes, aquellos que hacen que valga la pena el esfuerzo en clase, seguido de ello afirma: “Cuando escucho las palabras ‘Universidad Nacional Autónoma de México’, lo primero que viene a mi mente es agradecimiento y orgullo, nuestra Universidad es muy generosa”.

Foto: Archivo Aunam










Bookmark and Share

0 comentarios: