lunes, 31 de marzo de 2014

DECLARACIONITIS Y VICTIMIZACIÓN: ENEMIGOS DE LAS HISTORIAS COMPLEJAS

Por Yari Jazmín Torrijos Orozco
México (Aunam). En un país donde predomina la corrupción política, la apología de las desgracias y la sensiblería, construir historias que conmuevan y abarquen los tópicos violencia, narcotráfico, migración y muerte resulta fundamental. Con esa premisa, los periodistas Thelma Gómez Durán, Humberto Padgett y Lydiette Carrión discutieron acerca de las dificultades que implica la construcción de este tipo de historias, ello dentro de la mesa “Violencia, narcotráfico, migración y muerte: historias difíciles de contar”, perteneciente al Primer Encuentro Universitario de Periodismo Digital de la UNAM.


La integrante de la red de Periodistas de a Pie, Thelma Gómez Durán, enfatizó, durante su charla en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, que en la década de los años setentas el periodismo actuó como vocero del poder económico y político. En otras palabras, hizo propio el discurso de la declaracionitis, aquél en donde dominan las expresiones “dijo, señaló, comentó y mencionó”, sin que exista un verdadero análisis de por medio.

No obstante, la también egresada de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales opinó en cuanto a los manuales de periodismo, la pirámide invertida y la declaracionitis, “a veces estos métodos se quedan bastante cortos y no permiten ir más allá. En otras palabras dichos métodos, funcionan, sí, para hacer boletines de prensa; funcionan, sí, para hacer notas, pero yo creo que realmente no funcionan para ir a explorar la realidad de un país, la realidad de una sociedad”.

Desde su punto de vista, señaló, el periodismo que permite apostar a ser un bien para encontrar la verdad es el de investigación y el narrativo. El primero porque busca datos y no solamente se queda en una simple transcripción de entrevistas en donde las víctimas cuentan su historia o, peor aún, en donde se les victimiza aún más, al no darles contexto y solamente presentando una historia sensiblera que apela a la compasión del lector.

Respecto al periodismo narrativo, agregó, la crónica es lo que permite encontrar mayores matices a la realidad, darle un panorama, abrir el lente y no sólo mostrar un pedacito de eso que vemos, sino tratar de abrir el lente un poco más y buscar respuestas a esas verdades que tanto se investigan, porque tampoco es que los periodistas sean portadores de la verdad, sino todo lo contrario “están buscando esos elementos que les permitan a los lectores tener más información para tratar de entender la situación en el país”.

En tanto, la especialista contra la violencia de género, Lydiette Carrión remarcó “es muy importante evitar la sensiblería a la hora de contar historias dramáticas y desgarradoras, porque si no se pierde el sentido de contarlas. De ahí que quiera retomar, lo que dice Thelma, respecto a que es necesario comprender los matices de cada historia”.

Y es que “las víctimas no necesariamente cuentan la verdad, sino todo lo contrario, cuentan su verdad. Por eso yo tengo que ser lo suficientemente empática para entender que las personas están desgarradas y, al mismo tiempo, poseer la suficiente frialdad para comprender que varios elementos de su versión se encuentran distorsionados”.

“Mi chamba es confrontar y armar un rompecabezas, sin victimizar a las personas que se abren y me cuentan su historia. Para ello evito los adjetivos innecesarios y trato de comprender los matices. Asimismo, intento contar con la mayor cantidad de fuentes posibles, pero siempre teniendo en mente que cada una de dichas fuentes no tiene la verdad absoluta”, finalizó Carrión.

Por su parte, el Premio Nacional de Periodismo 2012, Humberto Padgett agregó “creo que un reportero debe de aspirar a que su trabajo, sus textos o sus entrevistas se conviertan en referente dentro de algunos años o dentro de algunas décadas, para que los historiadores puedan regresar a ese momento y analizar lo que estaba ocurriendo”.





Bookmark and Share

0 comentarios: