jueves, 3 de abril de 2014

9 NIVELES DE EDUCACIÓN, 12 IMÁGENES BAJO INTERPRETACIÓN

Por Yazz Rodríguez
México (Aunam). El artista plástico Juan Gómez, exhibe su obra de arte dentro de la Facultad de Psicología, en los alrededores de la Sala de Lectura a un costado de la Biblioteca. Una serie de 12 cuadros, que se conforman por imágenes diferentes en dónde resaltan colores muy vivos como el verde, rojo, azul celeste y amarillo, pero en su conjunto todas tienen una relación con la naturaleza, los senos, el origen de cada ser humano y como estos elementos son cambiantes, al igual que las facetas lunares.

La serie se llama Educación 9 veces. El artista explica en el primer texto curatorial, que cada nivel de educación va formando al ser humano hasta cumplir un proceso identitario, en dónde influyen muchos aspectos del entorno de cada persona. La educación número 1, consiste en la distinción de lo estético, lo bello y lo feo que existe; el cuál representa nuestro primer acercamiento con la realidad, y como el arte esta presente en nuestra vida desde el primer momento.

Posteriormente, debe existir una formación de apreciación, carácter y personalidad, sin dejar a un lado, el hecho de que lo social siempre va a determinar al individuo y el como un grupo de personas llegan a emanciparse.

Resulta complicado imaginar como un proceso social que vivimos día a día, pueda representarse de manera metafórica en una pieza de la serie perteneciente a este artista plástico. No obstante, la magia del arte y las imágenes, consiguen atrapar nuestra atención en un mundo de significados e interpretaciones.


“Educación 3 y 4”, las facetas lunares que representan el crecimiento del ser humano en los ámbitos y diferencias entre lo estético y lo artístico. Educación para y por el arte, en 5 y 6, para llegar al 7: aprendizaje de habilidades, técnicas, aprehensión de conocimiento y el momento clímax para plasmar todo lo acumulado anteriormente.

Llegar al momento de la creación, es una de las actividades que nos logra definir como seres humanos, ya que ahí es cuando logramos materializar nuestra percepción, imaginación y expresión sensorial, cultural e intelectual en un solo momento.

Y es precisamente este nivel número 8, el que nos conduce al siguiente, el 9, en dónde, las habilidades y conocimientos son potencializados para un mayor desarrollo y trascendencia. La culminación y objetivo del ser humano como individuo y participante social.

Resulta imperdible, esta muestra de arte plástico; pues con ella se puede generar un ejercicio de reflexión de las facetas lunares como reflejo de los ciclos en los que se encuentra inmerso el ser humano de manera constante y permanente.







Bookmark and Share

0 comentarios: