viernes, 5 de abril de 2013

PUMAS MÁS FIERA QUE LINCES

Por Cristoper Jair Enriquez Medina
México (Aunam). El encuentro de fútbol americano entre Pumas Oro y Linces de UVM de la cuarta jornada de la Temporada 2013 de la Liga Intermedia de la ONEFA, comenzó con gran algarabía, canticos y goyas por parte de la porra local que alentaba a sus jugadores en el estadio de prácticas Roberto “Tapatío” Méndez.

Los jugadores del equipo del Pedregal en el primer cuarto eran dominantes y superiores al equipo contrario, con ataques terrestres penetraban a la línea defensiva de los Linces, no solo se apoderaban del balón, sino del tiempo y del encuentro.


La primera anotación de los auriazules llegó tras la insistencia de mover el balón mediante sus corredores y en un engaño de lanzamiento del quarterback Rafael Arenas, éste entregó el esférico a su compañero Jorge Jiménez que eludió por la banda derecha a la defensiva y entró a las diagonales para poner la pizarra 7-0.

En la banca puma era todo alegría, el roster del equipo se daba abrazos, mostraban sonrisas, gritaban de euforia y no se hicieron esperar los golpes en los cascos como parte del festejo. Mientras que en la banca del equipo rojo se notaba lo contrario, es decir, desconcentración y preocupación por la rápida anotación del equipo local.

Concluyó el primer cuarto y dio inicio el segundo, no había cambiado mucho el equipo de Linces, Pumas seguía con su línea ofensiva en el césped de juego, sin embargo el ataque de los locales se encontraba mermado porque ahora movían el balón por el aire y los lances de su mariscal no eran del todo precisos.

No obstante llegó el primer enojo Ulises Gutiérrez, head coach de Pumas y este se dio cuando la escuadra que representa a la Universidad del Valle de México por conducto del número 48, Luis Miguel Gutiérrez interceptó el esférico a la ofensiva de los auriazules.

Sin embargo la gran jugada del defensivo lince no tuvo mayor penetración, porque la defensa de los de azul y oro se cuadró y se fajó para impedir que Linces apareciera en el marcador.

La afición traía más que la pila puesta, ni con el los rayos del sol de las 12 del día paraban de apoyar a los Pumas, cada jugada era aclamada aunque fuera errónea, los adultos parecían niños con juguete nuevo, no escondían su euforia mientras que los niños ocupaban el lugar de los señores, es decir, atentos a cada una de las jugadas sin perder detalle de lo que pasaba entre los dos equipos.

Los locales volvieron a hacerse presentes en el marcador con un pase de 12 yardas de Rafael Arenas hacia su compañero Óscar Hernández, con la ventaja de 14-0 se terminó el segundo cuarto.

Después del descanso y de los regaños del entrenador del conjunto de los Linces, el equipo vestido de rojo salió a atacar, se apodero de un poco más del balón, mientras que Pumas concedía el ataque de sus contrarios. Después de varios intentos fallidos el equipo de la UVM por fin se acercó en el marcador, al realizar un touchdown que ponía el marcador 14-7.

Ulises les pedía a sus muchachos “piensen en equipo y no cometan mas errores” pues los castigos se habían apoderado de la ofensiva de Pumas y en vez de avanzar retrocedían.

Dentro del mismo desarrollo del tercer cuarto la intensidad del encuentro había disminuido, el partido se volvió más ríspido, con mucho choque y con avances terrestres por parte de los dos equipos pero que no surgían efecto.

Pero Pumas volvió a mover el marcador y reanimó a su afición que sin algarabía ya se encontraba a la expectativa del partido, esta vez, solo fueron tres puntos para el equipo de casa, por conducto de Carlos Soria, quien anotó un gol de campo de 29 yardas.

Con eso sentenció el partido 17-7 pues el último cuarto solo fue de puro trámite para Pumas Oro. La afición salió contenta pues su equipo había derrotado a Linces. Por último se realizó el cantico al Himno Universitario de la UNAM entre los jugadores y la afición que marcó el cierre de la victoria.








Bookmark and Share

0 comentarios: