viernes, 5 de abril de 2013

DEMOCRACIA INFORMATIVA, EL FIN DE LOS MONOPOLIOS

  • La Reforma busca democratizar las telecomunicaciones: senador Rodríguez Preciado
Por Claudia Islas
México (Aunam). Si nos invitaran a pensar cuál es la mejor opción en productos como refrescos, cigarros, ropa, relojes, telefonía, automóviles, computadoras, celulares, etc., el resultado será la marca que se posiciona en nuestro inconsciente, la que nos vende la televisión, ya que de esta manera, es como se ha ido educando a la sociedad.

Ante dicha situación, la Reforma a la Ley de Telecomunicaciones, propone acabar con el llamado “secuestro de la voluntad”, aseguró en conferencia el senador del Partido Acción Nacional (PAN) Jorge Luis Preciado Rodríguez.


En la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, el secretario de la Comisión de Radio, Televisión y Cinematografía del Senado de la República refirió el libro Homo videns Sociedad Teledirigida (1997) de Giovanni Sartori para abordar el tema: “los medios de comunicación son un poderoso aparato educativo, por lo tanto, niños y adolescentes, dedican 287 minutos al día frente a un televisor. En el país, la mayor parte de los hogares dedican en conjunto 577 minutos por día, a consecuencia de ello, el televisor va generando cierta opinión, que nos hace aceptar ciertas verdades como absolutas, aunque no lo sean”.

A este hecho se le conoce como adoctrinamiento, los regímenes totalitarios funcionan con base en la doctrina, para crear cierta ideología. “Se debe analizar el fenómeno, ya que las personas desde antes de aprender a leer y a escribir, el televisor les va diciendo como es el mundo, y el niño no tiene la capacidad de decidir, sólo lo asimila, no ejerce una opinión real”, puntualizó el senador.

La falta de regulación en los medios de comunicación, de competencia y calidad en los contenidos, ha sido problema histórico en este país, a consecuencia de esto, la Cámara de Diputados aprobó la reforma a la Ley de Telecomunicaciones, que busca regular a los medios en México, ya que nos encontramos en la era digital, y por ello, se debe tener un mayor compromiso por reglamentar los principales monopolios en el país.

Preciado Rodríguez hizo hincapié sobre el problema de fondo, la opinión pública, y en que la forma de pensar está íntimamente ligada con las telecomunicaciones. Lo que se trata de resolver en el Senado es la libertad de obtener información veraz, la libertad para decidir qué es lo que uno quiere.

Mencionó que las personas eligen por medio del voto libre y directo, pero el problema es, qué tipo de información tiene el individuo para tomar dicha decisión, “existen dos sistemas para manejar a los medios de comunicación; los sistemas totalitarios y los sistemas democráticos, el sistema totalitario, lo que plantea es el control del Estado y de todos los medios (la televisión, las radiofusoras, los medios impresos y actualmente las páginas de Internet), hay páginas en China y en Cuba que no se pueden acceder, porque están controladas por el Estado, ellos deciden qué páginas puede ver la población y qué, no. También tienen el control de los celulares, porque transfieren audio, imagen , videos y datos”.

El celular se ha vuelvo un instrumento controlado por los Estados totalitarios haciendo circular noticias que aparentemente son correctas y que en un instante pueden destruir la reputación de un sujeto. Aunado a esto, recordó que México tiene de historia una democracia dirigida, en la cual por muchos años no se elegía a una persona, sino a un partido y el Estado trato de simular una democracia, controlando los órganos electorales, al ejercito, la presa escrita, la televisión y las radiofusoras.

Todo el sistema funcionaba en perpetuar el poder en un sólo grupo que controlaba al país, y dentro de ese sistema el Estado daba concesiones basadas en función de “amistades”, y al final lo que provocó fue que tuviéramos máximo cuatro empresas.

“Dos empresas controlan el 98 por cierto de lo que ven las personas en sus hogares; Televisa y TV Azteca, otra que controla 80 por cierto del mercado en celulares, y el 88 por ciento en mercado de telefonía. En nuestro país el 30 por cierto tiene acceso a Internet y el 70 por ciento no tiene acceso, en ese 70 por ciento, el candidato del PRI fue ganador en las elecciones, y el 30 por ciento el voto fue diferencial para los demás candidatos”. Para el político panista, esa es la diferencia entre el estar bien o mal informado, entre que alguien monopolice la opinión pública, por ello, el factor importante es que las personas no sólo se informen a través de la televisión.

Con la llegada de la democracia, las televisoras comenzaron a ver que era un buen negocio y comenzaron a vender los comerciales y los infomerciales para generar cierta imagen a su candidato.

El senador del PAN explicó que con la Reforma, se manejará la información por medio de más competidores, más personas que hagan televisión, radiofusión, telefonías y así, entrar a la sociedad de la información, que nos permita seguir decidiendo de manera libre y directa pero informada, “el resultado será diferente si todas las personas tienen acceso a generar su propia información y a utilizar las concesiones que les otorga Estado para poder llevar esa información que consideran verdad a otros individuos”.

Señaló que se tienen a tres jugadores en la escena. El primero, la empresa privada que son los monopolios; Televisa y TV Azteca; el segundo, el Gobierno que tiene el canal 11 y el 22, que no llega ni al 2 por ciento del mercado, pero hay un jugador que no aparece: la sociedades o agrupaciones sin fines de lucro.

El Estado le debe de dar concesiones a las agrupaciones sin fines de lucro de manera gratuita para que puedan promover temas de interés social. En el país, hay otro jugador: el 10 por ciento de la población es indígena, éste sector también desea promover sus costumbres y tradiciones, religiones y lenguajes, pero no les alcanza para comprar una concesión de radio, entonces el Estado debe de atender a esos 12 millones de personas para que puedan tener acceso a una concesión y tener una radio comunitaria.

Actualmente existen 200 radios comunitarias, pero el Estado, a través de la Secretaría de Gobernación, las está cerrando porque es un delito. La idea es reconocerlas, “así tendremos a los cuatro jugadores; el Estado, la Empresa Privada, las Asociaciones sin fines de lucro, y las Radios Comunitarias”.

Reiteró lo que plantea la Reforma: “se trata de abrir el mercado en la televisión y que exista una cuarta cadena. Se tiene que mejorar la calidad de los contenidos, y para ganar las concesiones, en primera instancia no dependerá del dinero, sino de la evaluación de éstos proyectos de nación, incluyendo en la competencia a los extranjeros con un 49 por ciento, y en telecomunicaciones (teléfono y celular) 100 por ciento”.

Puntualizó que el Presidente de la República no tendrá la voluntad de dar concesiones, para ello se creó el Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel) que tiene autonomía constitucional, no depende de ningún poder, él dará, quitará y sancionará a las empresas”. El senador esclareció que las personas que deseen tener una concesión participarán en las licitaciones para ver si el Ifetel se las otorga, sin influencia de nadie, para no partidizarse como ocurrió con el Instituto Federal Electoral (IFE).

Se establece en la Constitución el derecho a ser informados, así como el derecho de réplica por parte del ciudadano y protección a periodistas. Se otorgará Internet gratis, derecho al espectro radioeléctrico, banda ancha, los sistemas de radiocomunicación y telecomunicación por partes iguales y nadie podrá controlar más del 50 por ciento de mercado, sino entrará el Ifetel y prohibirá monopolios.

Para el 2015, México contará con mejores servicios, mayor calidad, reciprocidad e inversión entre los países, se desocupará el sistema analógico para pasar al digital subsidiando a las televisoras análogas, para así entrar a la nueva era digital, concluyó el senador.

Foto: Comunicación Social del Senado de la República.







Bookmark and Share

1 comentarios:

hector dijo...

me parece muy propositive esta columna, en verdad los felicito!