viernes, 5 de abril de 2013

LA SANTA MUERTE: UNA DEVOCIÓN DIFERENTE

Por Maricela De la cruz Rodríguez
México (Aunam). Las calles lucen tranquilas, uno que otro joven transita por ellas y de repente una moto pasa a toda velocidad como no queriendo dejar huella de su presencia. Un carro color plateado le hace segunda con la música a todo volumen. Pareciera ser que todo es como siempre, que nada nuevo pasa en las famosas calles del Barrio Bravo.

Metros más adelante, todo cambia. De repente hay más personas, unas ríen en compañía de amigos, otras prefieren sólo observar a quien pasa por ahí. A pesar de que hay locales de comercio establecidos, los puestos de comida no pueden faltar: papas, hot cakes y otros antojitos son ofrecidos a los visitantes.

Una historia que se vive el primer día de cada mes

La anfitriona del día de hoy está vestida de blanco con bordes dorados, con una mirada y pose imponente luce su cabello negro como el ébano y tan largo que le llega a la cintura. De su cuello, dos crucen de oro cuelgan, una es más grande que otra pero ambas denotan que son de varios quilates.

El aroma de las docenas de arreglos florales que están colocados unos metros más adelante no se puede percibir debido al olor a marihuana que inunda el ambiente. Custodiada por varios hombres que repiten constantemente ¨De rapidito gente, de rapidito¨ posa para aquellas personas que hoy se han tomado la molestia de venir a visitarla.

Una fila de personas, que está delimitada por una cerca de color blanca, espera paciente su turno para poder tomarle una foto, para que les dé su bendición. Entre sus brazos, cada uno de los devotos de la Santa Muerte lleva una réplica de escala menor de la festejada, la cual, se encuentra en una pequeña capilla de color blanca que como techo tiene varias láminas y que está adornada con flores de plástico del mismo tono. En su interior, detrás de un enorme vidrio, varias figuras y cuadros alusivos a la muerte la acompañan.

Avanzar de rodillas hasta llegar a la figura principal parece no importarles a las personas; algunos sudan, otros simplemente hacen muecas de dolor y en cada pausa reúnen las fuerzas necesarias para continuar. A su alrededor, algunos regalan hojas que contienen oraciones, otros obsequian camisas, rosas o dulces. Todos los regalos son un agradecimiento por algo que le pidieron a ¨La Niña¨ y que se los cumplió.

Tepito hoy tiene más visitantes de lo normal, en especial la calle de Alfarería que se ve abarrotada de gente que como cada primero de mes viene a visitar a ¨La Flaca¨. A partir de la calle de Panaderos y a lo largo de dos cuadras, los incondicionales seguidores de la Santa Muerte caminan observando las figuras de la misma que están colocadas en el piso, cada una de ellas encima de una franela, una base de madera o un carro. A sus pies, hay flores, dulces, agua, otras imágenes de santos, incluso bebidas alcohólicas. Las hay de todos tamaños y de casi todos los colores.



Hay varias que sobresalen, en especial la que se encuentra enfrente de una camioneta negra que con letras doradas lleva la palabra Funeraria. Tiene una estatura de aproximadamente 1.60 metros, se observa imponente con su vestido amarillo y un abanico en la mano, el cual, pareciera estar de más ya que la temperatura no es para nada calurosa, son las seis de la tarde y el cielo luce como queriendo avisar que una posible lluvia se acerca.

Todo gira en torno a ¨La Niña¨, las personas que caminan por la calle de Alfarería llevan en sus manos su figura, incluso los más pequeños de 8 o 9 años la cargan con especial cuidado. Algunos llevan una botella de mezcal y un spray de diferentes colores, ya que cada uno tiene un significado especial que simboliza dinero y protección contra las malas vibras. ¿Puedo? es el cordial saludo que se escucha entre los devotos y a continuación rocían la imagen con el mezcal, o el spray y siguen su camino.

Persignarse delante de la causante de su devoción es un honor para quien lo hace, su expresión, es de respeto. Se acercan, piden permiso para poder rociarle mezcal o sólo dejarle un pequeño detalle a aquellas que se encuentran en el piso, a continuación sólo le dicen al dueño de cada Santa Muerte ¨Qué bendiga tu camino siempre¨.





Bookmark and Share

0 comentarios: