martes, 18 de septiembre de 2018

SISMOS EN MÉXICO, EXPLICACIÓN A TRAVÉS DEL TIEMPO Y LA CULTURA

Por Eduardo Patiño
Ciudad de México (Aunam). La maestra e investigadora Claridad Cárdenas Monroy expuso, en la conferencia de especialistas: Sismología y el Servicio Sismológico Nacional, que a través del tiempo y las distintas culturas, se ha intentado explicar la causa de los movimientos telúricos.


Ante el público del Museo de la Luz habló de conceptos culturales, como la leyenda india que afirma que la Tierra está posada sobre cuatro elefantes que a su vez están sobre una tortuga, que al moverse provocaban los temblores.

“Los sismos ocurren debido al calor interno de la Tierra, que se propaga al exterior”, afirmó la maestra del Instituto de Geografía de la universidad. También explicó que el movimiento de las placas tectónicas, y los choques entre éstas, es provocado por el fenómeno de convicción.

Comparó esto con lo que sucede al hervir agua, y cómo el calor de la estufa empuja el agua hacia arriba del recipiente, trasladando el agua superior hacia abajo. “Eso mismo sucede con los materiales del interior de la Tierra, empujados por el calor del núcleo”, aseguró.

Caridad Cárdenas aclaró que este conocimiento es perceptible gracias a los sensores de ondas sísmicas, que funcionan cómo ultrasonidos, por lo que les es posible conocer el funcionamiento y características del interior de la Tierra, sin necesidad de haberlo visto.

“Los sismos son generados en los límites de las placas tectónicas”, explicó la investigadora. Concretó que la superficie terrestre está dividida por 16 placas, y México está localizado en una zona donde interaccionan cinco de éstas y es por ese motivo que tiembla constantemente.

La maestra expuso que la placa de Cocos, ubicada al sur de la república, al hundirse bajo el borde de la placa de Norteamérica, causa de una liberación de fuertes ondas sísmicas que provocan los temblores como el del 19 de septiembre del 2017.

Afirmó que en promedio hay 50 sismos en el país, pero por su poca fuerza son imperceptibles para las personas. Confirmó que el año pasado se registraron 26,413 sismos en México.

Desmintió la creencia de que, en las últimas décadas, hay más sismos que antes: “La cantidad de sismos, a lo largo de 100 años en México, se ha mantenido relativamente pareja. Hay épocas cuando tiembla más que otras, pero no es que esté temblando más que antes”.


Explicó que lo que sucede es que ahora la red de servicio sismológico se ha ampliado, lo que le ha permitido detectar más sismos que antes. Caridad Cárdenas añadió que esta red continúa creciendo.

También desmintió la creencia de clasificar a los sismos como oscilatorios o trepidatorios. Comentó que el Servicio Sismológico Nacional no utiliza ninguna de estas clasificaciones desde hace casi 100 años. Y es que los sismos “se mueven para todos lados” no necesariamente de manera horizontal o vertical.

Caridad Cárdenas afirmó que “no existen los desastres naturales”, pues son provocados por el descuido de las personas, puso como ejemplo la mala planeación de edificios construidos en la zona del antiguo lago de Texcoco de la Ciudad de México, pues en esta zona los movimientos telúricos se amplifican hasta 20 veces.

Añadió que los edificios destruidos el año pasado, habían sido hechos con base en el reglamento de construcción anterior, y que las reglas actuales cubren estos puntos para evitar este tipo de tragedias.

La investigadora aseguró que “es el sueño de todo sismólogo el poder predecir un sismo” pero en la actualidad es imposible.











Bookmark and Share

0 comentarios: