lunes, 13 de mayo de 2013

SERRAT Y EL ENFRENTAMIENTO CON LA VIDA, DETERMINAN LA OBRA DE OMAR OLVERA

Por Alan Osornio Velázquez
México (Aunam) Las luces se encienden de manera intermitente, las notas musicales bajan de intensidad, el telón cae y los aplausos de pie por parte del respetable le dan más color a “Barquito de Papel”, musical sobre México 68.

El inicio de lo que hoy el público observa sobre el escenario, se dio hace cuatro años, cuando el entonces estudiante de diseño gráfico, Omar Olvera, tuvo que presentar un proyecto escolar.

“Empecé a mediados de 2009 cuando aún era estudiante de la Escuela Nacional de Artes Plásticas (ENAP). Empezó como una idea para hacer un proyecto escolar, el tener una obra original de la cual se pudiera hacer el análisis para presentar el proyecto gráfico”.

Sin embargo, Omar jamás pensaba que, años más tarde, aquel texto tomaría forma y se presentaría en Ciudad Universitaria:

“Empezó con mis ganas de oírla, de juntar a un amigo que es arreglista y compositor a que hiciera los arreglos de la obra, después invitamos a amigos cantantes y actores a que leyeran nuestro libreto, posteriormente se unió Florianne que está empezando la casa productora VMusic para promover esta parte artística para la nueva generación”.

El nombre, explica el guionista y actor de la obra, tiene un significado nostálgico donde se añora la niñez:

“El nombre es por la canción de Serrat, una de mis favoritas. Yo crecí con la música de Joan Manuel Serrat y el nombre viene porque, durante todo el proceso de escribir la obra, me di cuenta de que crecer es muy difícil y que enfrentarse a la vida real es algo muy complicado por el momento en el que nos encontramos social y políticamente hablando”.

El ensamblar la letra de las canciones de Serrat con la trama de “Barquito de Papel”, confiesa el actor, representó un reto para el equipo de producción a cargo de Florianne Valadez:

“La obra ha tenido muchísimas modificaciones desde que empezamos a trabajar la música. Vimos que teníamos partes de canciones que no coincidían con la historia, entonces fuimos eliminando frases para no traicionar la trama y que las emociones de los personajes fueran de la mano con las escenas”,

A pesar de que el camino no ha sido nada fácil, Omar Olvera sabe que lo importante por ahora es no dejar el proyecto y llevarlo más allá del plano universitario:

“A lo que nos queremos enfocar es a crecer la obra, creemos que aún estamos en un plano universitario y la idea es volver esto mucho más profesional, que pueda dar ingresos para toda la gente que trabaja en el proyecto, porque todos los que están aquí no es por dinero sino por gusto y emoción”, finalizó.





Bookmark and Share

1 comentarios:

El Cajón dijo...

La nota me parece muy buena pues hace un seguimiento de lo que pasa y se siente detrás del telón.

Deja en claro, con cada declaración, el proceso para llegar a Barquito de papel y en lo personal me transmite los sentimientos de los actores.