lunes, 8 de abril de 2013

PRESENTA ARTURO TREJO A LA SOMBRA DE LAS LETRAS

Por Itzel Cervantes
México (Aunam) Emotividad y recuerdos fueron los acompañantes principales de la presentación del libro La sombra de las letras de Arturo Trejo Villafuerte. La lectura es una sistematización que nos lleva a la reflexión, la idea del libro tiene un fin pedagógico, que los jóvenes se acerquen a la literatura a conocer viejos autores, compartió el poeta y periodista en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales.

La sombra de las letras, recopilación de ensayos sobre literatura mexicana y experiencias personales del autor, hace mención a trabajos de grandes escritores como Juan José Arreola, Manuel Buendía, Julio Scherer, Parménides García. La presentación se llevo a cabo.

¿Y qué será presentar un libro?, preguntó Froylán López Nevaréz en su participación. Presentar un libro es que la gente sepa la labor de quien tuvo la locura de soñar y creer en el acto de escribir; además es un acto de vanidad para satisfacer el narcisismo del autor, refirió el periodista y también profesor de la facultad.

La poeta Lucía Chávez Rivadeneyra, al hacer una breve sinopsis del libro, dijo: habla de los maestros, los amigos, la escritura, la lectura, está hecho para el alumno; recapitula la pasión por la palabra, una de las claves de la lectura.

Desde el título, Leer en las sombras, las palabras nos transforman, sentir el arte… saber el arte… conocer el arte… Después de leer, ya no somos los mismos, expresó la escritora.

Alberto Dallal Castillo dijo que cualquier escritor que comienza a publicar no solo aporta algo que van a leer muchos o pocos lectores, sino historias, a su parecer, una de las mejores cosas que hace el mexicano.

Trejo Villafuerte nos ofrece en suma, un libro espeso por el número de autores y personas que menciona. Hasta cierto punto viene a recobrar lo que dice Platón “nunca se puede dejar de saber, lo que se sabe”, agregó Alberto Dallal.

No piensen en ser brillantes reporteros, escriban libros, escriban crónicas, poemas, escriban, ¡escriban! ¡Lean!, fueron las palabras del cierre del poeta Hidalguense.





Bookmark and Share

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Si sólo quiero comentar que el último párrafo está mal citado. No lo dije Artura Trejo, lo dijo Ignacio Fuentes Trejo ;)