miércoles, 10 de abril de 2013

SIN SORPRESAS, ANTE UN “CHOQUE LAMINERO’’

Por Carlos Sigfredo Vargas Sepúlveda
México (Aunam). La maestra en Derecho, Andrea Castro Ruiz, dictó la conferencia El daño culposo con motivo de tránsito vehicular. ¿Qué hacer en caso de un choque laminero?, con el propósito de eliminar los mitos alrededor de los accidentes de tránsito que hay en el Distrito Federal.

El evento, moderado por el maestro en Derecho, Agustín Báez, contó con la presencia del perito y licenciado en criminalística, Ricardo Quezada Estrada.

En la Ciudad de México, seis de cada diez impactos entre vehículos son denominados ‘choques lamineros’, es decir, accidentes en los que no hay víctimas, solamente daños materiales. “Son pan de cada día. A pesar de ello, no sabemos qué hacer cuando nos ocurren”, aseguró Castro Ruiz.

Los ponentes trataron de crear consciencia en la audiencia en caso de sufrir un ‘‘choque laminero’’, para que no dejen sorprender por los mitos que rodean a dichos percances.

‘‘No siempre que te detengan por un choque terminarás en el ministerio público. En algunos casos puedes enfrentar a un juez cívico’’, sentenció Castro. Respaldada en la Ley de Cultura Cívica del Distrito Federal, agregó “¿En qué casos?, el artículo 15 señala cuatro: cuando los involucrados no hubieran consumido alcohol, al no abandonar a la víctima, sin fuga por ninguna de las partes y cuando no hay lesiones físicas”.

Según la maestra en Derecho “no hay que recibir dinero después del choque”. “No sabemos si tenemos una lección fuerte. Sí hay justicia en México, debemos esperar”.

“El problema es que no conocemos la ley: un joven tuvo un accidente y me tocó atenderlo. Todavía no se hacía el peritaje y él repetía ‘tendré que pagar’. Yo le decía que se calmara. Se dio el dictamen y el muchacho recibió dinero, en lugar de pagar. Solamente hay que tranquilizarnos”, narró la maestra.

“Uno de los mitos más grandes que debemos dejar en los cajones es que el que pega paga. Antes se debe hacer la averiguación, no caigan en este error”, expuso el perito Ricardo Quezada.

“El principal problema es la honestidad de la gente. En las averiguaciones nadie te dirá ‘sí, yo me pasé el alto y le pegué’. Ante esto, siempre será necesario esperar la investigación de los peritos para determinar la culpabilidad de alguna de las partes”, agregó Quezada.

“Conozcan la ley y no se dejen sorprender” fue la idea con la que cerraron los ponentes. El encuentro ocurrió en el auditorio Benito Juárez de la Facultad de Derecho.






Bookmark and Share

0 comentarios: