lunes, 8 de abril de 2013

LA NATURALEZA DE UNA CERAMISTA

Ma. Renata González Tarragona
México (Aunam). En un disfrutable sábado primaveral, al atravesar el fresco e iluminado umbral del Centro Cultural Coreano, aparece en la sala de exhibición la elegante, despierta y serena figura de Marcela Kim, ceramista coreana, ella siempre pendiente de las piezas que conforman Tierra y fuego, demostración de su arte y sus raíces.

Acompañada por su esposo y su hija Ji Won, pide ayuda de la joven como traductora, pues se le complica comunicarse en español, y así Marcela, o Mi Hyun, su nombre coreano, teje su historia y comparte su pasión al tiempo que reposa en un cómodo asiento y bebe un revitalizador café, antojo del mediodía.

Estudió la carrera de Cerámica en su natal Corea del Sur, contrajo matrimonio con Marcelino Moon y gracias al trabajo del mismo han residido en México por 18 años, edad de nuestra interlocutora y su primogénita (tiene una hija menor ausente en la visita). Actualmente sigue instruyéndose en el Centro Cultural Moa A. C. Colegio de Arte y Ciencia de la Vida en Toluca, Edo. Mex.

Madre e hija, de piel aperlada y pequeños ojos rasgados, complementan en una amena plática las vivencias de la primera, ríen cuando una no entiende una pregunta o cuando otra no puede traducir una palabra, intercambian miradas y prosiguen explicando que al no existir talleres coreanos, la artista optó por prepararse en ese colegio.

Moa es una institución de origen japonés. Ahí se imparten cursos de arte floral (korinka), ceremonia del té, filosofía de la vida y energía y cerámica, abalada por la SEP. En opinión de Marcela Kim cuentan con una gran variedad de materiales y con amplios talleres para trabajar, sumado a sus bellos espacios naturales se convierte en el lugar perfecto para su desempeño.

Luego de tres años de carrera en su escuela, la ceramista continúa con sus estudios pese al viaje de 50 kilómetros a emprender de su casa hacia ese punto, asiste tres veces por semana y dedica gran parte de su tiempo a sus proyectos. Tal esmero se debe a su reto por perfeccionar el tono tradicional de la cerámica coreana, verde celadón, presente en vajillas y juegos de té elaborados por ella, cada uno en un periodo de seis meses.

“Nadie más ha hecho lo que mi mamá”, se vislumbra admiración en las palabras de Ji Won, quien coloca un mechón de su lacio cabello detrás de su oreja. En efecto, Tierra y Fuego es la primera exhibición de cerámica coreana en el país, así como la primera realizada por Marcela. Es un reflejo de su interpretación de la naturaleza y la inspiración que le provoca.


“Desde un árbol que veo o una flor, hasta el universo entero, todo a mi alrededor me impulsa a la creación de mis piezas”, en ese instante el viento resopla a través de la ventana y sacude el follaje frente al edificio al igual que su ondulada cabellera para reforzar y embellecer tal afirmación.

Cual entusiasta visionaria aprovechó que los ojos del mundo se posaron en Corea, resultado del éxito de PSY, “Gangnam Style”, y surgió la iniciativa de dar a conocer su trabajo con el fin de aportar un enfoque hacia la cultura coreana y su tradición. “Ya no sólo son chinos o japoneses, ahora ya saben que también habemos coreanos”, en las oportunas intervenciones de la joven traductora reluce la astucia tras sus lentes de armazón grueso.

Una ambición a futuro de la artista es contar con su propio taller de cerámica, donde disponga de espacio para expocisiones y venta de sus obras, así como para enseñar tan magistral arte. Espera que nazca en los mismos coreanos el interés por su cultura ancestral y por difundirla, pues asegura es éste el momento preciso.

Mientras tanto recibe con satisfacción la respuesta del público ante su exhibición. La cantidad de asistentes ha sido toda una sorpresa para ella. –Me siento muy honrada y agradecida con la gente de México por venir a ver mi trabajo-, sus delgados labios en un tono rojizo dibujan una discreta pero sincera sonrisa que deja en claro su intención de una segunda muestra de su talento con el apoyo de su familia, de un fragmento de Corea para los mexicanos.





Bookmark and Share

0 comentarios: