miércoles, 28 de abril de 2010

INSPIRAN ESTRELLAS A LA ARMONIA DE CIENCIA Y ARTE


  • Conmemora Julieta Fierro la Segunda Noche de las Estrellas
  • Exhortó a los padres y maestros para que se acerquen a la ciencia
Por Liliana Morán Rodríguez
México (Aunam). La doctora Julieta Fierro Gossman se presentó en el teatro del Museo de las Ciencias Universum para conmemorar la Segunda Noche de las Estrellas, vestida de bailarina de ballet con sus zapatillas y un chonguito, del que después confesó sentirse avergonzada. El tema anunciado era cosmología pero la doctora fue más allá, habló del Universo, estrellas, los planetas, la física, Galileo y todo lo que más pudo con su particular estilo.

El teatro albergó a más de 100 asistentes que emocionados esperaban ver su función a pesar de la intensa lluvia que se estaba dando en la Ciudad de México. Desde un principio repartieron boletos para una rifa y la doctora dio la bienvenida

Al presentarse justificó: “los objetos más estudiados son las estrellas porque los astrónomos tenemos la información por la luz que nos llega, los más brillantes son los más estudiados, así como al más galán, pero el universo para nosotros los astrónomos es todo, cada objeto es maravilloso: una estrella, una galaxia, un planeta, el conjunto también es extraordinario”.

La doctora es profesora de la Facultad de Ciencias, investigadora de tiempo completo del Instituto de Astronomía de la Universidad Nacional Autónoma de México, por tanto en un principio habló sobre la pasión de los astrónomos con el origen del Universo y la Teoría del Big Bang, la formación de las estrellas, planetas, galaxias y la materia.

Explicó la importancia de la Ciencia, pues simplifica las cosas, las hace útiles y ayuda a predecir qué va a pasar, “en el 2012 no va a pasar nada, no se preocupen, por eso la divulgación de la ciencia es como un mapa que nos ayuda a entender y conocer más y más cosas”.

Su modo peculiar de divulgar Ciencia la ha hecho una verdadera estrella que todos quieren ver, escuchar y disfrutar ya que logra armonizar perfectamente la Ciencia y las Artes dándole un toque especial para que los niños, jóvenes y adultos se vayan con las enseñanzas que ella transmite en una combinación de danza, diapositivas, objetos, figuras, juguetes y la participación del público en sus demostraciones.

Siempre con el apoyo de sus compañeras de danza, la doctora se dedicó a aventar libros, revistas y dulces para explicar la ley de gravedad, jalar un mantel con la mesa puesta sobre él para demostrar fuerzas de fricción, hacer flotar un globo gracias al aire caliente de una secadora de cabello para explicar cómo estallan las estrellas, girar, brincar, bailar para llamar la atención y mantener contento al público.


“La ciencia parece muy lejana a nosotros pero es aplicable a la vida diaria, la verdad, la verdad ¿Quién ha sentido que nos movemos a 3600 kilómetros por segundo hacia el cúmulo de viento? Nadie ¿verdad?, todos sentimos que la tierra es plana, esto lo sabemos porque nos lo machacan en la escuela hasta aprenderlo; pero, por favor, papás, nunca les digan a sus hijos ‘pobrecito, tienes que llevar matemáticas‘, ‘la física es horrible‘, shuu… por favor no les digan nada”, suplicó la profesora mientras guiñaba y sonreía.

Exactamente a la media hora hizo un intermedio para “armonizar el ambiente”, la compañía fase danza acompañó a la doctora en un ballet donde lograron lucir sus sonrisas y sus pasos más delicados, “para que vean que la Ciencia y el Arte no están peleados y aquí en la UNAM se puede, hay diversos lugares destinados a ello, si le gusta esto de la bailada vengan y aprendan no hay edad para disfrutar”.

Poco a poco regresó al tema de las estrellas “por cada estrella que veo en la noche hay mil objetos que están ahí que se descubren por la luz de éstas, pero la materia oscura es más abundante y no tenemos ni la menor idea de lo que son, como se componen o sus proporciones, es decir, nuestra ignorancia es enorme, vemos apenas el uno porciento”, confesó la doctora.

Finalizó con el tema de los universos paralelos, explicado con la ayuda de sus bailarinas que jugaban con pistolas de burbujas de diferentes tamaños, donde según ella, se explica el multiverso, unos dentro de otros; así mostró su esperanza de que el acelerador de partículas permita ver las 11 dimensiones que tiene nuestro universo: “Nos espera un siglo de descubrimientos extraordinarios”.

Al final de la función, Lourdes Estrada, madre de tres estudiantes, confesó: “casi siempre asisto con mis hijos a museos, conciertos y conferencias y la verdad luego me duermo, comprendo cuando me dicen que se aburren que no quieren ir y no puedo regañarlos si yo también me aburro, la culpa no es de ellos sino de los que enseñan”.

Jorge Martínez, padre de dos niños pequeños declaró “me gusta traer a mis hijos a este tipo de lugares, a mí me hubiese gustado que me motivaran más y como dice la doctora que no me hicieran odiar la ciencia”.

Karla Gómez, estudiante de secundaria, aseguró que “es la mejor conferencia a la que he asistido, nunca había visto a la física y la astronomía de una forma tan bonita, tan interesante y divertida, ojalá hubiera más maestros así”.





Bookmark and Share

0 comentarios: