miércoles, 28 de abril de 2010

GRAN LOGRO DE LA ÓPERA ESTUDIANTIL EN LA ENM


Por Ana Gabriela Espinosa De Mária y Campos
México (Aunam). Sólo se escuchaba el característico murmullo de una multitud de voces y se sentía la expectativa en el ambiente. De pronto, por la puerta lateral del escenario, apareció un niño delgado y con anteojos que con premura y una firme voz anunció a todo pulmón: “tercera llamada, tercera, comenzamos” dando inicio al espectáculo.

Comenzó así, en la sala Xochipilli de la Escuela Nacional de Música (ENM), la representación de Gianni Schicchi de Giaccomo Puccini. Basada en una historia referida brevemente en la Divina comedia de Dante Alighieri, Gianni Schicchi es una ópera cómica en un solo acto con una trama divertida e inteligente.

La función corrió a cargo de los estudiantes de canto que participaron del Curso intensivo para cantantes: Interpretación escénica profesional y en cuya dirección escénica se desempeñó la Maestra Agnese Sartori, experta en arte reconocida mundialmente.

Los estudios profesionales de Sartori abarcan desde la escenografía a la historia del vestuario teatral, la dramaturgia musical, la semiología de las artes, la estética y la dirección teatral. Enfocada también al estudio y realización del teatro ritual, bajo la vista de su carrera en antropología, ha enfocado mucho de su trabajo principalmente en culturas indígenas de México.

Igualmente se ha dedicado a la labor teatral, abarcando múltiples campos como el teatro clásico, el teatro contemporáneo, la coreografía de patinaje artístico, el teatro musical y el teatro ritual, especializándose principalmente en producciones de ópera. A la fecha es profesora permanente en diversos conservatorios italianos como el Conservatorio G. B. Martín de Bologna.

Al finalizar el evento, Sartori declaró: “Este tipo de cursos son muy útiles para los jóvenes que estudian canto, pues todos ellos tienen la entrega y la esperanza de formar una carrera teatral” y agregó “llegar a un escenario es el sueño de cada chavo pero significa toda una vida de estudios (…) yo quiero que estos jóvenes recuerden estos aplausos para darles la energía necesaria para afrontar los obstáculos que vendrán”.


Así, aunque con poco presupuesto, esta puesta en escena demostró ser un claro y satisfactorio resultado de uno de los tantos cursos y clases magistrales que se realizan constantemente en la Escuela Nacional de Música con el objetivo de favorecer la convivencia y el trabajo conjunto entre los distintos sectores de esta institución.

“Lo que estuvimos tratando de organizar con los alumnos y maestros, que muchas veces trabajamos de manera muy aislada, pocas veces de manera colegiada, fue empezar a organizarnos para que entre todos vayamos logrando concretar cosas mucho más sólidas, con más capacidad de proyección” explicó en entrevista para Aunam el Maestro Francisco Viesca Treviño, director de la ENM.

Al inicio del proyecto no estaba bien definido qué propuesta escénica se montaría, pues se había indecisión entre si montar una ópera completa, sólo una parte o montar partes de diferentes óperas. “Entonces platicamos con los profesores del Colegio de Canto, ellos estuvieron contentos, alegres y dispuestos a participar y a asesorar a sus respectivos alumnos para enfocarlos al taller".

"Ellos fueron los que eligieron esta ópera por las condiciones que tiene: es corta, pero al mismo tiempo una muy difícil, una ópera muy complicada y de mucho movimiento y al mismo tiempo estática, que no tiene cambios escenográficos, o sea algo realizable”, puntualizó el Maestro Viesca.

El escenario, diseñado por Yreh Morales Ruiz, fue simple pero con una decoración bien adecuada a la época descrita en la obra (alrededor del 1300) y que invitaba a la vista y a la imaginación. El sencillo, pero bien ideado vestuario, realizado por Cristina Vázquez, ayudaba con detalles comunes como unos guantes o un abanico a darle personalidad a cada personaje.

“Conseguimos, con muy pocos recursos, hacer esta propuesta que me parece muy bien lograda, muy interesante, con una escenografía y un vestuario adecuado a lo que nosotros podemos hacer y que no ha sido pues ni un problema, ni un conflicto de tipo financiero” señaló Viesca, “con poco hemos hecho, pienso yo, maravillas”.

Por su parte, Oscar Velásquez, joven barítono que interpretó al personaje principal Gianni Schicchi, confesó: “Es un orgullo formar parte de algo que organiza la universidad. Es muy placentero trabajar con compañeros que al igual que yo, a diferentes niveles, vamos empezando en esto echándole todas las ganas.”

La función fue un completo éxito entre el público, el cual no dejó de aplaudir y de lanzar flores al escenario mientras los actores se despedían y Agnese Sartori y el Maestro Viesca agradecían a todos los involucrados en el proyecto. “La obra esta muy bien preparada a pesar del poco presupuesto que se ve que tuvieron. Se ve gente muy talentosa ahí y probablemente en un tiempo veamos a algunos en grandes obras, ya no sólo aquí sino a nivel internacional”, manifestó Gabriel Ruiz, asiduo frecuente a los eventos de la ENM.

Por su parte, el director manifestó su orgullo y felicidad al ver el éxito que ha tenido el proyecto: “Estoy contento, muy contento de lo logrado y de ver el progreso que todos estos muchachos han obtenido y el ambiente tan agradable que hemos obtenido como una verdadera fraternidad académica”.

Al finalizar el evento y las ovaciones, se invitó al público a asistir a las próximas dos funciones de esta puesta en escena, que se llevarán a cabo el primero y el 15 de mayo de este año en el Anfiteatro Simón Bolívar del Antiguo Colegio de San Ildefonso en el Centro Histórico.





Bookmark and Share

0 comentarios: