jueves, 28 de mayo de 2009

BENEDETTI, POETA CON RESPONSABILIDAD SOCIAL

Por Teresa Noyola
México (Aunam). La gente se vuelve inmortal gracias a la palabra, gracias a la escritura, a la pluma; "ya veremos si él queda inmortal, tanto con sus obras como con su poesía”, refirió la catedrática Carmen Galindo, al hablar sobre las secuelas que podría traer a la literatura la reciente muerte del escritor uruguayo Mario Benedetti.

Galindo, catedrática en la licenciatura en Letras Hispánicas de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México, se refirió a la muerte del escritor como un hecho que les “llegó mucho”, debido a la importancia del trabajo de Benedetti en las letras hispánicas.

“Fue muy social y se metió mucho en todos los problemas políticos, pero haciéndolo de una manera muy teatral”, afirmó la maestra, quien resaltó la importancia del poeta no sólo para la literatura sino también en el ámbito social.

Era un ser humano comprometido con la sociedad al hablar en su literatura de revoluciones y dictaduras, apoyándolas y denunciándolas respectivamente, aseguró Galindo.

“Benedetti era un ejemplo apoyando a todas estas causas”, de esta manera la catedrática argumentó su gusto por las letras de este autor, además de puntualizar en la utilización de lo cotidiano para realizar obras extensas.

El escritor uruguayo fue exiliado y salió rumbo a Argentina en 1973, para después ir a Perú y posteriormente a Cuba en 1973; no fue hasta 1883 que regresó a su país.

El poeta, quien falleciera el pasado 17 de mayo, no sólo se dedicó a la literatura, sino que también fue fundador del Movimiento de Independientes 26 de marzo, que después fue a formar parte de la coalición de izquierdas Frente Amplio. En 1972 publica una compilación de sus columnas divulgadas en el semanario Marcha, al cual permaneció 24 años.

Entre la vasta cantidad de novelas, poemas, ensayos y cuentos de Benedetti sobresalen Pedro y el capitán, Gracias por el fuego y La Tregua, misma que fuese llevada al cine en dos ocasiones; la primera de ellas en 1974 por Sergio Renán, la segunda en el 2003 de mano de Alfonso Rosas Priego hijo.

Foto: Internet

0 comentarios: