lunes, 25 de mayo de 2009

“ME VOY A ABRIR EL CUERPO AHORA” CRITICA LA HISTERIA DE MUJERES Y HOMOSEXUALES

  • Anteponer el cuerpo y el espacio ante carencias materiales
  • La iluminación, el único elemento escenográfico
Por Zianya Itandehui Sandoval Rodríguez
México (Aunam). Con vestuarios coloridos sin caer en lo ostentoso, la compañía dancística La Cebra Danza Gay, estrena Me voy a abrir el cuerpo ahora, bajo la dirección del coreógrafo José Rivera, quien se confiesa “una loca”.

Y es que esta coreografía crítica la histeria y neurosis de las mujeres y los homosexuales, pero no de todos, sino de las “locas, y yo me declaro una loca”, dijo el coreógrafo en una rueda de prensa, en la que anunció la breve temporada en la Sala Miguel Covarrubias del 29 de mayo al 13 de junio.

El coreógrafo se cuestiona “¿cómo es que podemos echar a perder momentos maravillosos que se nos presentan en la vida o las oportunidades de ser felices porque estamos adentrados en la neurosis?”

Me voy a abrir el cuerpo ahora, no ofrece solución alguna, es en realidad una crítica a la humanidad y una crítica así mismo en la que se ríe de la histeria y rescata el rol de las mujeres y homosexuales, ante ese sentimiento.

Se trata de una coreografía muy lúdica, explica Rivera, la obra destaca momentos de histeria colectiva, situación que le tocó vivir, “Me desesperaba mucho sentir una histeria colectiva cuando estaba en el ballet independiente”, dice.

La Cebra Danza Gay es una compañía dancística con 13 años de trayectoria, como su nombre lo indica está conformada por gays y en un principio por hombres, esta temporada hay cinco bailarines nuevos y es la primera vez que Rivera incluye en su coreografía una mujer y un transgénero.


Cuestionado porque decidió incluir una mujer en esta obra, explica que no fue porque la obra lo ameritara “sino porque los tiempos están cambiando y no quiero que la Cebra Danza Gay se convierta en un getto, los gay no tenemos porque aislarnos y muchas veces hacemos eso”, explicó.

Para él, lo importante no es la técnica al momento de elegir a sus bailarines. “La técnica es lo de menos, eso lo adquieren conmigo, lo que a mí me importa es que comulguen con el discurso gay, que lo sientan, que sepan que somos un colectivo que defiende los derechos de los homosexuales”.

Además del estreno Me voy a abrir el cuerpo ahora, que es mundial, La Cebra Danza Gay interpretará en sus funciones parte de su repertorio, en el que incluye Bailemos a Mozart, por los ángeles que se han ido (2001), Antes que amanezca, cuando ya va bien mala (1998) y un pequeño divertimiento que también es un estreno Where are family, homenaje a los muertos por el VIH sida.

Me voy a abrir el cuerpo ahora tiene una duración de 22 minutos, debido a la alerta sanitaria por el brote influenza, situación que los obligó a cancelar ensayos. Diez bailarines desarrollan la obra a partir de una fiesta nocturna de barrio, decadente, sórdida, donde todo el tiempo se baila al ritmo de cumbias populares con huaracha y bolero.

No hay elementos escenográficos, sólo la iluminación de Hugo Eradia, con lo que se trata de apostar por el trabajo corporal y el espacio para anteponer la carencia de aspectos materiales y darle peso a la emotividad.

0 comentarios: