lunes, 25 de agosto de 2014

EL DISEÑO Y EL ARTE SE REÚNEN POR UNA CAUSA SOCIAL

Por Patty Iturbe
México (Aunam). Manos por México es el nombre de la exposición realizada en el Museo Franz Mayer con el afán de mostrar el diseño de 180 sillas tomando como base la obra maestra de Pedro Friedeberg, Mano Silla (1962), dichas replicas se subastaran con el objetivo de recaudar fondos para la Fundación Manos por México con los cuales se construirá el segundo Centro de Capacitación Infantil en Puebla.


Pedro Friedeberg, artista mexicano de descendencia italiana, cedió los derechos a la fundación tras recibir la invitación de participar en esta labor filantrópica. El artista reconocido por sus trabajos surrealistas, se ha destacado a lo largo de la historia por su labor en el mundo del arte plástico y en esta ocasión se le hace un homenaje a su trabajo.

Entre los artista hay arquitectos, diseñadores gráficos, decoradores de interiores, pintores, maestros de grabado, entre otros. En esta muestra se presenta una extensa variedad de estilos, composiciones y formas en las cuales cada diseñador imprimió su sello personal o su percepción del mundo de acuerdo con la emblemática Mano-Silla.


En entrevista con uno de los diseñadores, Juan Carlos Guarneros, artista digital, nos comentó que su diseño es un tributo al maestro Friedeberg, en el que retoma varios elementos de su técnica y se apropia de los mismos para tener como resultado “Septeto Lunar Astrocronológico en Honor al Excmo. Pintor Pedro Friedeberg“. Guarneros comentó la importancia de ver las sillas desde todas las perspectivas porque de ese modo se aprecian cada uno de los detalles que el artista plasmó.

Dentro de las sillas, se encuentra el trabajo Ariel Rojo titulado “Mano fractal”, como su nombre lo indica el mismo objeto se multiplica cambiando la proporción a una escala inferior. La reproducción realizada por el diseñador industrial fue generada por medio de una impresora 3D.


Otras obras que se pueden apreciar son las de Moises Zabludowsky “Friendeberg en su tinta”; el trabajo de su hija, Diana Friendeberg, con su proyecto llamado “Refugio”; Margot Acosta “El tiempo en mis manos”; Raúl Cruz Figueroa “Mano Robot”; Carmen Parra “El aire y los sueños”; Patricia Segués “En la punta de los dedos” Vicente Rojo “Mano silla enmarcada”; Martha Chapa con “Asientos en raíces”;

De ese modo, el Museo Franz Mayer con la exposición presentada del 5 de junio al 10 de agosto mostró múltiples obras de arte basadas en una figura pero desarrolladas de maneras completamente diferentes con la finalidad de fascinar al público en este recinto y más adelante beneficiar a la sociedad con la recaudación de fondos.





Bookmark and Share

1 comentarios: