jueves, 13 de junio de 2013

MARIANO RIVA PALACIO, UN AZTECA QUE DA FRUTOS

Por Ciania Mónica Cabrera Ortiz

México (Aunam). Tan solo dos horas después de haberle enviado varios inbox por twitter, el titular de Hechos Sábado de TV Azteca, Juan Mariano Riva Palacio Yáñez aceptó sin ningún “pero” ser entrevistado.

Yo esperaba en la recepción de noticias cuando él llegó. Al verme, me identificó inmediatamente. “¡Moni!” dijo mientras se acercaba para saludarme y presentarse, sonriendo en todo momento. Él vestía una camisa azul clara con cuello y puños blancos, una corbata a rayas que dejaba al descubierto distintas tonalidades del color rojo y un chaleco negro que hacía juego con su pantalón del mismo color.

Bajamos, pues al sótanos de noticias, justo debajo de la recepción. Me condujo a su escritorio, el lugar donde cocina las notas que salen a cuadro en Hechos Sábado y en su sección “El Pulso” de Hechos Noche. Retiró una silla para que yo me sentara y posteriormente él hizo lo mismo. En medio del ruido de sus colegas trabajando y de un ambiente oscuro iluminado por una que otra pantalla, dio inicio la entrevista.

Vocación para los medios desde temprana edad

Desde muy pequeño me visualizaba saliendo en películas o haciendo cosas en la tele; recuerdo que veía una cámara y me llamaba mucho la atención. En los cumpleaños de primos y demás familiares, yo organizaba la fiesta, la presentación, el baile, la coreografía, la obra de teatro… como que siempre se me dio. Soy hijo único, entonces siempre desarrollé mucho la imaginación.

Así me veía, en un mundo en el que estuvieran los medios relacionados. ¡Siempre! Nunca me vi haciendo otra cosa más que estar trabajando en un medio.

En la escuela tuve mis etapas de rebelde en las que no quería estudiar o me daba flojera, además no les entendía b r a las matemáticas. La verdad es que nunca fui un niño de puro diez pero tampoco fui un estudiante de seises o sietes; me mantenía entre ochos y nueves. Llevaba un promedio respetable en el que yo me sentía tranquilo.

De vez en cuando alguna que otra reprobada pero no por falta de capacidad sino porque me entraba la locura y ponía mi atención en otras cosas. Así fui desde la primaria hasta la preparatoria. La universidad, en cambio, la saqué muy bien.

La Universidad

Con una sonrisa, Mariano recordó una de las etapas más preciadas para él: su estancia en la Universidad Intercontinental (UIC), donde estudió Ciencias de la Comunicación.

Cuando yo era estudiante quería comerme al mundo, sí pero quería disfrutar mi estancia en la universidad, lo recuerdo mucho. Fue una de las etapas más bonitas y más agradables que disfruté. Muchos de mis mejores amigos son de la universidad… bueno, hasta padrino de sus hijos soy.

No se me ponía un letrero en la cabeza ni un espectacular diciendo “yo saliendo en televisión, todo el mundo va a saber algo de mí y voy a ser famoso”. No, eso no se me atravesó durante mi estancia en la universidad. Lo importante era hacerla bien, pasar mis materias, gozarla y sufrirla.

Ya una vez terminando pensé “ahora sí, ya me voy a comer el otro mundo, el mundo de afuera”. Entonces dije “bueno, ¿ahora qué vamos a hacer?”

Revista propia en tiempos de crisis

Mientras trabajaba la tesis, intenté hacer una revista para la zona oriente del Estado de México pero se atravesó el 95, que fue un año de crisis que pegó muy fuerte en el país, por lo que resultó muy difícil lograr mantener una publicación.

Te hablo específicamente de la zona oriente del Estado de México porque mucha de mi familia vive allá, mis papás viven allá. Entonces pensé que esa podía ser una muy buena zona y un buen mercado.

Hice un estudio de mercado a mi modo, viendo qué tipo de publicaciones o periódicos había, el tipo de periodismo que se hacía y cómo lo percibía la gente. Y la gente percibía un periodismo barato, simple y a veces pagado. Entonces hice algo distinto: intenté meter una publicación con papel couché, a color, profesional, con corrección de estilo, con buenas fotografías, manejando cosas de interés e informativas.

Pero a mí se me elevaba el producirla. A veces yo mismo tenía redactar, hacer la corrección de estilo y llevar físicamente el material a la imprenta… Fue una tarea titánica pero no me arrepiento, me gustó mucho esa fase aunque no se logró por la crisis.

Éxito sin tesis

No acabé la tesis, me quedé a la mitad. La temática era “Organización de Oficinas de Comunicación Social para Gobiernos Municipales del Estado de México”.

¡Pero ojo! Yo soy un caso de millones. Cada persona somos distintas y tenemos suertes distintas; la vida nos lleva por caminos diferentes, entonces no significa que como yo no la terminé y me contrataron, tu tampoco y ya te van a contratar, ¡no!

Yo te estoy hablando de 1994 o 95. No me la pidieron pero los tiempos cambian, hoy ya es diferente. El mundo es más global y competitivo, está lleno de formas de expresión, de medios de comunicación electrónicos, redes sociales, internet… un montón de cosas. Entonces mientras más preparado estés, mejor.

Azteca

Dejé mil currículos en todos lados y hasta la fecha nadie me ha hablado, no les gustó. Entonces fue sin querer que viniera a trabajar a Televisión Azteca. Legué en 1996, cuando la empresa tenía tres años de haber sido adquirida por el Grupo Salinas, o sea, ya formo parte del inventario.

Lo importante era dar ese salto; ingresar a los medios y poder pertenecer a un grupo de personas que nos podemos considerar si no con suerte, privilegiadas de ser parte de un mundo que tiene una fuerza y poder impresionante. El que trabajes en un medio de comunicación, te convierte en un móvil en la facultad de cambio de algo o de un país.

Sí se me abrieron las puertas de manera relativamente sencilla. Lo único que hice fue tocar la puerta; muchos amigos ya trabajaban aquí y sólo me hicieron un acceso. Yo traje mi currículum e hice pruebas en cámara, de redacción y locución.

Después de haberme quedado aquí, todo fue cuestión de ir subiendo. Demostrarle a la gente, a mí mismo y a los jefes que puedo hacer las cosas bien, diferentes, buenas y de calidad; eso es lo que me ha llevado a subir escalones poco a poquito.

Puedo decir orgullosamente que nadie me ha regalado lo que he logrado. Si han confiado en mí para conducir un noticiario, dos noticiarios, o hacerme cargo de una sección, es por mí trabajo, talento y profesionalismo.

Ciudad Desnuda

Algo que llama mucho la atención de la trayectoria de Mariano, es su rápido ascenso, producto de su arduo trabajo, desde luego.

Cuando ingresé aquí en 1996, trabajé en un programa que se llamó Ciudad Desnuda. Le fue muy bien a ese programa, tenía un éxito impresionante e incluso se hacía la versión del fin de semana. Era muchísimo trabajo. Me acuerdo que hasta nos aventábamos tres o cuatro reportajes al día. En mi casa me conocían por la tele y por un retrato que teníamos porque era llegar a dormir y al día siguiente ¡vámonos!

Y así fui de la fuente policiaca a la sección de bienestar. Me inicié trabajando la fuente policiaca desde que ingresé aquí, en Ciudad Desnuda. La única excepción fue cubrir la del Gobierno del Distrito Federal, recién ingresó Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano como primer jefe de gobierno electo. Me pusieron esa fuente y se me hizo interesante porque nunca había trabajado la fuente política ¡y menos cubrir al primer jefe de gobierno!

Después regresé a trabajar la Procuraduría General de la República (PGR) porque surgió la invitación de un nuevo programa que se llamó Visión Urbana y tenía un perfil parecido al de Ciudad Desnuda, incluso los conductores eran los mismos: Rocío Sánchez Azuara y Eduardo Blancas.

Pero llegó un momento en que no sentía mucho avance; me sentí estancado. Por coincidencia vino un draft de los jefes; dijeron “vamos a hacer cambios entre reporteros para refrescar la imagen”. Y sin querer, el jefe de la sección de Bienestar le dijo a la que era jefa de la sección de Justicia “me traigo a Mariano” y yo dije “¡Va! Un nuevo reto”.

Ahí fue cuando se me asignó lo de Ciencia y Tecnología y pensé “¡Santo Dios! ¿De dónde voy a sacar ésto?” Creí que iba a tener una serie de problemas para sacar esta información en México pero no. Llevo muchísimos años haciéndome cargo de esta sección y en realidad es una fuente rica y con información todos los días.

Cambié mucho mi estrategia de trabajo. Me encontré que son temas que pueden ser más útiles; no es menos útil el que informe de la aprensión de un capo pero siento que puedo dar todavía más en explicar un avance médico. Esa es mi percepción por lo menos.

A raíz de eso ya por lo menos me queda tiempo para ir al cine entre semana. Cubriendo la información de Justicia era todo el día trabajar, y si capturaban un pez gordo en la noche, pues muévete y salte de tu casa.

Desde hace muchos años yo armo mi agenda, yo soy el que propone las notas, propongo los temas del Pulso, los temas del reporte especial y los que se ven en hechos AM. Tengo mucha libertad por parte de mis jefes de proponer temas y desenvolverlos. Esas son las grandes ventajas.

El logro de un gran propósito

Cuando era estudiante, hice una visita a Canal 13; después de ser Imevisión y antes de que Grupo Salinas adquiriera el paquete y se llamara TV Azteca, que ahora es “Azteca” nada más. Me acuerdo que hicimos un recorrido por los foros y vi cómo estaban haciendo un programa que se llamaba “Hola, México”, conducido por Lilly Téllez y Palo Latapí. Ahí me hice a la idea, ahí dije “Un día tengo que estar sentado ahí”.

Desde octubre del 2005, Mariano se ha desempeñado como conductor titular del noticiario Hechos Sábado (Azteca 13). Tiene a su cargo las secciones de Salud, Ciencia y Tecnología y también es responsable de “El Pulso”, que forma parte del noticiario Hechos Noche, transmitido de lunes a viernes a las 22:30 hrs.

Cuando te dan la oportunidad y la responsabilidad de conducir un espacio aunque sea una vez a la semana, cuatro veces al mes -que en realidad tengo tres noticiarios el sábado, lo que pasa es que los otros dos son por Internet y Totalplay- significa que está en tus manos, tu vas a ser el titular y tu eres la imagen de ese espacio. Es una responsabilidad ¡enorme! Y si no funcionas, te quitan; la gente que dura, ahí está por algo.

Si ya llevo seis años prácticamente al frente de Hechos Sábado, creo que es porque a los jefes y a la audiencia les ha gustado mi trabajo, doy muy bien con el perfil y a lo mejor hay frescura. Eso me llena de satisfacción, ¡qué bueno que yo siga siendo útil!

Esa ha sido una de mis más grandes satisfacciones: cuando me dieron el espacio. Ya después pensé´ “Lo que en algún momento me propuse está rindiendo frutos”.

Premios

Definitivamente obtener la titularidad de un espacio no es el único gran logro que Mariano Riva Palacio ha conseguido en su vida profesional. En el 2005 obtuvo el Premio Nacional de Periodismo en la categoría de Innovación Científica y en el 2006 volvió a recibir dicho premio por parte de la Federación Mexicana de Diabetes. También fue reconocido en el 2005 con la presea Thomas Perrin como mejor locutor de temas sociales (por la Asociación Nacional de Locutores de México).

En el 2009 fue galardonado con el Excelsis Platino (que entrega la Global Quality Foundation) por su trayectoria periodística. Y ese mismo año el Círculo Nacional de Periodistas de México le otorgó las Palmas de Oro por su labor como noticiero.

¿Qué han representado estos importantes premios para él?

Te estimulan mucho y te llenan de satisfacción, qué bonito que llegues a tu casa y veas un reconocimiento. ¡Premio nacional de periodismo”, como decía mi abuelita cuando vivía “no es cualquier cosa”, o no cualquiera. Es muy bonito y muy agradable.

Eso te da currículum y es una carta de presentación porque no es lo mismo que te presenten “ahí viene fulanito” que “viene el premio nacional de periodismo en innovación científica”. Sí te da cierto peso pero al mismo tiempo te da más responsabilidad porque entonces tienes que ser alguien que supere eso que lograste.

Es padre que te feliciten, que aparezcas al día siguiente en los medios o que tus compañeros cubran ese evento y lo digan en los noticiarios. Se siente muy bien pero no lo es todo. La mejor gratificación es cuando tu trabajo está bien hecho, sale a cuadro y la audiencia lo recibe.

Una señora que ve el noticiario el sábado en una estética, no se va a estar acordando si Mariano recibió la Tomás Perrín o el Excelsis , es más, te va a decir “¿eso qué es?”. Lo importante es que reciba bien tu trabajo, esa es la mejor gratificación.

Versus Televisa

Al ingresar a Azteca me sentí parte de un grupo que estaba comenzando a competir con un monstruo de la comunicación como lo es Televisa, que tiene muchísimos años con el poder, dominio y penetración en México. Quizás hubiera sido sencillo ir a pedir trabajo ahí o tal vez no me hubieran aceptado, pero el chiste era estar en la competencia y entrarle a darnos catorrazos -en el buen sentido de al palabra-, demostrar que podemos ser mejores, probarle a la gente que se pueden hacer muchas cosas en otra empresa, no solo en una. Esa era mi expectativa al entrar aquí.

Me da mucho orgullo y satisfacción que donde me ubiquen, sepan que trabajo en Televisión Azteca, porque no es una empresa cualquiera; habrá quien la defina como la segunda, bueno, pero estamos trabajando para ser la primera.

Me gusta estar en este lado y me gusta estar rompiendo esquemas, batallando y decir “¿ya ven? yo también puedo hacer cosas mejores y distintas que las de en frente”.

¿Y en cuanto a las personas que hablan mal de Azteca o Televisa?

Hay gente que critica pero hay gente que ataca; si vas a criticar, que sea con bases y si podemos, lo discutimos. Pero para todos aquellos que atacan, es bien sencillo: si no te gusta el perfil de un medio, no lo consumas. El problema de México es que “sigo consumiendo lo que ataco y critico”.

Cuando el éxito es una tradición familiar

Con un apellido que respalda a generaciones de políticos, abogados, doctores y demás, no hay duda de que Mariano Riva Palacio continúa con la tradición familiar: el éxito.

Mi familia es muy grande. El apellido Riva Palacio es único, no es como una persona que se apellide González que a lo mejor te encuentras otra y no tienen nada que ver. La familia está arraigada desde la época de la Independencia; descendemos de origen español. Si tú te encuentras un Riva Palacio en cualquier parte de país, es algo mío, podemos ser primos cercanos o lejanos pero somos algo.

Te encuentras de todo: muchos han trabajado en la política o son abogados, ingenieros, médicos, funcionarios públicos, líderes sindicales… cosas así. Hay gente que se ha desenvuelto en el área de la comunicación, como Raymundo Riva Palacio, que es otro periodista. Él tiene mucha trayectoria en el ámbito de la prensa escrita, ha sido director de varios periódicos y ha sido reconocido con varios Premios Nacionales de Periodismo. Ahorita tiene un programa en Canal 40. Están mis primos Gabriel y Adolfo que son los creadores de los Huevocartoon y ya hasta hicieron sus dos películas.

También tengo primos actores: Nacho y Jorge.

Esfuerzo, trabajo y dedicación

Soy muy dedicado con todo lo que hago y procuro no dejar nada a medias. También soy ordenado, alguien más diría que soy metódico, otro diría que soy bastante empecinado, no lo sé, pero es debido a eso que logro culminar las cosas. Si me empeño en algo, lo logro.

Me enfoco en lo que quiero y trabajo por ello. Si ya ahorré por muchos años para comprarme mi casa, la compro. Si tengo la posibilidad de comprarme tal o cual vehículo porque me gusta y tengo la forma de hacerlo, no me voy a limitar a hacerlo, lo hago.

Me considero una persona emotiva, y que le gusta ponerle retos a las cosas. Vivo en el aquí y en el ahora, pero sin perder de vista el futuro. Me gusta gozar muchísimo la vida y disfrutar cada día como si fuera el último porque nunca sabes, mañana nos podemos levantar y nos atropella un tren.

Proyectos ¡únicamente a corto y mediano plazo!

Soy de las personas que trabajan el aquí y ahora. Me gusta hacer proyectos a corto o mediano plazo cuando mucho, porque cuando lo haces pensando largo plazo y no sale, viene la desilusión. Yo trabajo mucho al momento. ¿Cuál sería mi próximo proyecto a seguir? Mis reportajes de la próxima semana; tienen que salir bien, tienen que estar bien hechos, bien conducidos y bien producidos porque estos errores se ven en la tele y la gente los critica.

Aunque sí me gustaría conducir un noticiario diario en un futuro, espero no muy lejano. A lo mejor ese podría ser el siguiente paso, la siguiente meta. Estoy trabajando por hacerlo aunque no llevo tanta prisa, no me desespero tampoco porque sé que esto así es.

Los tips de Mariano para tener triunfar en la vida

Tener claras tus metas y convicciones. Ser coherente entre lo que quieres y haces. Aprender que si vas a competir, la competencia está en los resultados que vas a dar y no en aplastar con el que compites. Que aprendamos a trabajar en equipo. Es importante sacarnos de la cabeza el “ya merito”, el “casi lo hago”, el “casi se pudo”, sino hacer las cosas convencido o convencida de que sí se puede.

Y que ya dejemos atrás el concepto mexicano del cangrejito, de jalar al otro. Por eso no avanzamos como país, porque queremos entre nosotros hacernos daño. Competir sin jalar al otro, sino jalar parejo para que seamos un mejor país.










Bookmark and Share

1 comentarios:

mas5minutos dijo...

hola soy una periodista dominicana y me gustaria mandarle una invitacion a Mariano Riva Palacio, mi correo es domigasa@yahoo.es