lunes, 10 de junio de 2013

EL ARTE DE PERPETUAR A LOS INMORTALES

Por Pablo Saldaña Amador
México (Aunam). Escritores, artistas plásticos, compositores, músicos, bailarines, periodistas y arquitectos, gracias a sus obras se han ganado la inmortalidad; pero también hay quienes de encargan de congelarlos en una imagen para la posteridad: los fotógrafos. Tlatolcuepayotl. Siete años es un recuento de la labor de Verónica Rosales Flores como fotoperiodista cultural.

En el Espacio Cultural de la plaza comercial Pino Suárez, a la salida de la estación del metro del mismo nombre, la colaboradora de las revistas La Tempestad y Variopinto expone 43 retratos de personajes de la talla de Miguel Ángel Granados Chapa, Elena Poniatowska, Ernesto de la Peña, Margo Glantz, Vicente Leñero, Astrid Haddad, entre otros.

Además, culminan la muestra siete imágenes representativas de cada año de ejercicio profesional, que a manera de reflejo muestran la visión que tiene de su propio quehacer fotográfico al paso del tiempo la también conductora de radio por internet, en el programa Fashionée, que transmite por Depa301.


A pesar de que encontrarse rodeada de puestos ya no tan ambulantes, la carpa que alberga la muestra atrae a los caminantes, quienes recorren despacio el sendero de instantáneas, como reconociendo o adivinando al personaje captado.

El trabajo gráfico de la periodista de Cultura UNAM va del retrato ocasional al modelado, rescata la esencia de cada uno y lo vuelve más cercano al espectador, al despojarlo de la distancia que el público que recorre la plaza comercial suele pensar que existe entre un artista y la gente común.

Un hombre de unos 60 años, de gorra con logo futbolístico, playera y pantalón de mezclilla desgastados, saca de entre sus bolsas un trozo de papel y con una pluma que tría en su sien derecha anota un par de nombres. Sonríe, ha reconocido a Ofelia Medina.

Una mujer con falda gris, blusa blanca y saco negro, con gafete de alguna oficina en la solapa, pasea por entre las fotos mientras su mirada refleja desconocer a más de la mitad de los fotografiados. Contesta una llamada y le dice a su interlocutor que la alcance “en la carpa de las fotos”, que “están buenas”.


Un pequeño grupo de estudiantes de secundaria recorren la muestra con rapidez, pero no falta quien reconozca a Fito Páez y a un par más que “parece que salen en la tele” -entre ellos a Carmen Aristegui-. Atrás viene una pareja que aparenta tener más vida cultural, pues su andar va acompañado de nombres, títulos de canciones, películas y libros.

Algunos de los paseantes dejan su comentario en el libro de visitas, que tras 24 días de exhibición luce bastante nutrido. Un recorrido por esas letras evidencia que la exposición ha sido bien recibida, que espacios como este son necesarios por toda la ciudad, que las fotografías tienen buena calidad. También hay quejas. Por el reducido espacio, la falta de una minibiografía de los fotografiados o la necesidad de retratar a gente más conocida por el público.

Del obturador de Verónica Rosales, quien también ha colaborado en Aunam desde hace siete años, Tlatolcuepayotl. Siete años seguirá en avenida Izazaga y Pino Suárez, a la salida del metro Pino Suárez, hasta el 17 de junio, de lunes a domingo de 10 de la mañana a 8 de la noche.





Bookmark and Share

1 comentarios:

Verónica Rosales Flores dijo...

Buen texto, gracias por el interés en la difusión del quehacer periodístio y cultural.