miércoles, 24 de abril de 2013

NECESITA MÉXICO UN MARCO JURÍDICO PARA DESPLAZADOS INTERNOS: RAMÍREZ DE LA T.


Por Carlos Sigfredo Vargas Sepúlveda
México (Aunam). México ha evolucionado en materia de refugiados extranjeros, sin embargo, necesita desarrollar un marco jurídico para desplazados internos, aseveró el licenciado en Derecho, César Julián Ramírez de la Torre, en el seminario La condición del refugiado y del asilo en México.

El evento, moderado por el catedrático de la Facultad de Derecho, Ramírez de la Torre, contó con la presencia de la directora de protección y retorno de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar), Bárbara Pérez Martínez, y de Sergio Rea, oficial de protección en el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Sergio Rea comentó que 21 millones de personas en el mundo son consideradas refugiadas; mes de decir, tienen un temor fundado de persecución por su religión, raza, nacionalidad, ideología política o por pertenecer a un grupo social, en el planeta.

“El miedo que siente la persona es por recibir amenazas de muerte, por violencia, conflictos armados, perturbación del orden público o por incumplimiento de sus derechos, en su país de origen”, expuso Bárbara Pérez.

¿Qué pasa en México?

En México se han encontrado soluciones duraderas: integración local del refugiado, asesoría técnica y jurídica a gente en tal situación, protección y atención a los derechos y apoyo psicológico de quien lo solicita. Sin embargo, cuando se trata de desplazados internos, se encuentra atrasado.

Diariamente se atienden casos de centroamericanos, pero se ignora a los compatriotas. “La migración interna aumentó de manera alarmante desde 2006, es decir, desde que Felipe Calderón Hinojosa, expresidente de México, le declaró la guerra al narcotráfico. Eran 115 mil desplazados internos en 2011”, agregó Ramírez de la Torre.

Para el licenciado en Derecho, es necesario desarrollar un marco jurídico para desplazados internos. Para lograrlo, el Estado debe aceptar su ineficacia y responsabilidad ante tal problema y otros que han clavado sus raíces en suelo nacional, tales como las condiciones económicas, la violencia y hasta desastres naturales.

“Para empezar, en ninguna ley, en México, se habla de ‘desplazados’ internos. No existen organismos que les brinden apoyo y son invisibles para el gobierno”, agregó.

“Se están haciendo bien las cosas, pero se debe poner atención en otras. No es posible que los propios mexicanos no encuentren apoyo en su país. Ha habido proyectos, sin embargo, se han quedado en los tinteros”, concluyó Julián Ramírez.

El evento formó parte del Seminario en Filosofía del Derecho y se llevó a cabo en el Auditorio Eduardo García Máynez, en la Facultad de Derecho.
Bookmark and Share

0 comentarios: