jueves, 28 de febrero de 2013

PROMUEVE ESPECIALISTA UNA BUENA EDUCACIÓN PARA LA SALUD ALIMENTARIA

Por Mariana Sánchez
México (Aunam). Consumir muchas raciones de alimentos, o por el contrario, comer pocas proporciones, incluir en la alimentación diaria las mismas frutas, verduras o carnes, son malos hábitos alimenticios que propician los casos de obesidad y desnutrición, aseguró la nutrióloga María del Carmen Iñarritu Pérez.

En 2005, la Secretaría de Salud estableció la Norma Oficial Mexicana para la promoción y educación para la salud alimentaria (NOM-043-SSA2-2005), con el objetivo de mostrar los criterios de una buena alimentación, promoviendo alimentos de origen mexicano y fácil acceso económico.

La Norma Oficial incluye el Plato del Buen Comer, una guía que explica cómo combinar los tres grupos de alimentos (frutas y verduras, cereales y tubérculos, legumbres y alimentos de origen animal) para orientar a la población con criterios científicos, y prevenir enfermedades relacionadas con la alimentación como son obesidad, diabetes, hipertensión arterial, entre otras.

Tiempos para comer

En entrevista, Iñarritu Pérez enfatizó en que la cantidad de alimentos a consumir depende de la edad, el sexo, el tamaño corporal, las actividades físicas y el estado fisiológico de las personas (crecimiento, embarazo o lactancia).

De forma general, sugirió comer durante el día seis u once raciones de cereales, de cuatro a cinco frutas, de una a tres porciones de origen animal, o leguminosas. “No es lo mismo comer cuadritos de la mitad de un jitomate que uno completo”, porque no se aprovechan los mismos nutrientes, en este caso, las vitaminas.

Combinación de alimentos

Iñarritu Pérez, quien ha dedicado 14 años a la investigación en salud pública, aconsejó que cada tiempo de comida debe incluir una diversidad de alimentos “Si se consumen frutas, debe haber variedad y no siempre comer plátano, por ejemplo”, comentó.

En sus investigaciones, sostiene que los cereales y tubérculos aportan la cantidad de energía que se necesita a diario, las leguminosas y las carnes proporcionan proteínas que ayudan al crecimiento, las verduras y frutas contienen vitaminas, minerales, y son una fuente de fibra dietética que ayuda a la fácil evacuación, sobre todo si se comen crudas y con cáscara.

“Se trata de regresar a una alimentación saludable como era en si la alimentación del México antepasado y dejar un poco esto de las comidas rápidas, alimentos chatarras”, concluyó.








Bookmark and Share

0 comentarios: