martes, 20 de marzo de 2012

MEDIOS IMPRESOS, DESDEÑADOS POR LOS JÓVENES


  • Poco más de la mitad de ingenieros conoce los medios de difusión de la Facultad
  • Contenidos que les interesan están presentes, pero no son consultados
Por Guillermo Domínguez Medina
México (Aunam). El problema con los medios de comunicación impresos es que a las nuevas generaciones les parecen muy rígidos y estructurados, aseguró el ingeniero Carlos Sánchez Mejía, coordinador de comunicación en la Facultad de Ingeniería, al hablar sobre el alcance de difusión por parte de la institución hacia el alumnado.

El mayor reto al que se enfrenta la dependencia es tener un mayor impacto dentro de la comunidad; lo cual es cada vez más difícil por la inmediatez informativa que requiere el público: “Hoy los jóvenes buscan conocer lo que pasa en tres palabras”.

A pesar de los diversos contactos que intenta establecer el organismo con la población estudiantil, “hay un mayor movimiento dentro de las redes sociales; contamos con ellas, tienen mucho éxito, pero no han resultado una catapulta hacía los otros medios de la facultad”.

Las plataformas de las que dispone son la Gaceta en línea (publicada dos veces el mes), el Portal de Comunicación (que da un recuento de las noticias diarias de la institución), grupos en Facebook y Twitter, el Boletín informativo, la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería, un circuito cerrado de televisión, el programa de radio “En marcha”, transmitido en la emisión de la Universidad y un canal de videos en Youtube.

El objetivo de la creación de estos medios es el de brindar un panorama integral de lo que es la vida dentro de cada una de las dependencias de la entidad, difundir las noticias más sobresalientes del contexto ingenieril, tener un espacio de participación y, principalmente, la interacción.

Dentro de las propuestas comunicativas virtuales más populares están Facebook (con nueve mil amigos), conocido por un cincuenta por ciento de universitarios que cursan alguna ingeniería así como la Gaceta en línea, que dispone con un público de seis de cada diez. Como contraparte están la cuenta de Twitter, el canal en Youtube, la página de comunicación y el programa de radio, los cuales no alcanzan siquiera un treinta por ciento de audiencia.

El paso del papel a lo electrónico es, en esta entidad, un fenómeno que comenzó hace poco más de un lustro, tiempo durante el cual la coordinación se ha mantenido dentro de los estándares de calidad y la puntualidad que caracterizan su labor. La experiencia hace posible afirmar que sus “publicaciones no son cosa improvisada, tienen su desarrollo; algunas de hasta quince a dieciocho años”

Para Sánchez Mejía, “es indispensable saber qué es lo que quieren los jóvenes para poder apostar a contenidos que permitan la difusión correcta de estos espacios. Tenemos que llegar a los estudiantes de distinta manera, quizá hace falta abrirse, saber qué tipo de público se tiene”.

En sondeo, alumnos de diversos semestres se muestran interesados por tópicos centrados en becas, programas de intercambio, eventos especiales, conferencias, información sobre el servicio social, deportes, cursos, talleres, música y desarrollo científico; temas de los cuales ya hablan estos espacios.

Al preguntarle sobre las pautas que va marcando la tecnología y la forma en la que le gustaría llegar a su público, el ingeniero respondió: “Pienso en medios como el teléfono celular, imagínate que al pasar por el arco de la entrada de la facultad, en ese mismo segundo, tu dispositivo se encuentre lleno de toda la información”.






Bookmark and Share

0 comentarios: