viernes, 9 de marzo de 2012

CONTRA LA VIOLENCIA EN MÉXICO, SÍ HAY ALTERNATIVAS: RANDALL COLLINS

Por Yadira Isabel García Leyva
México (Aunam). Durante el Tercer Congreso Nacional de Ciencias Sociales, realizado en el Antiguo Colegio de San Ildefonso, Randall Collins, doctor en Sociología por la Universidad de Stanford, analizó la situación de violencia generada por el combate al crimen organizado en México.

En la conferencia magistral “Trayectorias históricas y condiciones sociales de pandillas, mafias y crimen organizado. Una visión comparada”, clasificó a las agrupaciones que compiten al Estado el monopolio de la violencia: mafias estilo sindicato, pandillas locales de vecinos, bandas basadas en alianzas y grandes corporativos de bandas; habló sobre el crimen organizado, sobre todo en Estados Unidos, pero también en Italia y Rusia.

De todo este análisis comparado derivó sus hipótesis principales: a mayor jerarquización, más limitada es la violencia; organizaciones centralizadas son más difíciles de destruir porque implican alianzas con el gobierno; y la violencia limitada es más efectiva para el crimen organizado.

Sin embargo, afirmó que el caso de México sale un poco del esquema, así que propuso un análisis aparte. De inicio, explicó, en México los cárteles surgieron para dividir el territorio, no para competir y, sin embargo, en la actualidad ya no es así.

El mapa se ha vuelto más complejo. Ahora existen más jugadores, por lo tanto más alianzas, y luego intensiones de expansión, que han llevado a choques y contra-alianzas. En este contexto, la captura o pérdida de líderes funciona como una vacuna, porque genera reestructuración.

La ejecución de la violencia en México es pública y espectacular; pues, detalló Collins, a diferencia de la neoyorquina, implica captura y tortura, lo cual conlleva informantes derivados de cambios de bando o conflictos anteriores, punto débil de las organizaciones; por eso es que los castigos resultan espectaculares, por los aires de venganza. Hay otra razón de la violencia pública espectacular: enviar propaganda para adquirir legitimidad local.

Randall Collins concluyó que México se parece más a la mafia siciliana por la penetración en el gobierno, la violencia espectacular y la guerra entre mafias y contra el gobierno nacional; mientras que la mafia neoyorkina evitó esto a través de una Comisión de Paz que limitaba la violencia y la ejercía a discreción a partir de reglas para matar y la contratación de asesinos externos y profesionales.

Sin embargo, lo que a los asistentes les ansiaban saber era, más allá del análisis, la solución al problema de la violencia en México. Así que no dejaron ir al exponente norteamericano, con licenciatura en psicología en el Harvard Collage.

Aunque la legalización en principio parece buena idea, Collins aseguró no es la solución, porque, como la mafia neoyorkina, se encontrarán nuevas formas de hacer negocios ilegales.

Aceptó que es innecesario hacer alianzas con el crimen organizado, pero sí es una posibilidad. Pelearse con las mafias, dijo, no ha llevado a mucho: a los italianos les llevó de 20 a 30 años controlarla; mientras que a los rusos tan sólo cinco, llevando a cabo alianzas. Así, concluyó su participación con una velada sugerencia de solución.





Bookmark and Share

0 comentarios: