miércoles, 7 de marzo de 2012

PSICODRAMA, UN ALIVIO AL TEJIDO SOCIAL

  • Hemos construido una red de psicodrama con valores de solidaridad y no de ganancia, de quienes tienen problemas en común, pero también propuestas
  • El psicodrama nos deja explorar y expresar lo que tenemos dentro, traspasar esa frontera
Por Jessica Viridiana Vega Vélez
México (Aunam). Quién soy yo, de dónde vengo a dónde quiero ir, en qué contexto estoy viviendo, son interrogantes que motivan a ser psicoanalista, aseguró Úrsula Hauser, etnopsicoanalista y doctora psicodramatista, durante la conferencia “Psicoterapia y psicodramática a tres voces. La clínica psicodramática en el contexto actual”.

También colaboraron Jaime Winkler, profesor de estudios de posgrado de la Faculta de Psicología de la UNAM- y María del Carmen Bello conocida, psicóloga y psicoterapeuta, ambos fundadores y directores de la Escuela Mexicana de Psicodrama y Sociometría (EMPS).

En el Auditorio del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades (CEIICH) de la UNAM, los especialistas dialogaron respecto al psicodrama, la necesidad de emplearlo, la repercusión en las personas y de lo que han sido testigos a lo largo de su experiencia como investigadores y terapeutas en distintas partes del país y del mundo.

Presentaron el video documental realizado en Gaza “Psicodrama sin fronteras”, en el que hombres y mujeres dieron su testimonio: hablaron sobre la práctica de terapias psicodramáticas en su forma de vida y expresaron que se han sentido mejor, con mayor libertad de decir lo que piensan y quieren y disponibilidad de escuchar a los demás. “El psicodrama nos deja explorar y expresar lo que tenemos dentro, traspasar esa frontera”, comentó Úrsula Hauser.

Especificó que ha desempeñado su trabajo e investigación, principalmente, en estudios de género, “mujeres agredidas” y de guerra y posguerra, tales como las actividades que realizó en Gaza o en Chiapas.

Para ella, tejer la red social y trabajar la memoria colectiva es un reto porque en la actualidad están a punto de romperse por las distintas situaciones, y “la unión hace la fuerza”.

“En El Salvador mujeres ya fundaron su propio centro y hacen un trabajo admirable para tratar de prever las violaciones y fortalecer en ellas el autoestima. También buscan luchar contra la impunidad”.

Agregó que quienes tienen posibilidades de ayudar a los demás lo hacen para seguir mejorando “hemos construido una red de psicodrama con valores de solidaridad y no de ganancia, de quienes tienen problemas en común, pero también propuestas”.

Winkler y Bello agregaron que el objetivo es poner la mente en acción, basándose en la definición de psicodrama de Levi Moreno como un método que busca la verdad del alma a través de la acción, para que los involucrados se hagan conscientes de muchas cosas que no lo estaban, pero que regulan su vida.

Jaime Winkler señaló que el método experimentalista no es la verdad absoluta y es sólo una parte del psicodrama, porque con frecuencia ha habido una “disputa del poder de la verdad, se trata de llegar a las verdades a través de lo que uno quiere, de observar la cotidianidad de todos los días”.

Mencionó que el Teatro espontaneo es una de las variantes de la terapia psicodramática en la que alguien expresa lo que siente al público y pasan a representar la situación.

Para concluir, Úrsula Hauser dijo que “el psicodrama es una inserción entre ciencia y alma, y compromiso” y mostró su entusiasmo a la apertura de producción académica para tratar este tipo de temas, que hace 20 o 25 años atrás no había tal posibilidad.





Bookmark and Share

0 comentarios: