martes, 9 de junio de 2009

EN PUEBLA ESTÁN “CHELISES” Y CONTENTOS

  • De visita en Puebla, hay que ir al estadio: Sánchez Sola
  • Cuando los resultados no se den, “sólo nos van a mentar la madre”
Poco antes del partido de la semifinal, contra los Pumas,
el entrenador poblano concedió esta entrevista que hoy publicamos.
(N. de la R.)

Por Isaid Mera
México (Aunam). José Luis Sánchez Solá es uno de los personajes más populares del futbol nacional, el técnico de “la Franja” habla de su manera de ser como entrenador, como persona; de la directiva poblana; de la relación que existe entre el club y el estado y hasta se da tiempo de expresar su opinión de temas de futbol nacional y la selección.

Un hombre directo que siempre va de frente, que ha roto con los paradigmas del entrenador de futbol, y que poco a poco se ha hecho de un lugar en el balompié nacional a base de su carisma, pero también de su exitosa carrera como director técnico del Puebla.

“Chelis” es un fenómeno en su estado, no es raro ver gente con la cabeza rapada imitando su look, playeras con su figura o una caricatura, las pancartas en la que lo piden de gobernador e incluso presidente. Es un hombre al que los niños siguen y los mayores admiran, sin duda el tipo que ha dado folclor y colorido al futbol mexicano.

El Chelis DT

Desde los 4 años Sánchez Solá conoció al Puebla, pues su papá era directivo del equipo; iba a ver jugar a la Franja y nació su amor por los colores. En 1996 llegó a estudiar al Distrito Federal, en la Escuela Nacional de Directores Técnicos

Previo al mundial de 1998, en Barcelona conoce a Francisco Bernat Cid, dueño del equipo camotero, quien lo invita a trabajar en las fuerzas básicas del club; en el 2006 los poblanos pierden contra Querétaro en la final del ascenso y Bernat le ofrece dirigir al primer equipo. Chelis acepta.

El conjunto permanece un año en Primera A, asciende, y se mantiene un año en Primera División; a la siguiente temporada, luego de siete partidos en el banquillo, Sánchez Solá es despedido el 16 de septiembre de 2008, pero por presiones de la misma afición regresa al club de sus amores el 16 de diciembre de ese año.

-¿Cómo toma cuando lo despidieron del Puebla?

-De la chingada. Horrible, horrible horrible (sic) porque nunca pensé que iba a ser
tan duro.

Chelis quiere mucho al Puebla pero más a sí mismo, “el futbol sigue más allá, llevaba 10 años trabajando en el futbol, y de repente me levanto una mañana y digo y ¿ahora qué hago? ¿a dónde voy? …así, sin saber a dónde ir”. En la etapa en la que José Luis Sánchez Solá estuvo sin trabajo, el técnico de la escuadra poblana fue Mario “Capello” Carrillo.

“Carrillo nunca ha sido santo de mi devoción pero entiendo que él hizo un plan para el Puebla, no quería que le fuera mal al equipo, no le resultó como a otro que tampoco me caiga mal y que tampoco le resulta, casi toda esa época me la eché en Argentina, tratando de olvidar, tratando de olvidar al Puebla, echándome hasta 3 partidos por día”.

Cuando regresó se encontró un equipo en el abandono, y con un futuro bastante comprometido: “Una cosa de locos, no había jugadores ni presupuesto ni directiva, se necesitaban muchísimos puntos para salvarse; de locos, pero sé que las máximas glorias deportivas se dan en cosas así, si te dan el Barcelona lo único que te queda es ser campeón con más goles que el anterior, pero cuando te dan un equipo como el Puebla se pueden sacar muchísimas cosas”.

Una de las cosas que uno se pregunta al ver a la Franja, es cómo el entrenador hace que sus pupilos se maten dentro del terreno de juego.

“Un jugador no está obligado a estar. Puebla por tradición tiene jugadores que no los contratan en otro lado, vienen a jugar acá y de ahí ya vamos de gane; todos quieren estar aquí“, 18 futbolistas ya pertenecían al equipo, habían ascendido con él, y los que fueron llegando y quisieron colaborar con quienes ya estaban, “es una maravilla”.

Puebla ha tenidos dos casos atípicos. Por un lado Richard Núñez, quien llegó como refuerzo pero que no quiso quedarse en Puebla y eso lo agradece Chelis, pues prefiere la honestidad a que le prometan que dejaran todo en la cancha y en el momento de la lluvia “sean los primeros en meterse en el agujero”.

Por otro lado, Javier Cámpora, un delantero que se mataba en la cancha pero que no respondía con goles, pero Sánchez Solá le agradece pues “dejaba todo en el campo, nunca metía goles, un día metió tres, al final metió cinco, yo dije que iba a meter cinco, él las buscaba y luego el ´Bola´ González las metía“

Asegura que Cámpora fue honesto en el club y luego no fueron honestos con él, “con él y muchísimos más y ese es el problema que yo estoy teniendo y que voy a tener en un futuro: yo les prometo todo y hago que se los cumplan llega un momento en que se les falla y el que queda mal soy yo no ellos –los directivos-“.

José Luis Sánchez Solá se define a si mismo cómo Idealista, demasiado humano, un ser que rompe con todos los moldes porque no fue participe en la formación de estos, muchas cosas que no vivió, porque no fue futbolista, a él no le gustan, entonces va rompiendo con eso y el futbolista se acomoda a este estilo.

-¿Es verdad que Chelis les regala su dinero, autos, ipods a sus jugadores?

-Sí, pero no con el afán de regalar. El futbolista es un tipo que le encanta la competencia y compite cada fin de semana, entonces entiendo que si los mantengo despiertos en la competencia van a rendir mejor; en la competencia alguien tiene que ganar y si la ganancia es material, pues que mejor, es mi manera de incentivarlos a seguir en la competencia. Yo invierto, como el profesor que invierte en paletas para sus alumnos.

En estos estímulos existe una anécdota: al terminar el juego contra el Atlante, el entrenador invitó a su plantel a ir “de antro”, sólo que a los futbolistas se les olvidó el “pequeño” detalle de llamarlo el día indicado, por lo que, dice, esa cuenta se la deben: “los invito porque yo voy a estar, yo no digo: ‘denle un café al tipo de allá‘, yo lo invito si me lo tomo contigo, y esa noche no me invitó nadie”.

Aparte de los premios que les da el técnico, el gobernador, Mario Marín, a quien “Chelis” define como un “caliente para el futbol” y un conocedor de lo que significa un equipo de futbol para la ciudad, política y socialmente, convoca a un grupo de empresarios, cada tres semanas, para que aporten capital y poder dar más regalos a los jugadores.

Dentro del recuadro verde el Puebla tiene un estilo definido: “El Puebla juega a no regalar un centímetro de la cancha, a ir hacia adelante, hay once futbolistas en tu equipo, unos para defender y otro para atacar, jugamos de media cancha para adelante, de la media para atrás todos a recuperar el balón y el primer pase siempre debe ser hacia adelante, una mentalidad que debemos tener los 90 minutos”.

Algo fundamental en una escuadra de futbol es el manejo del vestidor, ahí Sánchez Solá es cuate, disciplinado, hay días que está de malas y manda muy lejos al que sea, los jugadores no hacen mucho drama porque saben que así es el “Chelis”, pero cuando tiene que pedir disculpas lo hace sin reparo, busca que de sus problemas los menos perjudicados sean ellos, les da su lugar, porque después lo deben desquitar en la cancha.

Para el entrenador el éxito de su equipo se debe al convencimiento que tienen sus jugadores, y a la necesidad de gloria deportiva que tienen todos en el club.

Es claro cuando dice que si el equipo sigue con problemas directivos se irá. “¡No!, si no hay estructura yo no, para volver a rearmar ya no, porque pierdes credibilidad, ya quedé mal con algunos jugadores y no por mi culpa, les doy mi palabra y después les fallan arriba –dirigentes- y no, cuando un técnico pierde credibilidad ya valió”.

En caso de emigrar a otra institución piensa irse a un club que tenga un proyecto, un respaldo importante; pero siempre y cuando el Puebla se haya salvado, para irse por la puerta de enfrente.

Cada ves que José Luis Sánchez Solá se para en la banca, gusta de aprender de su rival en el banquillo, la mesura que tienen, el hecho de que gritan solo cuando lo deben de hacer, dar indicaciones precisas gracias a que se entrenaron en la semana.

El entrenador se visualiza por corto tiempo en el futbol profesional. Diez años más y se irá, pero siendo técnico; le han ofrecido ser comentarista ,“pero no es lo mío, tienes que estudiar para eso y yo no estudié, sólo la gente preparada debe tomar el micrófono”.

Puebla: el equipo y el estado

-¿Cómo es la relación de la afición con el club?

-Totalmente entregada, todo va por partes, mis amigos los directivos me invitan, les digo estamos locos pero somos amigos, vamos juntos, luego están los jugadores, ellos y yo prometimos a la afición un equipo que se iba a matar en la cancha, nunca prometimos puntos, una escuadra que iba a vender cara la derrota y la gente nos la compra porque nos lo ganamos en la cancha, la relación es muy buena porque les respondemos en el campo de juego, lo que ellos quieren ver Puebla lo esta haciendo.

-¿El club es parte fundamental de la ciudad de Puebla?

-El futbol sirve de mucho para una ciudad, políticamente sirve mucho para agrupar a la gente, una semana que gane el Puebla hay mucho mayor productividad en el estado, el equipo es importante; sobre todo si es un equipo ganador”.

Chelis invita a que cada vez que se visite el estado poblano, se vaya al Cuauhtémoc a ver a la Franja, pues, según él, “vienes, conoces y te diviertes con el equipo”.

A la hora de hablar del estado, es claro al decir los pros y contras de la posición geográfica, así como el crecimiento de Puebla: “La ubicación geográfica que tenemos nos ayuda porque estamos muy cerca del DF; aunque por lo mismo los problemas de la capital llegan muy rápido, también tenemos cercanía a Veracruz, a la costa, igual ayuda“.

“Sí, hemos progresado, llegamos a ser el cuarto mejor estado. Puebla ha progresado mucho, estamos recobrando nuestro lugar, nunca como Guadalajara, Monterrey ni como el Estado de México.”

-¿Qué labor social tiene el Puebla con su comunidad?

-“Mucha en sus niveles, la mejor labor social que podemos hacer es llevar el deporte a todos los municipios que hay en este estado pero no podemos hacerlo porque no hay una estructura que nos ayude; sin embargo, le pagamos la operación de un riñón a un chavito, hemos regalado muchas sillas de ruedas, a cualquier hospital que nos inviten lo ponemos en primer lugar y vamos, recibimos a todo el que nos quiera visitar“
.
Somos agraciados por pertenecer al dos por ciento de la población que, en promedio, ganamos arriba de 100 mil pesos; entonces tenemos que compartir, yo con un pollo diario soy feliz, pero si tengo tres ¿qué voy a hacer? los tengo que regalar”.

¿Y la directiva?

-¿Los problemas internos con la directiva afectan al Puebla?

- Sí, a toda la institución. Va llegar un momento en que nadie quiera venir, “¡nadie va a querer venir! Entonces le juegas al loco, ha habido jugadores que llegan contratados 10 meses sabiendo que sólo van a cobrar siete y lo aceptan; entonces hacen como que juegan, hacen como que les pagan, hacen como que entrenan, todo mundo hace como que hace y al final no hacen nada”.

Cuando piensa en los propietarios, el semblante cambia, la mirada se centra en la nada y es duro al hablar de ellos: “no piensan en el equipo, en la institución, en un prestigio o una tradición, no piensan en una ciudad y ¡órale! que no piensen en la ciudad de Puebla, pero entonces que no le pongan ‘Puebla’, que le pongan equipo Henaine, equipo Bernat, pero que no le pongan Puebla porque entonces estás jugando con un algo que va muchísimo mas allá de lo que piensan”.

Más allá del campo de juego

-¿A qué se dedica “Chelis” aparte del futbol?

-Yo me dedico al comercio de la joyería y la maquila, mi esposa maneja la joyería y la maquila tengo gente que cada semana me “raya”, rento los talleres y pongo el trabajo que hoy en día es lo más difícil y la gente que está ahí metida hace la chamba y ya después me dan mi lana”.

Sabe que su carrera apenas comienza y si tiene éxito cosechará económicamente los frutos de su talento “Ahorita vivo para el futbol, algún día me gustaría vivir del futbol, si le pego algún día viviré del futbol”.

-Que los medios y la gente lo vean como un referente del Puebla, ¿le gusta?

-Sí me gusta.

¿La “Chelis-manía”?

-Esas son cosas que inventan ustedes -los medios-. Si perdemos, empiezan las pedradas; “hay dos mujeres que se llaman victoria y derrota, pero con ninguna te puedes casar”.

El “Chelis” reconoce que alguna vez perdió el piso por los elogios de la gente y la prensa, dejó de hacer cosas, pensó que ya había hecho mucho y de pronto se dio cuenta que no era nadie aún, esto le ayudó mucho, al grado de que hoy en día es más sencillo con todo el mundo, sabe que se debe a la gente y que los medios son el enlace entre él y la afición.

Su pasatiempo favorito es estar con su familia, con sus amigos y el golf, aunque los momentos de máxima concentración, por lo que ocurre en el equipo, deja todo de lado, sólo existe su plantel y su familia.

Fanático a morir del Puebla, del futbol europeo, toda la vida seguidor del Real Madrid, aunque reconoce que últimamente : “le he ido al Manchester United”.

Al hablar de la Universidad Nacional Autónoma de México la define así: “La máxima institución educativa del país, uno de los representativos de México”.

Futbol mexicano y la selección

¿Qué haría para mejorar al futbol mexicano?

-Como lo hizo a liga inglesa: unirse, bajar costos y una vez todos juntos salir al mercado, eso Enrique Fernández ya lo propuso cuando estaba de presidente en Celaya, que se eliminara el descenso, que se hicieran fuertes los equipos en fuerzas básicas y ya una vez bien formados, en cinco años salir al mercado, tener estructuras sólidas, hoy se ve el negocio de un año, sólo el negocio, no por el futbol.

¿Cómo ve a la selección mexicana?

Es el mejor negocio que tiene el futbol mexicano, un gran producto; se ha perdido piso porque, igual, se preocupan más por el negocio, los jugadores no tiene caso que se arriesguen en partidos ´moleros´.

“Hoy en día está muy devaluado ser seleccionado, Rafael Márquez y jugadores que se equivocan no tienen la culpa, es el medio; ellos quieren ganar, es obvio, pero nadie les dice cómo, los jugadores no tienen la culpa, somos nosotros que no le decimos como hacer las cosas bien.

Para Sánchez Solá el fracaso de Erickson fue porque nunca fue a visitar a la Franja: “Esta cañón, el problema es que nunca conoció Puebla, un tipo que dirige el futbol mexicano y no conoce Puebla quiere decir que no tiene entrañas o el sentimiento necesario para dirigir una selección y así le fue…”.

Afirma que el ex seleccionador es un gran entrenador, pero no para dirigir a la selección mexicana, “los hondureños nos ganan jugando a lo hondureño, y hace mucho tiempo que el equipo nacional no tiene un estilo propio”.

Es por eso que ve con buenos ojos la llegada de Javier Aguirre a la dirección técnica del combinado nacional “Genial, un cuate que le gusta a los medios, que le gusta al público y porque México va a jugar a lo México, con un vestidor más ligero, más con palabras que estamos acostumbrados a escuchar”.

Por último, José Luis Sánchez Solá, el hombre que revoluciono un estado y el futbol nacional, confirma que en Puebla están “chelises” y contentos; “sí, la gente me quiere mucho y está identificada conmigo y con el club".

¿Hasta cuándo? Mientras que los resultados se sigan dando; “cuando los resultados no se den, no me van a apedrear, sólo me van a mentar la madre”.

1 comentarios:

Gamez dijo...

Excelente Nota!
saludos