miércoles, 10 de junio de 2009

EL ACUARIO DE LA FACULTAD DE CIENCIAS: VITAL PARA LA INVESTIGACIÓN BIOLÓGICA

  • El acuario dona organismos vivos para prácticas docentes
  • Mantiene, alberga y reproduce permanentemente algunas especies
  • Uno de los principales proyectos: Toxicología del agua de Xochimilco, consecuencias para los ajolotes
Por Laura Rojas
México (Aunam). El acuario de la Facultad de Ciencias, de la Universidad Nacional Autónoma de México, fue creado con la idea de reunir material suficiente para apoyar las clases que se imparten en la licenciatura de Biología, afirmó en entrevista para Aunam la maestra en Ciencias, María Estela Pérez Cruz, encargada del lugar desde hace 21 años.

Los organismos son utilizados para diversas investigaciones, pero especies adultas, acociles y cangrejos, no corren la misma suerte ya que estos son utilizados en la disección.

La especie más antigua en el acuario, tiene tres años y es una morena, pero erizos, cangrejos ermitaños y pepinos de mar, también forman parte de la colección. Además de especies en otras condiciones como mojarras en disección, ranas que forman parte de un proyecto especial, pejelagartos en exposición, renacuajos para las prácticas, larvas de pez perico, godeidos y peces espada.

Algunos de los cultivos permanentes, que generalmente se utilizan como alimento y para prácticas docentes de varias asignaturas de la licenciatura en Biología son peces cebras, gupis, charales, artemias, planarias, sanguijuelas, plantas acuáticas y lombrices de tierra.

La limpieza de las peceras se lleva a cabo a través de filtros biológicos, es decir, aquellos compuestos de grava de distintos tamaños, estos provocan el crecimiento de algunas bacterias que limpian el agua y gracias a esto una pecera puede durar entre ocho meses y un año sin que se haga mantenimiento minucioso, cuando no se cuenta con los filtros biológicos el agua tarda en ensuciarse quince días.

Los organismos que se tienen en el acuario son de temperaturas cálidas, el ambiente del lugar generalmente es de 30 grados aproximadamente, el calentador no deben fallar, de lo contrario podría ser mortal.

Los organismos pequeños requieren de mayor cuidado, no se pueden quedar sin calentador o sin comida porque se mueren. Los adultos comen al menos dos veces al día y las crías tres.

El presupuesto se gasta básicamente en alimento y material, lo cual no es muy caro, por ejemplo una cubeta de cuatro kilos de alimento cuesta 1,200 pesos y dura seis meses y una libra de artemia cuesta 1000 pesos y dura un año, sin embargo los fondos no son suficientes ya que no alcanza para termostatos y filtros, que son caros.

El acuario tiene dos proyectos importantes: los peces de ornato y la toxicología del agua de Xochimilco en los ajolotes.

En el caso de los peces de ornato, se estudia el pez ángel, su reproducción, cómo reaccionan ante diferentes temperaturas y dietas. Lo mismo se quiere estudiar con el pez disco, pero no se ha podido llevar a cabo, porque se necesita un agua baja en sales y todavía no se tiene el sistema de filtración que se las proporcione.

El estudio de toxicología consiste en estudiar a través de los ajolotes el efecto de contaminación en Xochimilco, “estos animales son originarios de este lugar y por la contaminación, y la presión selectiva de especies introducidas como la carpa y tilapia, ya casi se acaban”, agrega María Pérez Cruz.

En el acuario tienen una colonia de ajolotes, los reproducen y mantienen en agua que llevan de localidades determinadas de Xochimilco, los mantienen en ella seis o siete meses, y sino se mueren en ese tiempo, se sacrifican para comprobar las afecciones de su organismo, este proyecto se lleva en colaboración con el Instituto Politécnico Nacional.

0 comentarios: