jueves, 6 de abril de 2017

EN LAS ENTRAÑAS NOCTURNAS DE CIUDAD UNIVERSITARIA

Por Ixtlixochitl López
Ciudad de México (Aunam). Es sábado por la noche y cualquier joven estaría pensando en salir de fiesta, pero hoy no. Este sábado los jóvenes, y los que no lo son tanto, se dieron cita en el Estadio Olímpico Universitario para participar en la 15° Carrera Nocturna del Deporte Universitario.


Desde temprano, los corredores comenzaron a llegar a Ciudad Universitaria, algunos en transporte público, otros en autos particulares, pero todos decididos a terminar los 8 kilómetros dentro del circuito universitario. Los familiares de los competidores ingresaban a las gradas para apoyar desde ahí al hijo, al hermano, al amigo o compañero. Las porras no se hicieron esperar, pero sólo el “¡Goya, Goya!” era capaz de unir todas las voces.

Los primeros en abandonar la línea de salida fueron los hombres. Los más preparados se encontraban hasta enfrente porque correr no sólo se trata de fuerza y resistencia física, sino también de mucha estrategia. Algunos corrían concentrados en la meta, otros se ambientaban con la música que sonaba en sus auriculares y otros más empataban sus pasos con el del compañero de al lado para hacer más ameno el recorrido.

Justo cuando se terminaban los últimos rayos del sol de la jornada sabatina, salieron las chicas. Muchas iban bien peinadas, para no terminar con el cabello demasiado alborotado.

De entre todos los corredores, los más nerviosos eran los alumnos de las prepas y los Colegios de Ciencias y Humanidades (CCH). Para muchos, ésta era su primera carrera de toda la vida. En realidad, un profesor de educación física los había invitado a participar, ya que él corre todos los años. Los muchachos más curiosos no quisieron perderse la oportunidad y vinieron. “Espero no perder los pulmones”, exclama un muchacho antes de comenzar a correr.


Entre el grupo también están los que han participado en la carrera desde que comenzó a realizarse. “Ustedes todavía ni nacían y nosotros ya estábamos aquí corriendo” dice Alejandro Fernández Varela Jiménez, titular de la Dirección General del Deporte Universitario. Alejandro Legorreta Linares y Miriam Elizabeth Loarca González, ganadores en la categoría de veteranos, dejaron bien en claro que los años no quitan lo veloz.

Unas banderas universitarias empezaban a asomarse en la línea de meta. Era el equipo de fútbol americano de la Universidad que decidió correr codo a codo. Para ellos no importaba el tiempo, sino el equipo. Llegaron juntos, felices y contentos, celebrando con su original porra y con otro goya.

Un profesor es sorprendido por sus alumnos durante la premiación. Uno de ellos le recuerda: “le dije que, seguro, uno de Derecho estaba entre los primeros tres”, “¿ya ve, profe? ¡Pónganos diez!” bromean sus estudiantes. Y sí, quien cumplió el pronóstico de estos jóvenes fue Heber Abraham Barroso Gutiérrez, originario de la Facultad de Derecho, quien obtuvo el segundo lugar absoluto de la carrera.

Los primeros en llegar fueron Fernando Centeno de la Facultad de Ciencias, con un tiempo de 29 minutos y 18 segundos, y Mariana Hernández de la Facultad de Ingeniería, con 34 minutos y 38 segundos. Estas marcas representan el producto de un arduo esfuerzo y bastante disciplina.

Cerca de cinco mil corredores, entre amigos, colegas, compañeros, hermanos, profesores, alumnos y exalumnos le dieron vida a la celebración de los 15 años de esta carrera en las entrañas de Ciudad universitaria.

Bookmark and Share

0 comentarios: