jueves, 6 de abril de 2017

FIN DE BRECHAS DIGITALES, POSIBLE SI EL GOBIERNO CUMPLE SU PARTE: ESPECIALISTAS

Por Liliana Quiroz Zavala
Ciudad de México (Aunam). Socializar el internet y acabar con las brechas digitales son metas posibles si el Estado cumple con su responsabilidad de garantizar el derecho de acceso a las tecnologías de la información y la comunicación, así lo afirmaron los presentadores del texto Derechos digitales en México: ganadores y perdedores de la reforma en telecomunicaciones.


El libro, publicado por el proyecto cultural y de medios Horizontal, pone en contexto a través de una serie de artículos los cambios recientes a la legislación mexicana entre 2012 y 2015 en materia de telecomunicaciones.

El texto, presentado en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la UNAM, reúne un conjunto de escritos que analizan si el Estado ha cumplido con su promesa de democratizar los medios, y si se han abierto nuevas posibilidades de conexión, difusión y acceso a las distintas plataformas comunicativas.

Antonio Martínez Velázquez, director ejecutivo y cofundador de Horizontal, destacó que el gobierno mexicano falló al abrir el mercado de las comunicaciones, y que tampoco incentivó la mejora de prácticas entre competidores.

“El gobierno optó por una agenda alejada de los derechos humanos. Esta reforma, basada en el esquema neoliberal, le apuesta al beneficio del capital privado, obstaculizando la capacidad de incidencia de la sociedad en defensa de los derechos digitales”.

Los panelistas coincidieron en que el internet debe entenderse como una herramienta que habilite los mencionados derechos. Para ello, además de la creación de convenios con Google o Facebook, debe haber una apuesta por la autonomía digital, conectar libremente y con sentido social al México profundo, es decir, a la población más vulnerable y desinformada de nuestro país que representa más de la mitad de la población.

Thelma Gómez Duran, ganadora del Premio Nacional de Periodismo y Divulgación Científica en 2011, recomendó repensar con detenimiento el asunto de la tecnología.

“El sentido del uso social debe ser una forma de ver y entender las telecomunicaciones. Sí podemos librarnos del internet monopolizado, lo que constituye un esfuerzo mucho mayor, pero es posible apostar por la autonomía tecnológica que permite ejercer nuestro derecho de expresarnos libremente y construir alternativas en beneficio de la sociedad”.

Bookmark and Share

0 comentarios: