lunes, 3 de abril de 2017

"AUNQUE ME AMENACEN, YO VOY A SEGUIR INVESTIGANDO": EFRÉN ARGÜELLES

Por Fernanda Hernández
Ciudad de México (Aunam). Efrén Argüelles, periodista desde hace 17 años por casualidad y no por elección, se enamoró de este trabajo cuando entró a Televisión Azteca a laborar como motociclista. Para Argüelles, la profesión de comunicador requiere de mucho esfuerzo y estar expuesto a peligros, pero al final deja la satisfacción de poder ayudar a gente de bajos recursos.

(Foto: Cuenta de Twitter de Efrén Argüelles )
En un restaurante de Copilco, alrededor de las 6 de la tarde, entrevistado y entrevistador se sientan para platicar sobre la situación del periodismo en México, así como de los retos que representa ejercer esta profesión.

“Ser periodista es un trabajo que te deja muchas satisfacciones, pero hay que hacer grandes sacrificios, entre ellos tu horario y las fiestas del fin de semana. Necesitas estar al cien en tu cabeza para darle una idea a tu trabajo, a tu nota, a tu investigación. Entre más descansado, mejor te puedes expresar. Son cosas que vas a ir conociendo”, platica.

A los veinte años, Efrén se dio cuenta de que quería ser periodista. Después de abandonar la carrera de medicina, empezó a estudiar periodismo en la escuela Carlos Septién García. Ahora ya lleva 17 trabajando en el medio. Grupo Imagen lo descubrió mientras trabajaba en TV Azteca y lo llevó a sus filas. Comenzó haciendo radio en Reporte 98.5 FM, para después llegar a Excélsior Televisión y ahora formar parte de Imagen Televisión.

“Antes volaba todos los días en el helicóptero de (Reporte) 98.5 para radio. Después empecé a volar también para televisión. Adicionalmente a esta actividad, escribo en el periódico Excélsior. Hago los tres medios: radio, televisión y periódico. Grupo Imagen es la cadena de televisión más grande que tiene también los otros medios. Este es un grupo completo y requiere de polireporteros, de personas que puedan hacer los tres medios”.

Sobre esta necesidad del periodista de hoy de estar actualizado en varias facetas de su trabajo, Argüelles comenta que esta situación es congruente con lo que ocurre con otras profesiones.

“En el periodismo es como todo, hay que irnos actualizando porque vienen nuevas generaciones, con nuevas ideas. El periodismo es como el dicho ‘santo que no es visto, no es adorado’ y aquí si no te preparas y no te ven, se te acaban las oportunidades”.

Como prueba de esta constante preparación el entrevistado, que formó parte de la primera generación de reporteros de TV Azteca, cuenta con diplomados en ciencias penales y sus implicaciones en el ámbito periodístico, periodismo policiaco y acaba de terminar uno sobre periodismo de investigación de alto nivel.

Expresar y dar a conocer la realidad

Efrén Argüelles habla sobre las razones que lo llevaron a seguir el camino del periodismo y la libertad de trabajo que encuentra en su más reciente casa, Grupo Imagen.

“Es un gran medio para poder informar de la situación actual en el país, porque afortunadamente hasta ahora no tenemos limitaciones, no tenemos línea editorial. Para mí, eso representa expresar y dar a conocer la situación real, lo que estamos viviendo, porque mi trabajo es ese: estar de forma directa con las personas”.

El reportero, que ha hecho investigaciones sobre el crimen organizado en México, se expresa también sobre las posibilidades ofrecidas al periodista que trabaja para una empresa con presencia en radio, prensa escrita y televisión.

“Me doy cuenta de la realidad, de lo que estamos viviendo y que mejor forma que darlo a conocer a través de los medios de comunicación. Si trabajas en los tres medios, no hay forma de que se te escape el auditorio: se enteran por el periódico, informas por radio y envías los mensajes por televisión. Te van a escuchar, a leer, a ver. Es la ventaja de trabajar en Grupo Imagen”.

Entrevistas que dejan frutos, entrevistas que ayudan

Durante sus 17 años en el quehacer periodístico, Argüelles ha entrevistado a todo un abanico de personalidades. El perfil de sus entrevistados va desde el presidente de la República hasta un trabajador de limpia.

La primera entrevista con la que Efrén se estrenó en su nueva empresa fue a Noé Hernández, medallista de plata en la caminata de 20 kilómetros en los Juegos Olímpicos de Sidney 2000.

“(Noé) fue un marchista olímpico que un día se metió a un bar en el Estado de México en donde lo balearon. Después de ese incidente se recuperó, pero comenzó a perder la vista y a presentar otras deficiencias. Perdió la vista. Me tocó entrevistarme con él y seguir toda su historia, esto ya tiene varios años”.

Uno de los trabajos que le hizo merecedor a un galardón fue la entrevista hecha a Enrique Peña Nieto el día en que tomó protesta como presidente de la República en 2012.

“Realicé una entrevista al presidente, por la cual nos dieron un reconocimiento por la mejor cobertura durante el cambio de presidente de Felipe Calderón al presidente electo Enrique Peña Nieto. La cobertura la hice desde que […] Peña Nieto salió de Chapultepec hasta que llegó a la Cámara de Diputados. Lo entrevistamos sin la banda presidencial y en cuanto salió del acto lo volvimos a entrevistar, pero ya con la banda presidencial. Cubrimos su llegada hasta Palacio Nacional”.

Otra de las entrevistas que dejaron una marca en su memoria fue la de Emiliano, un niño proveniente de una familia de bajos recursos que fue atropellado por una grúa que no se hizo responsable por el accidente.

“Investigamos, nos entrevistamos con la mamá, con Emiliano, que terminó con varias fracturas en sus piernas y su cadera. Después de las entrevistas, conseguimos que el gobierno respondiera e interviniera a tal grado que le dieron una pensión a la mamá y pagaron todos los estudios de Emiliano. Ese fue un trabajo que, aparte de ser importante, dejó frutos y satisfacciones al periodista”.

Para Argüelles, este tipo de entrevista es su favorita pues a partir de ella ha tenido la posibilidad de apoyar a personas de bajos recursos que permanecen invisibles para otras empresas, como es el caso de los pepenadores.

“Hice una entrevista a quienes trabajan en los basureros, en el Bordo de Xochiaca. A nadie les interesa su vida, saber qué es lo que comen, como viven. Fui a entrevistarme con ellos para saber cómo viven, me gusta estar en el lugar”.

Debido a sus averiguaciones sobre el actuar de bandas criminales en la capital del país, Efrén también ha sido blanco de amenazas anónimas contra su vida.

“Si, mi vida ha estado muchas veces en peligro. Incluso me han amenazado que me van a matar. Hago investigaciones del crimen organizado aquí en la Ciudad. Cuando damos a conocer esos casos ilícitos de lo que está pasando […] nos amenazan en redes sociales, por Twitter. ¿Cómo le hacen para investigar nuestros números? Quién sabe, pero lo hacen y nos amenazan. Nunca he cambiado mi número, no me he rendido, ni frenado y nunca lo voy a hacer aunque me sigan amenazando”.

Los mensajes agresivos hacia su persona no vienen solamente de estos grupos delictivos. En algunas ocasiones, Argüelles se ha encontrado con que son las mismas autoridades las que quieren entorpecer su trabajo como periodista.

“Hice una investigación en Naucalpan sobre la inseguridad, en específico de las personas que han muerto en un túnel que utilizaban los delincuentes para escapar o para violar a las personas. Pasaron dos días cuando ya me estaban amenazando. El delegado de Naucalpan habló para intimidarnos. A mí no me importa y tengo una empresa que me respalda, siempre que pasa algo así nos comunicamos y […] eso es lo que nos da fuerza para seguir adelante”.

Cuando una persona está expuesta constantemente a situaciones estresantes o deprimentes, puede llegar a resentir los efectos en su persona. Sin embargo, el periodista debe separar sus sentimientos personales de su trabajo, esto con el fin de reportar correctamente la noticia. En el caso de Efrén, su paso por la carrera de medicina le ha ayudado a su trabajo como reportero.

“Antes de entrar a esta profesión, al estar estudiando medicina, fui perdiendo sensibilidad, (lo que) me ayudó mucho. Puedo narrar lo que está pasando en el lugar de una balacera o (donde hay) muertos y lo puedo hacer sin ningún problema, pero lo que sí me sigue pegando es el tema relacionado de los niños. Me pega tanto que me desvía mi forma de informar porque me gana el sentimiento, que no es correcto, pero también tengo sentimientos. También me pega el tema de mis viejitos”.

Con la experiencia de muchas entrevistas a cuestas, Efrén subraya la importancia de la preparación previa a una plática tan personal y cercana con otro individuo.

“Prepárate bien, la gente siempre te va a sorprender. En cuanto a tu persona se debe ser muy seguro, saber cómo te vas a expresar, no puedes estar encima del entrevistado ni el entrevistador encima de ti; tiene que haber un equilibrio, pero el que lleva la entrevista eres tú, no se te puede salir de las manos. Debes demostrar seguridad en tus expresiones, en tu cara, en todo porque si el entrevistado se da cuenta que eres débil entonces ya no vas a comunicar lo que tenías pensado, si no lo que él quiere comunicar y ahí pierde el sentido porque ya no es tu historia”.

Argüelles remarca la importancia de la presencia, del no dejarse intimidar ya sea por el entrevistado o por el ambiente, el estar lo suficientemente empapado del tema a desarrollar para saber qué decir y qué no decir, y el dejar los nervios a un lado, un proceso que él experimentó.

“En mis primeras entrevistas en la radio me hablaban, pero yo no era capaz de contestar. Con el tiempo me fui dando cuenta que no debía ser así porque no me pasaba nada. Incluso sentía la necesidad de ir al baño, pero solo era por los nervios. Es difícil controlarlos, y es imposible quitarlos por completo, pero no hay que demostrarlos”.

Informar con la verdad

Estamos en una era del periodismo donde la inmediatez, muchas veces, es más importante que la revisión de lo que se publica. Sin embargo, existen periodistas como Efrén Argüelles que siguen teniendo a la credibilidad como valor guía en su trabajo diario.

“Transmites credibilidad informando con la verdad. Siempre que vas a dar una nota muy relevante, debes de investigar para sustentarlo. Incluso tus jefes te van a preguntar de dónde sacaste la información y que si estás seguro de ella. Si haces una nota bien sustentada no tendrás ningún problema”.

Al haber trabajado en distintos medios, el entrevistado tiene una perspectiva más amplia sobre las líneas editoriales de los medios de comunicación, un factor que ha interferido a veces con sus notas y reportajes.

“No me han prohíbo hablar de un tema de forma directa, pero cuando estás en una empresa y tienen una línea editorial sí limitan tus notas. A veces lo hacen con argumentos como ‘tu nota no sirve’, ‘no me gusta’ y tú sabes que es buena, entonces no de forma directa, pero sí te están limitando. Puedes sentirte frustrado, empiezas a pensar si estás en el lugar correcto, si vas a trabajar con un freno […] y si decides seguir (en ese medio) tendrás que cambiar tu perfil”.

Finalmente, al hablar sobre cómo lidiar con situaciones de alto riesgo, Efrén recomienda nunca olvidar que en esos momentos, el periodista no está solo. A su alrededor estará un equipo de colaboradores que, de no mantener la calma, harán un mal trabajo. El reportero, en esos momentos, debe ser un líder.

“Al estar en las balaceras te olvidas de todo porque te concentras en tu trabajo, tienes que guiar a los demás para hacer bien lo que están haciendo. Es un trabajo en equipo, tienes que mostrar seguridad para que los demás se sientan igual”.

Bookmark and Share

0 comentarios: