viernes, 23 de septiembre de 2016

TALLER COREOGRÁFICO UNAM: TEMPLO Y REFUGIO DE EDITH CARREÓN

Por María Fernanda Hernández Cardeña
Ciudad de México (Aunam). “Cuando logro conectarme con mi cuerpo, corazón y mente, siento como si estuviera en un refugio. Como si bailar fuese mi templo”, expresó Edith Carreón Simón, miembro del Taller Coreográfico de la UNAM (TCUNAM), tras su presentación en el Auditorio Ricardo Flores Magón de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).


“De alguna forma, estamos rotos”, continuó la bailarina. “En cuanto algún espectador se identifica con lo que representamos, siento que he llenado una parte de ese vacío”, opinó respecto a lo que espera transmitir al momento de bailar.

Señaló que la pieza musical influye mucho en su estado de ánimo: “Cuando estoy triste y escucho el sonido del piano, me quiero soltar a llorar”, por lo que consideró que la danza es una profesión que requiere un gran control. Pues la ejecutante debe mantenerse estable aún cuando se halle cansada, triste o hasta enojada.

Durante el programa se exhibieron coreografías, como la “Amargura”, “Sensemayá” y el “Huapango”, mismas que son reconocidas por la carga emotiva que conllevan, no sólo en los ritmos y pasos, sino también en la escenografía, en el vestuario y hasta en la historia que se cuenta.

El Sensemayá, por ejemplo, simboliza “Los rituales afrocubanos para matar una culebra… La relación entre serpiente y tribu se expresa también en los temas. El de la serpiente, es ondulante y ominoso. El de la tribu, simple y directo”, se indicó durante el evento.


Finalmente, Carreón –quien practica el baile desde los diez años y forma parte del TCUNAM desde hace cinco– plantea que la danza, como todas las carreras, demanda pasión. “Es difícil, sí. Es un sacrificio, también. Pero al final obtengo algo a cambio y lo disfruto”, puntualizó.

La presentación que tuvo lugar en la FCPyS, formó parte de la temporada número 96 del Taller. Su programa, denominado “Festival Mexicano”, fue ejecutado con motivo de las fiestas patrias y estuvo integrado por: El mercado, Amargura, Sensemayá, Intermezzo, Sinfonía India, Balada mexicana y Huapango; siendo este último el más aplaudido por el público.

El TCUNAM fue fundado en 1970 por la coreógrafa mexicana Gloria Contreras, quien cumplirá en noviembre un año de fallecer. Los integrantes del Taller mantienen como uno de sus principales propósitos el encarnar en su máximo esplendor posible lo que Contreras quiso transmitir con sus coreografías.



Bookmark and Share

0 comentarios: