viernes, 23 de septiembre de 2016

PARQUES NACIONALES: PULMONES Y ALTERNATIVAS RECREATIVAS

  • México cuenta con 67 parques nacionales
Por Ximena Navarro Esquivel
El Chico, Hidalgo (Aunam). De acuerdo a la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad, México tiene 176 áreas naturales protegidas federales, de éstas 67 pertenecen a la categoría de parques nacionales, 41 a reservas de la biosfera, cinco a monumentos naturales, ocho a las áreas de protección de recursos naturales, 18 a áreas de protección de fauna y flora y 18 a santurarios.


Según la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), un parque nacional, por ejemplo, se define como “áreas protegidas por un decreto oficial […], las cuales cuentan con uno o más ecosistemas que se signifiquen por su belleza, entre otras características”. Algunos parques nacionales bastante populares son el Cañón del Sumidero, Chiapas; Huatulco, Oaxaca; o Tulum, Quintana Roo.

Cuando un área natural obtiene el grado de parque nacional, recibe cuidados particulares para una mejor conservación. Son espacios donde se busca que la basura se encuentre siempre en su lugar y donde los seres humanos convivan de forma respetuosa con la flora y fauna del área protegida. Asimismo, se pone un especial énfasis en la investigación sus ecosistemas.

La excepción:

No obstante, el parque nacional Cabo Pulmo, en Baja California ha estado en el ojo de la controversia. La organización no gubernamental, Greenpeace señala que desde 2008 Cabo Pulmo se ha visto amenazado. Fue en ese año cuando la empresa Hansa Urbana mostró interés en edificar Cabo Cortés, un desarrollo turístico de 3,000 hectáreas. A partir de ese momento comenzó un ir y venir de declaraciones entre autoridades como la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y grupos ambientalistas.

Un sexenio y medio después, en 2015, la Semarnat negó de manera definitiva la posibilidad de realizar cualquier tipo de construcción en el área a Riviera Desarrollos, otros interesados en edificar centros comerciales, hoteles, campos de golf en los arrecifes de Cabo Pulmo.

El caso anterior sirve para comprender que incluso áreas protegidas pueden verse amenazadas por intereses económicos.


El Chico, un caso ejemplar

El parque nacional El Chico es un área verde de 2,739 hectáreas de extensión. Se encuentra en el estado de Hidalgo, al norte de la Ciudad de México.

Estar en El Chico hace pensar que así es como idealmente deben de funcionar las áreas protegidas: está limpio, existe vigilancia y cuidado por parte de las autoridades, el público parece respetarlo en su gran mayoría y el comercio co habita con los ecosistemas, sin registros de daño aparente.

Durante un recorrido por el área verde se pudo constatar que en ésta se ofrecen servicios turísticos como recorrido en lanchas, tirolesa o estadía en cabañas. Éstas cuentan con encargados quienes en todo momento concientizan a los visitantes sobre el tipo de interacción que debe de existir con el entorno. Hay pesca controlada de truchas y los visitantes, en su mayoría, se esfuerzan por mantener limpio los ecosistemas que conforman El Chico.

Al pedir la opinión de diversos paseantes, la mayoría se mostró conforme con las condiciones de este parque nacional. Lo consideraron ejemplar y apuntaron tener interés en visitarlo y conservarlo “porque el aire se siente más ligero”, señaló una de las entrevistadas, Norma Hernández, ama de casa.






Bookmark and Share

0 comentarios: