jueves, 16 de junio de 2016

¡CARACOLES! EL DEPORTIVO ES NUESTRO

Por Tania Mariana Cruz Bravo
Tlalnepantla, Estado de México (Aunam). Con escobas, palas y carretillas llegó Jorge Hernández Ortiz muy temprano a limpiar la pista de atletismo y sus aproximaciones, junto a otros dos hombres recoge los residuos que dejó el fin de semana en el deportivo Caracoles. A primera vista parecen ser los encargados de mantener limpio el espacio pero no, responden que sólo son atletas que limpian el área para sentirse más cómodos ya que nadie más lo hace.


El Deportivo Caracoles está ubicado en la colonia Constitución de 1917 en el municipio de Tlalnepantla, Estado de México, cada una de sus entradas cuentan con un espacio muy reducido para el acceso, ya que sin excepción todas tienen una cadena que te hace dudar si el paso a su interior está permitido o no.

No hace falta observar con detenimiento para notar que las instalaciones se encuentran descuidadas, las áreas verdes se volvieron amarillas; la vegetación crece por doquier; los pocos juegos destinados para los más pequeños se ven en mal estado, oxidados o destrozados por el vandalismo; de los cestos de basura desbordan botellas y bolsas de plástico, papel, balones ponchados, restos de comida, incluso envases de cerveza, además de otros desechos.

Nuestro deportivo, nuestra responsabilidad

El Deportivo Caracoles tiene más de 30 años y en el transcurrir de estos se ha visto deteriorado no sólo por la falta de mantenimiento sino por los propios visitantes que cometen vandalismo.

Ulises, de 18 años, acude todos los fines de semana a practicar barra desde hace año y medio y comenta que desde entonces ha visto un empeoramiento en el mantenimiento del espacio que incluso se han robado parte del equipo para hacer barra.

De la limpieza de todo el deportivo sólo son tres personas las encargadas por lo que es casi imposible pensar que un área tan grande y que es visitada a diario se pueda mantener libre de basura. La única forma que encuentran de limpiar todo el espacio es dedicando a cada día un área diferente pero esto resulta ineficaz ya que tarda uno o dos días en que las área que ya se limpiaron se vuelven a llenar de basura.

Por estas razones, el grupo de atletas que asiste a diario se ven en la necesidad de hacerse cargo de la limpieza del área que usan para sus actividades.

Jorge Hernández Ortiz, de 50 años, es uno de los atletas que con sus propios medios procura mantener el espacio en buen estado. No se limita únicamente a recoger los desechos que otros dejan, “Yo me dedico a trabajar la herrería y he venido a soldar algunos juegos por voluntad propia, porque me gusta que se vea bien. Hemos hablado con la administración para que se resuelvan los problemas pero no nos dan respuesta”, comenta.

¿Dónde está la vigilancia?


Si se recorre el deportivo de extremo a extremo se encuentra un módulo de vigilancia con patrullas y policías cerca de una de las entradas que está ahí gran parte del día pero que muy rara vez sale de esta zona para checar que todo esté en orden.

Omar Ruíz, quien da clases de aerobics desde poco más de 8 años dentro del deportivo, asegura que no hay vigilancia “No hay vigilancia, o sea sí de vez en cuando vienen las patrullas pero no hay nadie de base. De hecho se han metido a robar muchas veces, se roban los cables, en las entradas se ponen a asaltar, en el área de barras los chicos se ponen a fumar mariguana. No hay nadie que cuide ni aquí ni allá y eso que aquí adelante está el módulo de vigilancia”, comenta.

Muchos de los visitantes también aseguran que la poca vigilancia que hay sólo se encarga de cuidar ciertos lugares ya que no acuden a las áreas donde algunos chicos consumen drogas o alcohol, como es el área de barras que se encuentra cerca de la entrada principal y la Concha acústica.

La Concha Acústica es un espacio que se construyó con la finalidad de darle uso con eventos musicales pero comenta Jorge que el mayor uso que se le da es para el consumo de sustancias ilícitas “Faltan muchos eventos, nosotros hemos organizado un comité para levantar esto y ahí realizar eventos culturales porque el uso que le dan los chicos es para jugar frontón y consumir drogas”.

Reducción del espacio


Por otra parte, en los últimos 8 años se ha visto reducido el espacio del deportivo pues algunas de sus áreas han sido tomadas para la construcción de instituciones.

En 2013 se inició la creación del Hospital General de la Zona Oriente, el cual después de tres años se encuentra inconcluso pues las obras de construcción se detuvieron, así mismo anteriormente se tomó otra área para la construcción de una preparatoria.

Muchos de los visitantes están de acuerdo con la toma de espacios destinados a este tipo de obras pues dicen benefician a los habitantes de la comunidad así como a las que están más próximas al deportivo pero también hay en quienes ha causado descontento ya que expresan que la falta de seguridad y mantenimiento sumado a la reducción del espacio, los hace sentirse cada vez más despojados de su deportivo.







Bookmark and Share

0 comentarios: