jueves, 5 de mayo de 2016

TUZOBÚS, LA NUEVA Y MEJORADA CONGESTIÓN VIAL

Por Mayra Silvia Navarrete Aldana
Pachuca, Hidalgo (Aunam). Una dispareja y ensordecedora sinfonía emana de los cláxones de los conductores que transitan la conexión de la carretera México-Pachuca y el Bulevar Felipe Ángeles. Es visible la impaciencia de los automovilistas y choferes del transporte público, quienes intentan sus mejores maniobras para esquivar las interminables y poco fluidas filas de carros y camionetas que conforman el tráfico matutino que genera su culpable favorito: el Tuzobús.


El innovador medio de trasporte de la capital hidalguense fue inaugurado el 16 de agosto del año pasado. A través de sus 30 estaciones recorre 16.5 kilómetros, ida y vuelta, en la ruta Troncal, que va desde la entrada de la carretera federal México-Pachuca hasta el centro de la ciudad.

Este trayecto hace uso de 43 autobuses con un cupo para 80 personas cada uno. Las rutas alimentadoras – transporte que recorre las colonias para acercar a los usuarios del Tuzobús hacia las terminales para realizar la conexión con la ruta troncal – cuentan con 43 unidades similares y 48 vagonetas.

El carril correspondiente al Tuzobús está vacío; por el contrario, hay dos tumultos que no pasan inadvertidos: uno pertenece a los autos que se hallan atorados en el tráfico y el otro a las personas que esperan en Terminal Téllez, primera estación de este nuevo transporte a que el autobús llegue.

Algunos usuarios del camión Flecha Roja no pueden evitar mirar constantemente a través de las ventanas para asegurarse de que el tráfico esté fluyendo, otros observan fijamente el reloj como quien espera que el tiempo se detenga y que las manecillas del reloj no marquen la hora de entrada –07:00 am– a sus escuelas o trabajos.

La situación de quienes esperan en las estaciones no es tan distinta, salvo que ellos voltean de lado a lado con la esperanza de que el Tuzobús se digne a aparecer antes de que el conglomerado sea mayor y, obviamente, que sea haga más tarde.

Gustavo Escalante, estudiante del Tecnológico de Monterrey está resignado: "Esto es lo que el Tuzobús ocasiona, si viajo en coche el que se estresa por el tráfico soy yo, pero si utilizo el autobús llego tarde. Antes me dejaba exactamente frente al Tec, pero ahora se tiene que desviar por la reducción de carriles. Así es esto, somos conscientes de que vamos a llegar tarde. La peor parte, durante la mañana, es de Téllez a Colonia, y cerca de las 3:00 p.m. la calle Revolución".


El autobús que partió de Tizayuca hacia la Central de Autobuses del Norte de Pachuca llega a las 7:12 a.m., al Flecha Roja le ha tomado una hora con doce minutos completar un destino que antes del nuevo medio de transporte solía hacer en 35 o 40 minutos como máximo.

La gente que desciende del autobús se divide y corre a las vagonetas que los llevan a las estaciones del Tuzobús, algunos otros optan por pagar un taxi. Manuel Hernández, un hombre que lleva siete años como chofer, asegura que este medio les ha beneficiado a los taxistas: “las combis eran competencia porque eran económicas, pero la gente prefiere pagar los 30 pesos –tarifa mínima del taxi– a esperar hasta por media hora a que llegue el Tuzobús”.

El descontento de las personas por la imposición del Gobierno del Estado para usar este sistema de transporte al quitar las combis es palpable, las quejas se escuchan dentro y fuera del Tuzobús. Las mañanas son toda una travesía para quien transita en Pachuca, ya sea en transporte público o privado. Cuando el sol se pone finalmente, la gente sabe que ha logrado sobrevivir a otra congestión vial”.


Bookmark and Share

0 comentarios: