jueves, 17 de diciembre de 2015

COBIJAR AL PERIODISMO DE INVESTIGACIÓN: KAJA NEGRA


Por Atenea Morales de la Cruz
México (Aunam). Recientemente, el editorial de la revista en línea Kaja Negra, bajo la dirección de Lizbeth Hernández, se pronunció contra hechos que atentan a la integridad de periodistas en México. La inconformidad responde al arduo trabajo y riesgo que el periodismo de investigación implica. Para la periodista, “es la única manera en que podemos aportar realmente algo. El periodismo tiene un fin social y las investigaciones son necesarias porque las problemáticas que se viven son complejas. Uno tiene que ir más allá y poner en perspectiva las cosas”.

Kaja Negra renovó recientemente su cuerpo editorial. Con apenas unos meses, su directora aspira a realizar periodismo de investigación. “El panorama es interesante porque están confluyendo distintas complejidades. Hay una pujanza de medios digitales que están intentando hacer una propuesta. Hay ejercicios interesantes perfilados a realizar investigaciones ambiciosas más allá del diarismo y los periódicos se están viendo obligados a no descuidar estas piezas. Sin embargo, al mismo tiempo que hay una demanda de una parte de la población, no se puede hablar de las masas pidiendo el periodismo de investigación, hay casos que tienen un impacto en la agenda y hay un apoyo pero al mismo tiempo cuestiones que lo limitan; la infraestructura de los medios, el dinero”.

Lizbeth, joven y egresada hace varios años de la carrera de Ciencias de la Comunicación de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM mantiene un bajo perfil. Su ropa y apariencia no coinciden por completo con su seguridad al hablar, a veces pausada, pero firme. Poco a poco la plática gira en torno a los intereses económicos de los medios. No es una novedad que éstos se guían bajo un modelo de negocios que influye. Ella, tajante, afirma: “Hacer periodismo de investigación cuesta y mucho. Los medios no están dispuestos a pagar porque implica capacitar al equipo, profesionalizarlo, es decir, una inversión”. Bajo este panorama, en la actualidad “hay ejercicios de periodismo de investigación, pero no tanto como deberían haber”.

La cuestión pareciera la misma que varias décadas atrás. ¿El periodismo de investigación es rentable? “Hacer periodismo no equivale a desarrollar Facebook. No te va redituar económicamente así. El periodismo en las empresas tiene un fin de lucro, que es legítimo, puesto que todos los que realizamos una labor no vivimos de la nada. Es por esto que se están buscando que las investigaciones sean financiadas por instituciones, muchas veces extranjeras”.

México es uno de los países con altos índices de peligro para ejercer periodismo. La seguridad de los comunicadores no está garantizada. Bajo este marco, cada periodista asume la responsabilidad del riesgo. “Es algo muy personal. Yo ponderaría ¿qué tanto realmente vas a aportar con tu investigación? ¿Qué tanto, arriesgártela lo vale? Depende de las circunstancias y del tema. A veces es osado seguir con este periodismo de ´me la juego´. En ocasiones es necesario decir: ´hasta aquí´”.

Ante este riesgo los protocolos que se han establecido ayudan a crear una red mediante la cual los periodistas pueden brindarse ayuda cuando cubren cierto evento o se desplazan a determinados estados de la República. No obstante, Hernández considera que existe una parte que dentro de este marco que usualmente no se considera. “No firmar algún trabajo por seguridad es un protocolo válido. Pero también a veces es una cuestión de responsabilidad de quién hizo qué. Los medios deben proteger a sus periodistas, cobijarlos. También es su responsabilidad”.

Una pregunta obligada: ¿Qué tanto espacio hay en los medios digitales para este tipo de periodismo? “Muy poco. Porque una investigación implica tiempo y dinero. Hay temas que permiten que sean breves y otros más largos. Las personas los van a buscar en distintas formas”.

La conversación adquiere otro giro. Hernández toma un sorbo de café. Suspira. Con paciencia responde: “Yo no veo a los otros medios como competencia. Para nosotros (Kaja Negra), que haya más opciones, es interesante porque nos da un panorama más amplio de las cosas. Cada uno tiene su eje. Nosotros renunciamos a hacer diarismo porque queremos contar historias, explicar más. Y me parece que por lo menos muchos medios digitales tienen claro esto: ya no se trata de competir contra otro, sino de aportar”.

Finalmente, Lizbeth razona, con cierta reticencia y una mezcla de esperanza y desilusión, que “la situación a veces desconcierta. Desanima. Perturba. Investigaciones con tanto impacto no han ido más allá. ¿Qué pasó con la casa blanca? Si esta investigación no logró un cambio sustancial, ¿qué se puede esperar?”

Pero, ¿realmente el periodismo puede cambiar al mundo? “Yo considero que puede ser una pauta pero no que sea el encargado de ser el cambio. No podemos esperar que, como sucede en las películas de Hollywood, alguien va a abrirle los ojos al mundo. Eso no va a pasar. Y sería una versión muy vertical. Yo creo, más que nada, en la participación de la comunidad, colectiva y autogestiva”.



Bookmark and Share

0 comentarios: