lunes, 12 de mayo de 2014

EL BITCOIN, UNA MONEDA DE FE

Por Isis García

México (Aunam). El Bitcoin es una moneda electrónica descentralizada que cada vez se vuelve más popular en el mundo, fue concebida desde 2009 por Satoshi Nakamoto. Su precio, está sujeto a la oferta y la demanda provocada entre sus consumidores.

“Nuestro sistema financiero es un sistema de fe, se basa en la confianza. El dinero vale lo que tú crees. Lo que te hace creer en un valor, es el hecho de que otras personas también lo creen”, enuncia Salvador Verduzco, estudiante de la Facultad de Economía, cuyo tema de tesis versa sobre el Bitcoin.

Bitcoin también es el nombre que se aplica al software libre diseñado para la gestión de la moneda y a la red P2P (Peer-to-peer) de la que consta, lo cual, significa que no existe una autoridad central que rastree las transacciones monetarias realizadas, esta tarea es manejada de manera colectiva por la misma red; se asevera en el portal de internet de Bitcoin.

Honestamente a mí se me hace una tecnología magnífica, expresa Salvador Verduzco, el problema del comercio en Internet, sobre todo en nuestro país es que no hay seguridad ni de parte de los usuarios, ni de la misma red para asegurar tu información.

Este sistema permite eliminar la desconfianza. El hecho de que puedas hacer una única transacción en monedas y las puedas intercambiar por cualquier cosa, sin necesidad de exponer tus datos y que las acepten en cualquier momento, además, de que aumente o decaiga su valor en el tiempo, lo hace muy atractivo para el comercio en internet; continua el estudiante de economía.

El Bitcoin lo respalda la gente que cree en su valor, el volumen de comercio que tiene da la certeza. En Finlandia ya la reconocen como moneda de transacción. En México hay sólo un cajero en Tijuana.

“El diseño de Bitcoin permite poseer y transferir valor en forma potencialmente anónima. Las monedas pueden ser guardadas en cualquier ordenador en la forma de un archivo "de bolsillo", o con un tercero que ofrezca el servicio de almacenar ese archivo. En cualquiera de los casos, los bitcoins pueden ser enviados por medio de Internet a cualquiera que tenga una "dirección Bitcoin". La estructura P2P de Bitcoin y la falta de administración central hace imposible para cualquier autoridad, gubernamental u otra, la manipulación del valor de los bitcoins o la creación de inflación produciendo más de ellos”, aclaran los proveedores.

No obstante, en 2013 un equipo de investigadores de la Universidad de California en San Diego (EE.UU.) reveló que a través del 'blockchain'; el software de la moneda que ejecutan los usuarios de Internet para mantener la contabilidad global que registra todas las transacciones bitcoin realizadas; crearon mapas de ese registro que podrían ayudar a la policía a encontrar empresas que tengan información de identificación de usuarios específicos.



“Es un tema complicado porque no existe regulación, especialmente para un gobierno como el estadounidense donde deben pagar impuestos ¿estas monedas qué son, son activos, son posesiones?, ¿cómo los declaras, como gastos, como inversiones? Los gobiernos del mundo todavía no saben cómo reaccionar porque no saben el alcance que va a tener” asegura Salvador Verduzco.

El 10 de marzo del presente año, el Banco de México (BM) advirtió en un comunicado de prensa que en nuestro país “no son monedas de curso legal en México, ya que el BM no los emite ni respalda. De igual manera, tampoco son divisas extranjeras porque ninguna autoridad monetaria extranjera los emite ni respalda”. Aseveraron además que en otras jurisdicciones, se ha señalado su uso en operaciones ilícitas, incluyendo aquellas relacionadas con fraude y con el lavado de dinero.

Los bitcoins no son rastreables, la página te imprime un ticket, tú pagas y digamos que es como el número de serie en los billetes, asegura Salvador Verduzco, nadie le presta atención. Por eso los detractores dicen que es propensa a lavado de dinero. El crimen organizado podría comprar monedas y luego venderlas sin mayores complicaciones.

Otras de las consideraciones planteadas por el BM fueron que su función como medio de pago no está garantizada, por tanto, los comercios y demás personas no están obligados a aceptarlos; no existe ningún tipo de garantía o regulación que asegure que este tipo de activos puedan recuperar su dinero, más aún, al no existir una organización identificable que emita estos activos o un tercero que asuma obligaciones por dichos activos, difícilmente procedería un recurso legal en caso de pérdida.

En el comunicado de prensa se acentúa además la volatilidad: “Esto es consecuencia de su carácter altamente especulativo y de la elevada sensibilidad de su precio a cambios en la confianza de los usuarios. En consecuencia, la adquisición y el uso de estos activos conllevan un alto riesgo de depreciación y, por ende, de pérdidas monetarias. Por lo anterior, cualquier persona que acepte este tipo de activo en intercambio de un bien o servicio, o lo adquiera, asume los riesgos arriba mencionados.”

Yo creo que la tecnología nos está rebasando, afirma Salvador Verduzco, y México es tan neófito que nos están arrastrando. Es un tema interesante, pero también preocupante, porque nosotros como país no nos estamos manteniendo al ritmo del resto del mundo. Lo interesante no es el Bitcoin, sino el alcance. La tecnología no es nada por sí misma, lo interesante es cómo se relaciona con todos los demás aspectos de la vida.

El comunicado de prensa de BM, refiriéndose al Bitcoin, concluye “El Banco de México, en coordinación con otras autoridades, seguirá puntualmente su evolución y sus potenciales implicaciones y, de juzgarse necesario, emitirá la regulación pertinente”.





Bookmark and Share

0 comentarios: