jueves, 13 de marzo de 2014

JAN LATHAM KOENIG, EN EL FIN DE PRIMERA TEMPORADA DE OFUNAM

Por Yazz Rodríguez
México (Aunam). Como parte de la primera temporada 2014 de la Orquesta Filarmónica de la Universidad Nacional Autónoma de México (OFUNAM), se llevó a cabo una presentación en la Sala Nezahualcóyotl; en donde sobresalió la participación del director artístico Jan Latham Koenig.

El programa se dividió en dos partes, en dónde la primera abarcó piezas de aproximadamente ocho minutos cada una, entre ellas se encontraba: Obertura de Alí Babá, Concertino para clarinete en si bemol mayor y Fantasía de concierto para clarinete y orquesta sobre temas de Rigoletto de Verdi.


El auditorio se encontraba lleno casi en su totalidad. Al darse la tercera llamada, el público guardó silencio esperando atento al primer movimiento del director Jan Latham Koenig.

Obertura de Alí Babá, fue la pieza que cautivo a los espectadores. Esta obra fue hecha por Luigi Cherubini, compositor italiano que puso mucho esmero en la composición musical que integra esta melodía, al ser esta su última composición para el género operístico. Pese a estar a cargo de los ensayos, en todo momento, se dice que el día del estreno en París, 1833, él tomó un vuelo fuera de la ciudad para no presenciar la presentación, por temor al fracaso. Poco después, Obertura de Alí Babá adquirió el renombre que le permitió darle la vuelta al mundo, cuando llegó a Alemania.

Tras un fuerte aplauso, el silencio envolvió la Sala Nezahualcóyotl una vez más, para deleitar los oídos de los espectadores con la siguiente pieza: Concertino para clarinete en si bemol mayor, divido en dos partes: I Andante sostenuto y II Allegretto. Gaetano Donizetti fue el responsable de su composición.

El domingo se convirtió en una cumbre de emociones para los espectadores, pues, Concertino para clarinete en si bemol mayor, fue compuesta con el fin de hacer un contraste, entre melancolía y dicha a través de atractivos ritmos. Giampero Sobrino demostró su talento y majestuosidad sobre el escenario con su participación en el clarinete para acompañar esta pieza.

Con las emociones al borde del asiento, Giampero Sobrino, supo hacer de la experiencia del espectador algo inolvidable al hacer un solo en clarinete. Unos minutos después, se dio inicio a la tercera pieza: Fantasía de concierto para clarinete y orquesta sobre temas de Rigoletto de Verdi.

Una mezcla y juego de ritmos marcados por piano y clarinete, clarinete y banda, percusiones, clarinete y orquesta que hace disfrutar a músicos y espectadores. Una vez más, la OFUNAM y Gimpero Sobrino demostraron su talento sobre el escenario, logrando una conjunción melódica que deja a cualquiera con una sonrisa en el rostro.

Después de un intermedio pequeño, la tercera llamada indicó el último número de la tarde: Sinfonía n°5 en re menor, op. 47 de Dimitri Shostakovich. La contemplación del trabajo coordinado de todos los músicos y la excelente representación melódica, tendría una duración de 44 minutos. A la vista en el programa, esto parecería un gran lapso de tiempo, sin embargo al presenciarlo, el tiempo dedicado a esta sinfonía pasó como agua entre las manos.

Los cambios de sonidos, la integración de dos arpas al escenario y las variaciones entre cuerdas, instrumentos de aire, percusiones y el protagonismo del clarinete lograron que el público aplaudiera de pie, reconociendo el excelente trabajo sobre el escenario y la valiosa decisión de ser espectador de tan inigualable armonía.










Bookmark and Share

0 comentarios: