martes, 21 de mayo de 2013

UNA MANERA DISTINTA DE RECITAR POESÍA


Por Maricela De la cruz Rodríguez
México (Aunam). Un hombre en el escenario comienza a golpear ligeramente su guitarra con las manos, lleva el ritmo de la música y de repente se escucha: a-e-i-o-u, a-e-i-o-u “ ¿Quién? ¿Quiénes somos? Somos todos, somos nada”. Se apagan las luces del foro, sólo el escenario queda iluminado y el público busca de donde proviene la voz.; el suspenso está presente en la sala. Ahora, alguien más se ha unido y ha comenzado a hablar. De repente, dos hombres se paran de entre los asientos y comienzan a recitar; se dirigen al público y lentamente suben al escenario.

“Somos todo y somos nada…somos los que se atreven a cantar. Somos las historias del exilio, somos los oaxaqueños, los que llegan veinte minutos tarde… We are the dos mundos”. Es, el grupo Taco Shop Poets que ha hecho su introducción en el Foro el Dinosaurio del Museo del Chopo.

El escenario está iluminado por una luz blanca, las cortinas son negras. La única escenografía son los 31 libros acomodados que muestran dibujos a color que están hechos a mano; la emoción y la pasión por cada pieza poética que se recita en el escenario ha dejado al público asombrado.

El grupo conformado por Manuel Gómez, Adrián Arancibia y Adolfo Guzmán López luce tranquilo, pero serio y comprometido con cada interpretación. Ellos sólo son una parte del colectivo que se inició en 1994 realizando lectura de poesía en las taquerías de algunos lugares como San Diego. Hoy, su presentación es más que una lectura, es también, una mezcla de hip hop en donde hablan sobre los inmigrantes y la comunidad latina de Estados Unidos.

Hay una mezcla de español e inglés en cada poema; la melodía de una guitarra es la música de fondo que necesitan los artistas. Comienzan a recitar algunos poemas, cada uno con dedicatoria especial para alguna persona. Los temas son diferentes, se escucha “La patria se ha convertido en la lejanía…hay alguna diferencia entre mexicano y frijolero o entre chicano y mojado” El público grita, aplaude: se siente identificado con la letra.

Adolfo Guzmán comenta “Yo necesito que me ayude alguien, que me ayude a arrasar estas murallas… necesito, busco a alguien, alguien que me ayude a quitarme esta mexicanidad, esta americanidad” Una voz en el público comienza a cantar, entonces un joven sube al escenario: es Rojo Córdova, aquel joven que salió en el documental Hecho en México, y el cual responde “Soy chilango, soy de Tlalpan, soy mestizo, tengo unos converse y un morral bordado en San Cristóbal de las Casas, mis lentes son nike…”

La guitarra comienza con la melodía con que inició. Alguien canta “a-e-i-o-u, a-e-i-o-u somos todo, somos nada, a-e-i-o-u”, el público comienza a cantar con ellos; todos como si fueran una misma voz, los artistas caminan hacia la salida del foro; el público aplaude con fuerza.

Ahora que ha terminado la presentación es el turno de que las preguntas comiencen, pero más que preguntas son buenos comentarios con felicitaciones; un joven al expresarse ante a los artistas, hace pausas porque se le quiebra la voz por la emoción, y es que el público ha quedado conmovido, emocionado por el trabajo de los Taco Shop Poets.







Bookmark and Share

0 comentarios: