martes, 21 de mayo de 2013

DIETAS, EL DIFÍCIL CAMINO DEL BIEN COMER

Por Carlos Mayorga
México (Aunam). Dentro y fuera del deporte, la gente se pregunta si debe someterse a dietas para bajar de peso, ganar masa muscular o incluso para llevar una vida saludable; según Raquel Valenzuela, encargada del laboratorio de Nutrición en Medicina del Deporte de la Universidad Nacional Autónoma de México, una dieta es todo lo que comemos a diario, sea bueno o malo.

La especialista afirma que un alimento bueno es aquel que contenga los nutrimentos necesarios para el buen funcionamiento del cuerpo; mientras que los malos son toda la comida chatarra. Por ello, es necesario diseñar una dieta es la que mejor se adapta a las necesidades del deportista.

Sea para un deportista o para una persona común, un régimen alimenticio cubre la misma necesidad, es decir, suministrar al organismo de aquellos nutrimentos que este necesita para su buen funcionamiento. En el caso del deportista su alimentación varia en la cantidad de alimentos acorde a la actividad física que tiene, ya sea, alta o baja en proteínas y carbohidratos.

Una dieta es un acto individual, es decir, cada deportista dependiendo de la actividad física que realice y el tipo de composición corporal que tenga se le es destinado un tipo de alimentación diferente. En los deportes de mayor fuerza, tales como el futbol americano o la lucha, la dieta va enfocada al aumento de masa muscular, por lo tanto lleva mayor cantidad de proteínas, carbohidratos y algunos lípidos.

En el caso contrario, puntualiza Valenzuela, los deportes de resistencia como el maratón la alimentación es completamente diferente. Aquí la dieta esta concentrada en carbohidratos, ya que, estos son los encargados de ofrecerle el combustible que necesitan este tipo de atletas.

Beneficia o perjudica

La encargada del laboratorio de nutricióna prueba la designación de dietas a los atletas, pues con este tipo de medidas los deportistas se cargan de los elementos necesarios para su cuerpo como son la energía y nutrimentos, los cuales llevarán al jugador a un mayor rendimiento dentro de la cancha.

Acerca de que si ciertos alimentos no se deben de consumir, Raquel Valenzuela explicó que no hay tales, ya que todos tienen por lo menos una pequeña porción benéfica al cuerpo. Pero rescató que debe haber adecuaciones en cuanto a ciertos alimentos, por que estos pueden ocasionar problemas de colesterol e incluso acido úrico en el deportista.

El momento perfecto para establecer una dieta es durante el proceso de entrenamiento, en esta etapa el atleta, entrenador e incluso el médico que supervisa dicha actividad se da cuenta del tipo de esfuerzo que exige la competición, y por lo tanto se designa el tipo de alimentación a la que se debe someter el atleta.

La falta de una planeación nutrimental del deportista le puede ocasionar problemas, ya sea obesidad o falta de peso. En el caso de un atleta con obesidad, la licenciada Valenzuela considera inadecuado someterlo a dietas que lo hagan perder tallas, ya que solamente perjudican la salud de quien la sigue. Al llevar dietas de este tipo, el deportista suele padecer de deshidratación e incluso problemas de tipo renal por la ingesta de medicamento para bajar de peso.

La hidratación es un aspecto de gran importancia dentro del deporte. Y es aquí donde aparece una duda relacionada sobre que es mejor para el deportista si el agua simple o una bebida isotónica.

El consumo de estas bebidas se recomienda según el tipo de actividad a realizarse. Si el deporte dura más de dos horas y es en condiciones de humedad o altas temperaturas es necesario la ingesta de bebidas como Gatorade. Si la práctica es de corta duración en temperaturas normales (no mucho calor) el agua es suficiente.

Complementos alimenticios

Antes de suministrarse cualquier tipo de complementos, ya sean de proteínas, quemadores, ganadores de peso, etcétera, Raquel Valenzuela recomendó hacer una consulta médica. Una vez que el deportista tiene una dieta, hay que determinar si los alimentos que está suministrando el atleta cubren los nutrimentos necesarios. En caso que no sea así, es necesario ingerir productos que completen la nutrición del deportista.

Primero se debe hacer este análisis medico, ya que, el cuerpo tiene una máxima para aceptar proteínas. Si una persona consume más albuminas de las que su cuerpo puede aceptar, estas le son inútiles e incluso contraproducentes, ya que, pueden llegar a afectar al riñón y contribuyen a la acumulación de grasa.

Por lo tanto, concluyó la especialista, si una dieta ofrece los nutrientes que el cuerpo necesita, es inútil e innecesario el consumo de complementos alimenticios.











Bookmark and Share

0 comentarios: