martes, 8 de mayo de 2012

EL GALLO Y LA PERLA, UN RECUENTO DE MÉXICO EN LA POESÍA MEXICANA

Por Tania Caldiño Díaz
México (Aunam). La antología de poemas El gallo y la Perla. México en la poesía mexicana, de Antonio Deltoro y Christian Peña, reúne textos que ejemplifican que leer poesía es una manera de adquirir identidad nacional.

La obra fue presentada en la Cada de las Humanidades por sus autores y el etnólogo José del Val, quien aseguró que “la relevancia de la poesía en el mundo contemporáneo se ha vuelto mayor a comparación de otras ocasiones, en términos de la poesía en la sociedad”.


Para director del Programa Universitario México Nación Multicultural (PUMC), es importante percibir la crisis de significados y significantes en todos los órdenes de la realidad, pues actualmente “pareciera poco claro encontrar una estructura clara”.

Christopher Domínguez, historiador, ensayista y uno de los críticos literarios más reconocidos en Hispanoamérica, afirmó que en el pasado, México tuvo una gran preocupación por su identidad nacional, lo cual se reflejó en los hechos históricos como la Revolución Mexicana.

Planteó de manera global el papel de la poesía dentro de la historia. Para ciertos poetas como Ramón López Velarde y José Juan Tablada, la poesía se vuelve más complicada, porque hay cierto desencanto al no tener el paraíso prometido en el país.

Sin embargo, aseguró Christopher Domínguez, Antonio Deltoro permite conocer puertas cerradas, la poesía de escritores mexicanos hablando de su país directamente; de esa manera fomenta las ganas de que haya una segunda parte de la antología.

Con la conquista, la identidad nacional se modificó e influyó notablemente en las ideas y el lenguaje; esto ocasionó que “pocos poemas citan palabras de origen mexicano de manera natural”, señalo Deltoro; sin embargo, “por criollos que seamos, siempre nos sentiremos herederos de la cultura prehispánica”.

Reconoció que es increíble como algunos poetas escriben sobre México sin ser parte él, por esa razón el título del libro fue nombrado así, porque pocos mexicanos hacen poesía de su propio país.

En la antología quedaron fuera todos los sentimientos de índole patriótico, puesto que la gran mayoría se refiere a México por sus acontecimientos históricos y pocas veces retoma asuntos de índole cultural como los tianguis, el estilo de vida, etc.

La función de la poesía mexicana es atravesar el sentir de cada persona, identificarla con su país e invitarla a reconocer todos esos elementos que forman su identidad nacional.

“Siempre estamos llenos de historia, retrocedemos en el tiempo y ahí está; nos ayuda a entender el pasado y el presente. No soy un investigador literario, soy un peón; soy un poeta, un poeta mexicano”, concluyó Deltoro.





Bookmark and Share

0 comentarios: