viernes, 11 de mayo de 2012

BALÓN INTERCEPTADO

  • Futbol Americano, un deporte que agoniza en México
Por Oscar Eduardo Guzmán
México (Aunam). El fútbol americano era parte de la vida de México. Cada fin de semana el balón volaba hacia la zona de anotación. Los estadios se iluminaban cuando los equipos conseguían un touchdown. En los juegos más representativos, entre la UNAM y el IPN, los aficionados encendían periódicos para anunciar la victoria de su escuadra. La tribuna del conjunto ganador, se convertía en una gran antorcha. Hoy, los estadios ya no brillan más.


Esta disciplina llegó a México en 1896, procedente de Estados Unidos, pero fue hasta 1927 cuando comenzó a practicarse de manera formal. En su época dorada, en la década de los cincuentas, causó tal impacto que hasta hubo películas en su honor: Paso a la Juventud, protagonizada por Germán Valdez “Tin Tan”, fue una de ellas.

Transcurrió poco tiempo para que el juego de las tacleadas se convirtiera en el deporte nacional. Muestra de esto fue el primer lleno que registró el estadio Azteca en su historia, cuando se jugó un partido entre los Pumas de la UNAM y los Burros del Politécnico.

Los lugares que registraron más pasión fueron la Ciudad de México y Monterrey. Las rivalidades entre las instituciones de la educación superior iban en aumento.

Fue así que en 1970 se instituyó la Liga Nacional, para después convertirse, en 1978 en la Liga Mayor. A partir de ese momento se creó el órgano que regiría a este deporte: la Organización Nacional Estudiantil de Fútbol Americano (ONEFA).

El deporte y la difusión

La liga se estructuró y así nació otro camino para el periodismo deportivo: cubrir una fuente diferente al fútbol soccer. El fútbol americano ocupaba las primeras planas de los diarios, la radio hacía coberturas especiales de los juegos e incluso la televisión transmitía los entrenamientos de los equipos.

“Antes había reportajes en el transcurso del año de los equipos, se realizaba un seguimiento de jugadores y dirigentes. Ahora, desgraciadamente, eso se ha perdido”, comentó Ricardo García Estrada, periodista de la revista electrónica Pit Lane, quien desde hace más de 40 años ha cubierto la fuente de americano.

Parte del éxito que tuvo la difusión de este deporte en México, se debió a que los encargados de comunicar dicha actividad habían sido ex jugadores; tal fue el caso de la emisora 620 de AM. Justo en la época de auge, Víctor Blanco, dueño de la radiodifusora en ese entonces, quien además había sido ex jugador, transmitía un programa llamado Yarda 620, en el cual se hablaba sobre los juegos de americano, además de hacer coberturas de los partidos.

La televisión no se podía quedar atrás. Ricardo García recordó: “en Telesistema Mexicano, antecesor de Televisa, se transmitían los juegos de la Liga Mayor. A Roberto Kenny, alto funcionario de esa empresa, le gustaba tanto este deporte que un día hizo que se pasara al aire un entrenamiento de Pumas, ya ni siquiera un partido, esto demuestra que existía pasión por el juego”.

La relación entre directivos y medios de comunicación iba en aumento y esto benefició a la afición, ya que constantemente se hicieron promociones para que la gente asistiera a los estadios: pases al dos por uno y la oportunidad de ver más de un juego con una sola entrada. De ahí, el éxito que tenían los partidos, no sólo entre la UNAM y el Politécnico, sino en el resto de la liga.

El desinterés por el juego

Sin embargo, el tiempo pasó y los ex jugadores que estaban al frente de los medios, dejaron de estarlo. Se dio un cambio generacional. Poco a poco la relación entre medios y directivos se fue rompiendo.

Para Agustín Ugalde, exjugador de americano en la década de los sesentas, algunos de los responsables del estancamiento de este deporte en la actualidad, son sus excompañeros de juego. “Desafortunadamente hay mucho desinterés de exjugadores –como Joaquín Castillo, Manuel Neri, Mario Ruiz y Diego García–, que ahora son profesionistas, ni el 5% de éstos se interesa”, esto según las declaraciones del exjugador retomadas del artículo “Ínfimo apoyo de las autoridades al deporte universitario: Agustín Ugalde” publicado en Circulo Universitario, año 5, número 6.

NFL vs ONEFA

A diferencia de lo que pasa en Estados Unidos, en donde el espectáculo (como lo es el Super Bowl) y el deporte van de la mano, en México se ha dejado de lado el entretenimiento y el plano deportivo se ha explotado muy poco.

El éxito de una liga como la National Football League (Liga Nacional de Fútbol), NFL por sus siglas en inglés, radica en el nivel de competitividad de los equipos que la integran. “En Estados Unidos, las conferencias se rigen por el número de subsidios que los equipos puedan dar; es decir, si un conjunto da 60 becas, juega contra puros equipos que den 60 de éstas. Si las escuelas no dan becas, en la conferencia sólo hay escuadras que no las dan”, dice Jorge Iglesias, director de comunicación social de actividades deportivas y recreativas de la UNAM.

Ese modelo implementado en el país vecino, no se ponía en práctica en México. El fútbol americano se convirtió en un deporte de las escuelas privadas. Las dificultades entre las instituciones educativas comenzaron a hacerse presentes.

La ONEFA de hoy

Instituciones como el Tecnológico de Monterrey y la Universidad de las Américas dominaban la liga por su plan de trabajo. Jorge Iglesias contó: “a diferencia de instituciones públicas como la UNAM, en donde no se dan becas a los deportistas, el Tec de Monterrey tenía un programa de 120 becas en Liga Mayor y comenzó a reclutar talento, conseguía a los mejores jugadores del país, por eso no se podía armar un equipo con el mismo nivel competitivo”.

A partir de 2008, universidades públicas como la UNAM y el Politécnico decidieron establecer una conferencia, independiente de la Nacional y la de los Seis Grandes, a la que denominaron “Conferencia del Centro”, con lo cual se buscaba equilibrar el nivel de competitividad en la Liga Mayor.

En la temporada 2009, las escuelas privadas mostraron su inconformidad con la medida establecida y, encabezadas por el Tec de Monterrey, decidieron apartarse de la ONEFA.

Con la salida del Tecnológico, la liga se reestructuró y se plantearon nuevas reglas para los equipos participantes con las cuales se buscó, principalmente, regular el número de becas por equipo y la edad límite de los jugadores. Además, la ONEFA quedó conformada en tres grandes conferencias: Centro, Norte y Sur, en tres categorías: Liga Mayor, Intermedia e infantil.

En el 2010, la ONEFA buscó la incorporación del Tec de Monterrey de nuevo a la liga, pero bajo las nuevas condiciones. “El Tecnológico no aceptó y decidió crear una liga nueva, es cuando se da la incisión entre la ONEFA y las escuelas particulares que da lugar a la Comisión Nacional Deportiva Estudiantil de Instituciones Privadas, A.C. (Conadeip)”, compartió Jorge Iglesias.

En torno a la temporada 2012, que iniciará en septiembre, la ONEFA buscó que ambas ligas interactuaran. Entre las propuestas estaban: que los equipos de estos dos órganos sostuvieran encuentros de pretemporada, partidos en temporada regular y un juego campeón contra campeón. Sin embargo, Conadeip sólo aceptó que se sostuvieran duelos antes del inicio de la campaña.

La liga y los medios de comunicación

Todas estas diferencias entre los directivos, han ocasionado el estancamiento del juego. El director de actividades deportivas comentó: “a la liga la manejan todos los equipos y mientras más gente hay en un grupo es más difícil conciliar. Cuando hay una propuesta buena, pero a la mayoría no le conviene, simplemente no lo aceptan”. Esta falta de acuerdos ocasionó que el fútbol americano saliera de la señal de televisión abierta.

Un caso que ilustra lo antes mencionado ocurrió en 1998. En la temporada de ese año, el canal 11 había televisado la mayoría de los juegos, por lo que tenía la ventaja para transmitir el partido de la final entre los Borregos Monterrey y Aztecas de la UDLA.

Sin embargo, los directivos del equipo del norte concesionaron el partido a Televisa, por esta razón, el canal del Politécnico dejó de transmitir los partidos y, el acuerdo que supuestamente había entre la liga y la televisora de San Ángel jamás llegó.

Fue hasta el 2010 cuando, de nueva cuenta, canal 11 reinició la transmisión de algunos partidos de las Águilas Blancas.

Por su parte, la UNAM para esta temporada 2012 firmará un contrato con MVS Noticias para que esta televisora tenga los derechos de transmisión del equipo Pumas CU. Dicho acuerdo incluye la producción de un programa, con duración de una hora, por semana dedicado al deporte de la Universidad Nacional.

Las propuestas

Pese a estos intentos por hacer que el futbol americano retome el nivel que alguna vez tuvo, tanto en lo deportivo como en lo mediático, los cambios no se darán si los problemas no se atacan desde la raíz.

Se debe dar una restructuración en la unidad de comunicación social de la ONEFA para que ésta se preocupe por hacer llegar la información de la liga a los medios y, así ellos puedan hacer su parte de difundirla a la población.

Sin embargo, hoy día, los medios de comunicación buscan principalmente el negocio, mismo que obtienen a través del fútbol soccer. Los mass media no son los únicos culpables, ya que los directivos de la ONEFA y de la Conadeip, no se han movilizado para que las ligas sean rentables, generen sus propios recursos y puedan invertir en patrocinadores.

Patrocinadores que, a su vez, se interesen por difundir más este deporte entre la población y así generar más seguidores para el americano. Afición que alguna vez ya se tuvo y que se podría volver a tener. Todo esto para hacer que el fútbol americano nacional sea, otra vez, parte de la vida de México.



Bookmark and Share

0 comentarios: