sábado, 30 de octubre de 2010

NO A LA PENA DE MUERTE, SÍ A LA READAPTACIÓN

  • Reforma al Modelo de Justicia Militar, permitirá respeto a los derechos humanos fundamentales
  • Transparentar la Justicia Militar es una urgencia
  • Hoy, las penas militares no se inclinan a la readaptación, sino a la disciplina
  • Un derecho penal democrático, permitirá la supresión de la pena de muerte
Por Elizabeth Tiburcio García
México (Aunam). El modelo actual de Justicia Militar, que ha tenido fallas desde su origen, exige ahora una reestructuración; es por ello que se propone una Reforma con el objetivo de lograr un equilibrio entre los derechos humanos fundamentales de los civiles y la Justicia Militar, expuso el maestro en criminología Alejandro Carlos Espinosa, en la Teleconferencia llamada Reforma al Estado y Justicia Militar, realizada en la Facultad de Derecho de la UNAM.

“Es importante acotar el fuero de guerra”, aseguró el maestro Espinosa, mientras explicaba la crisis de legalidad que enfrenta el Estado mexicano al otorgar al Ejército Militar, ciertas libertades como las de persecución y aplicación de penas a delitos, en especial los relacionados con la delincuencia organizada, de la que últimamente, el país se ha visto demasiado vulnerable, y que involucra a ciudadanos civiles.

El también director de la revista Criminogénesis, señaló que a consecuencia de lo anterior, los derechos fundamentales son ignorados, imponiendo disciplina y obediencia como instrumentos primordiales de la Justicia Militar. De esta forma, en vez de asignar a un delincuente, de treinta a sesenta años de cárcel, lapso en el que se le prepararía para la readaptación a la sociedad, se opta por la pena de muerte.

El problema del Modelo de Justicia militar, según el profesor Espinosa, radica en que son sólo las jurisprudencias, y no las leyes, quienes permiten actuar al Ejército. Además, la impartición de justicia está a cargo de tribunales militares que a su vez, dependen del titular del poder ejecutivo. Con lo anterior se tienen dos poderes recayendo en uno sólo, desequilibrando el modelo.

El replanteamiento del fuero de guerra propuesto, consiste en una serie de procesos encaminados a la correcta funcionalidad del Estado, y que simultáneamente, concuerden con las garantías de los ciudadanos. Uno de dichos procesos es llevar los Tribunales Militares al Poder Judicial de la Federación, y dejar el fuero de guerra a cargo de las Procuradurías, reservándoles a éstas, el derecho de investigación.

Con lo anterior se lograría en principio, un derecho penal democrático, que en lo posterior exigiría la supresión de la pena de muerte. Pero esta Reforma no pretende atacar a las instituciones, aseguró el profesor Espinosa, quien dijo los principales beneficiados de ella serían los militares. No obstante, ratificó que el modelo actual de Justicia Militar está agotado, y su rediseño basado en la transparencia, es ya una obligación.





Bookmark and Share

0 comentarios: