sábado, 30 de octubre de 2010

¿CUÁLES SON SUS SEÑAS PARTICULARES?

Por Armando Pereda Maldonado
México (Aunam). Si es usted una de esas personas que les llama la atención lo referente a los servicios forenses, quiere saber qué pasa con el cuerpo de una persona muerta de forma violenta, ya sea por suicidio o asesinato, hay un libro ideal para acercarse al tema.

Josefina Estrada, en Señas particulares (Ed. De bolsillo 2008), cuenta toda la investigación que realizó acerca de los servicios, actividades y obligaciones que tiene el Servicio Médico Forense (Semefo), y da un panorama amplio acerca de esta cuestión.

Lo relata de una forma amena, con un lenguaje muy coloquial, así que cualquier persona lo puede leer fácilmente, incluso aunque no tenga tan reforzado el hábito de la lectura.

El género periodístico elegido por la periodista para su trabajo es la crónica, y es el más adecuado, porque así puede describir tanto lo que está sucediendo, como el ambiente que se vive. Esto último lo lleva a cabo Estrada para poder referir con detalle lo que está pasando en un Semefo, que incluye los foros donde analizan a los muertos y las oficinas de los doctores.

Estas circunstancias parecieran que son de una película de terror, pues existen muchos difuntos, a los cuales los respectivos médicos forenses los abren, para conocer las razones de porqué murió la persona; al cortarlos se les ve lo rojo de la sangre, junto con los órganos, cosa que casi ninguna persona común ve, porque sólo están autorizados para esto muy pocos, quienes le entregan su informe al Ministerio Público, para que siga con la investigación previa.
La autora del texto, aparte de describir con detalle los acontecimientos, con lo cual los lectores pueden imaginarse y ver a través de las letras, también deja clara la noción del tiempo, ya que coloca las fechas correspondientes día tras día, hora tras hora.

Entre las personas que se especializan en Servicios Periciales cuando la muerte es violenta son: los criminalísticos de campo, fotógrafos forenses, químicos forenses, balísticos, retratistas hablados, dactiloscópicos, entre otros. En total son 32 especialidades en todo tipo de delitos. Según la forma en que murió la persona entran otras especialidades, como la grafoscopía, génetica, patología, etcétera. Además siempre participan los médicos forenses y legistas y peritos en criminalística.

Es un tema poco tratado, lo que más se le parece es la nota roja, por ejemplo, lo que publican diarios como Metro, Gráfico, La prensa, Alarma, entre otros medios amarillistas, que sólo despiertan el morbo de la gente y ahí se quedan.

El objetivo principal para haber realizado este trabajo de periodismo especializado fue dar a conocer el ámbito forense, lo cual cumplió de forma aceptable, pues no ha habido muchos periodistas que les llame la atención este tipo de temas.

Esto último hace que el trabajo de Estrada tenga todavía más interés, ya que en sí, el tema de la muerte llama la atención, porque es algo con lo que la gente se enfrentará de una u otra forma en un futuro.

En el libro se desmiente un mito: porque en la Ciudad de México la principal causa de muerte violenta es por atropellamiento y no por asaltos o asesinatos, como muchas personas creen. En el Servicio Médico Forense se realiza toda una investigación del caso, desde identificar la forma en que murió, dónde, cuándo, quiénes estaban en el momento en que pasó; en caso de suicidio, ver si dejó alguna nota póstuma, para que el grafólogo haga su trabajo y lea entre líneas.
¿Por qué señas particulares? Pues antes que nada, hay que aclarar que este término se utiliza al referirse a alguna característica física que tienen todas las personas, por ejemplo lunares, cicatrices, color de ojos y pelo, cosas que identifiquen a la gente fallecida.

Este tema fue elegido no por morbo, según la autora, sino para ser más sensibles a la vida, junto con esto, sensibles a los movimientos de los humanos con vida.

Josefina Estrada obtuvo muchas fuentes de información, gracias a las cuales pudo hacer el libro, entre las que están doctores, técnicos en necropsia, un pasante en antropología física, técnicos forenses, entre otros.

Esta escritora, periodista y catedrática de la Universidad Nacional Autónoma de México ganó un premio por este trabajo: primer lugar en el Primer Concurso de Crónica Salvador Novo, en el año 2002. Además de éste, ha obtenido otros premios, entre los que están: Premio Nacional de Testimonio, por su libro Con rienda suelta, en el año 2003; en el 2007 fue finalista para obtener el Premio Internacional de cuento Juan Rulfo, en Paris.

Esto han sido tan sólo reconocimientos por su arduo trabajo, tanto de escritora, como de investigadora de sucesos. Ha sido profesora en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales en la asignatura de Periodismo y lenguaje narrativo.
Hasta ahorita ha publicado 17 obras, entre las que están: Para morir iguales, Malagato, Virgen de medianoche, Joaquín Pardavé. El señor del espectáculo, Mujeres de oriente y Desde que Dios amanece. Tanto ha sido el éxito de ella, que sus escritos se han traducido en diversos idiomas y se han antologado.

Están invitados a ser parte de los lectores con Señas particulares de Josefina Estrada, si resisten lo que en él encontrarán…




Bookmark and Share

0 comentarios: