domingo, 24 de octubre de 2010

BÚSQUEDA DEL NUEVO PERIODISMO, MEZCLA DEL OFICIO CON LA LITERATURA

Por: Frida Edith Andrade Alemán
México (Aunam). Las declaraciones de amor se hacen presentes en la sala, cada quien expresa sus mejores versos , se pretende seguir seduciendo con su propio instrumento: la palabra; a eso convertido en una forma de vida, en una pasión que permite escribir sobre la cotidianidad, en palabras de Fernando Benítez: “reportear la vida”… eso es periodismo.

Mientras el rebozo verde acoge el dorso de la maestra Lucía Chávez, de la misma forma , se busca el fraternal abrazo entre la literatura y el periodismo, porque como lo dice el maestro Hernán Becerra Pino: “la literatura y el periodismo es un acto de amor”.

La necesaria comunicación entre ambas disciplinas fue motivo de discusión en la mesa La literatura como acto de comunicación, del círculo de conversaciones que lleva por título Los medios de comunicación actores sociales en la vida de México, en la Sala Lucio Mendieta de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la UNAM.

Con las palabras de la maestra Lucía Chávez, la atmósfera de la sala se pintó de poesía. Una exigencia del periodismo es la concreción, esto es, expresar todo con pocas palabras, además, considera que una de las mejores armas para resumir un hecho y, al mismo tiempo, dejarle una enseñanza marcada al lector, es el verso corto porqué éste obliga a elegir la palabra correcta; de lo contrario, se puede perder la armonía y, en ocasiones, la atención de la audiencia.

De esta forma, la mezcla del periodismo con la literatura busca convertir al lector en un personaje activo, por medio de un diálogo entre éste y el escritor, por ello es necesario que el mensaje llegue de manera profunda; para que la reflexión sea mayor, se tiene que ir más allá del hecho de informar.

Sin embargo, combinar la literatura con el periodismo no implica que este último deba adquirir el aspecto de invención de la primera, porque la credibilidad es primordial en dicho oficio. Además, en la literatura no todo es ficción, pues, también tiene una parte de investigación.

A veces, cuando la realidad se cuenta apegándose, de manera estricta, a las reglas del relato periodístico puede verse de manera brutal, pero al integrar elementos literarios puede convertirse en una historia memorable; la finalidad es encontrar el sentimentalismo del lector y, al mismo tiempo, seducirlo para que poco a poco se acerque al campo de las letras.

Dicha mezcolanza hace la diferencia entre contar un hecho de la misma forma, y crear una variación. Darle ritmo a la narración es inyectarle color, son esas pinceladas lo que generan el interés del lector.

Tanto en el periodismo como en la literatura es necesario cuidar las palabras usadas de cada oración dentro de la escritura, por ello, en la conferencia se citó la siguiente reflexión de Efraín Bartolomé: “partes un verso a la mitad y sangra”.





Bookmark and Share

0 comentarios: