miércoles, 3 de junio de 2009

LA ESTIMULACIÓN TEMPRANA, PRIMORDIAL EN EL DESARROLLO DE BEBÉ

  • También influyen otros factores como la salud de la madre y el medio social
Por Ana María Arenas
México (Aunam). La estimulación temprana, término abreviado con el que se le conoce a la “estimulación multisensorial temprana”, no sólo consiste en una serie de juegos, sino que va más allá y además es de vital importancia para el recién nacido, explicó Raúl Téllez del Río, médico pediatra neonatólogo de la Universidad Nacional Autónoma de México.

La estimulación multisensorial temprana, es la atención que se le da al niño en las primeras etapas de su vida con el objetivo de desarrollar y potenciar al máximo sus capacidades físicas, espirituales y afectivas mediante programas muy variados, explica Téllez.

Existen diversos métodos de estimulación, basados en distintas corrientes, las cuales abarcan todas las áreas del desarrollo humano y tienen claro que dentro de estas teorías el concepto madurez o la maduración cerebral, no termina con el nacimiento pero tampoco empieza.

“Mi objetivo es dar a conocer la información acerca de conceptos y variantes de la estimulación temprana así como su aplicación y eliminar los conceptos erróneos, pero lo más importante es lograr la comprensión de la importancia de la estimulación mental, sus fundamentos neurofisiológicos que es prácticamente la razón de que exista la estimulación temprana, el momento en que se debe aplicar y la trascendencia que tiene en el desarrollo del ser humano” agregó Raúl Téllez.

Agregó que los triángulos más frecuentes que encontramos al hablar de estimulación temprana son: intervención temprana, estimulación precoz, estimulación multisensorial temprana.

Pero la estimulación temprana no lo es todo, influye la salud de la madre y el entorno social que la rodea. Por ejemplo, el estado anímico de la mamá empieza a producir sustancias que afectan el desarrollo y crecimiento del producto y pueden inducir un retraso en el crecimiento del bebé, que termina en un parto prematuro o un niño con retrazado emocional.

La estimulación temprana se basa en la repetición de lo que se viene a llamar unidades de información o bits. Al igual que todos los niños aprenden a hablar por si mismos (a base de oír diariamente los sonidos del lenguaje), su cerebro es capaz de adquirir otra serie de conocimientos mediante la repetición sistemática de estímulos o ejercicios simples. Con la repetición se consigue reforzar las áreas neuronales de interés.

Por ejemplo, para que un bebé gatee y pueda avanzar, es necesario que controle lo que se llama, patrón cruzado, es decir, la capacidad de coordinar su mano derecha con su pie izquierdo, y viceversa.

El cerebro está dividido en dos hemisferios, izquierdo y derecho, cada uno de los cuales controla la parte opuesta del cuerpo. Pues bien, los ejercicios de gateo refuerzan el patrón cruzado y, por tanto, ayudan a mejorar la coordinación entre los dos lados de nuestro cuerpo.

Algunas variantes de la estimulación temprana son: estimulación prenatal o estimulación multisensorial temprana las cuales pueden ser preventiva o terapéutica y/o de rehabilitación, estimulación multisensorial y estimulación cerebral profunda.

1 comentarios:

estimulación temprana dijo...

Es una realidad la importancia de la estimulación temprana en el ,desarrollo de los bebes, es por eso que se agradece la información .