jueves, 6 de junio de 2019

PERIODISMO ESPECIALIZADO EN EL NUEVO MILENIO

Por Mariana Cristina Chávez Pedroza, Beatriz Adriana Osnaya Morales y Antonio Enrique Aguilar Verduzco Mario
Ciudad de México (Aunam). La nota diaria y el trabajo de investigación profunda que va más allá de las declaraciones, de los datos proporcionados por instituciones y hurga entre los cómos y los porqués, han sido parte del periodismo en México. Sin embargo, la era digital y el cambio de las audiencias han puesto al periodismo especializado en algunos aprietos.


Jorge Valdés, coeditor de la sección Política en el periódico Milenio, antes reportero de La Afición, un diario que en sus inicios fue independiente y luego pasó a ser parte del diario que pertenece a Grupo Multimedios, reafirma: “El periodismo especializado en México ha tenido un descenso por las redes sociales. Las redes sociales lo que ha hecho en el periodismo es sustituir profundidad por inmediatez.”

Rostro ovalado, ojos grandes y redondos que se abren con asombró al platicar del trabajo que tanto ama y conoce después de 27 años de servicio en la misma empresa de comunicación: “Yo sí he visto un descenso en el número, la calidad de periodistas y trabajos de periodismo especializado. Pero lo atribuyo a las redes sociales. Es un complemento, pero ya no es tan vital como antes.”

Hace seis meses el periódico de Milenio sufrió un reajuste en el acomodo y contenido del mismo; esta nueva etapa tiene el objetivo de resaltar el periodismo especializado y con ello ir más allá de la nota diaria, o como lo dirá Jorge Valdés “las grandes notas, las grandes historias, los reportajes”. Sin embargo, este tipo de trabajos nutren máximo un 30% del contenido del diario: “Podemos meter uno o dos trabajos especializados si es mucho. Porque siguen la inercia de la información y la nota diaria. Es rentable pero no como antes.”

No obstante, el periodismo especializado no está eliminado de los espacios digitales, simplemente tiene otras exigencias: “si tú vas a impulsar el periodismo especializado en las redes sociales, debe ser de una manera que atraigas a los lectores o a los seguidores de las redes sociales que en este tiempo la mayoría son jóvenes.”

Valdés comenta, mientras cruza las manos y las descruza para proseguir hablando, que la mayoría de los jóvenes menores de 35 años se alimentan de la información que les vierte sus perfiles en las redes sociales, especialmente en Facebook. Asegura que es un gran nicho de oportunidades, pero que tiene el factor del tiempo en su contra, muchas personas no tienen tiempo para leer grandes cantidades de texto.

“Estadísticas muestran que el tiempo para leer una nota que dedica una persona, son 3 minutos máximo. En esos 3 minutos, los especialistas en redes sociales, deben saber cómo atraer al lector, con qué cabeza, con que intro, con qué información, el periodismo especializado es de más tiempo.”

Existe un nuevo lector que nació con celulares e internet que “busca todo en pantalla”, que prefiere los vídeos y notas que no duren más de dos minutos de lectura: “Las generaciones anteriores, como yo, que tengo 47 años, leíamos los grandes reportajes en los diarios, no tenías la computadora y después no tenías tantas herramientas en la computadora para leer, para navegar, para buscar información.”

El periódico y la televisión, están siendo sustituidos por la información creada en internet y distribuida por las redes socio digitales. Este nuevo lector se enfrenta a personas que toman por el lente de su cámara los hechos y sienten que ya son reporteros. Respecto al tema, Jorge comenta que un reportero debe ser alguien preparado y no improvisado: “el que haya captado el momento no te hace reportero pero las nuevas generaciones están alimentadas de eso, de la foto inmediata, del evento que acaba de suceder”.

A pesar de que “la inmediatez de la información hace que el periodismo especializado se vaya desplazando, ya no le dan tiempo a la gran lectura, a un gran reportaje”; el coeditor de Milenio asegura que hay reportajes y temas de periodismo especializado en la red, el obstáculo es saber cómo venderlos.

“Yo soy de los periodistas que piensan que no hay tema que no venda si lo sabes vender. Pero para eso precisamente necesitas buenos periodistas”. Jorge revela una verdad de a kilo: "Los periodistas se ven sometidos a enviar notas diarias, en el caso de Milenio, para grabar en tele y en prensa, dejando poco tiempo para los reportajes especializados, que aún se asignan en la redacción. Y si el periodista especializado requiere de su trabajo diario para especializarse también, y contar las grandes historias, ¿en qué momento se le da tiempo al periodismo especializado?".

No obstante, esta tarea la atribuye principalmente a la creatividad de las personas que se encargan de las redes sociales y de las empresas periodísticas: “Un ejemplo que siempre pongo y que sigo es El País, que en sus plataformas de redes sociales te vende unas cosas padrísimas y es periodismo especializado, creo que en México falta más profundidad, faltan los reportajes y el periodismo especializado en redes digitales.”

Para impulsar este periodismo debe haber un interés de todas las partes involucradas: del medio, del periodista y del usuario, ya que la mayoría de las empresas digitales están enfocadas en generar visitas, números presentados para vender espacios publicitarios.

La mayor ventaja del periodismo digital es la cantidad de espacio del que goza, pues en la televisión y en el periódico impreso los espacios y los tiempos son reducidos, al igual que el predominio de la nota diaria quita espacios también a estas grandes lecturas. Sin embargo, la preocupación constante de Valdés, que le provoca levantar más las cejas mientras habla, es que las redes sociales se alimentan de clics a través de videos virales: “La mujer que se operó el busto y en 3 meses tiene 10 millones de seguidores porque su video se hizo viral. ¿Cómo vas a competir con eso? Ahí es donde tiene que entrar la creatividad de las personas especializadas en redes sociales para competir.”

Menciona que temas en salud, ambiental u otras áreas no suenan atractivos para ir en portada, porque hay temas coyunturales que se llevan el protagonismo: “Te puedo poner el caso de Milenio que tiene un carrusel de virales y son clics y clics y clics, que es lo que necesitan las redes sociales, es lo que necesita la web; entonces si no te lo va dar una nota de periodismo especializado, y te lo va dar los vídeos, ¿a qué le vas a dar prioridad?”

Matiza el comentario al decir que Milenio, primera empresa multimedios, realiza investigaciones para la web, pero no es tan marcada la audiencia que tienen estos textos en comparación a los vídeos virales, las notas rojas o de inseguridad que vuelven a ser tema obligado en las redacciones: “Milenio hace unas semanas en prensa, publicó un especial de cuánto ha crecido la inseguridad, lo llevamos a web, no tengo números, pero a mi parecer no logran alcanzar siquiera a los otros contenidos virales, porque esos otros siguen teniendo su nicho”.

“Yo te hablo de la experiencia de aquí en Milenio, no sé si en otros medios les digan a sus reporteros tú te vas a especializar en esto, ahora hay reporteros que tiene años cubriendo una misma fuente y eso los especializa en su fuente, pero mucho de lo que pueden publicar se ve supeditado en redes a la inmediatez de la información y a lo que te de clics”.

Recuerda un pequeño reportaje de Milenio Televisión, donde hicieron un recuento de los pasados días de mayo donde la Ciudad de México alcanzó niveles altos de contaminación: “¿En qué momento deja de ser un recuento para convertirse en periodismo especializado? Esa es labor de los creadores de contenido, hay que ir más allá del dato, investigar, y entonces ahí necesitas un periodista especializado en temas ambientales, que corrobore toda la información, de contrastar, verificar, la información que se le proporciona, en ese aspecto creo que sí son pocos los reporteros especializados para hacer un periodismo especializado.”

Sin embargo, la era digital significa un reto para el periodismo especializado, aunque por sí mismo es un reto. “¿Qué implica? Tienes el camino abierto, pero implica estudiar, aunque sea tu día de descanso, o muy temprano, de otra forma no se puede, pero el campo se está abriendo, muy muy fuerte. Hay que chingarle más”, así lo define el periodista especializado en finanzas y economía Jesús Rangel.

Visión que comparte Jorge Valdés, para él, la preparación contínua de un periodista especializado es vital para que el periodista se adentre e interese más por la fuente que cubre o las temáticas en las que profundiza. Al igual que aboga por construir nuevas estrategias que hagan llamativo este tipo de periodismo en redes sociales, cómo crear una pestaña exclusiva de especiales que se abastezca de trabajos especializados: “El nicho ahí está, pero o está muy compactado por el espacio que le dejan en la prensa, en redes, en televisión, pero existe”.

“Pensar estrategias para hacer llamativo al periodismo especializado en redes sociales” es otra de las soluciones que encuentra Jorge Valdés, para acercar este contenido a los usuarios de internet, que en su mayoría son jóvenes de entre 25 a 34 años, con el 19% de los usuarios, según cifras del 14° Estudio sobre los Hábitos de los Usuarios de Internet en México 2018 hecho por la Asociación de Internet, en mayo del año pasado. De la misma manera, el 17% de los usuarios lo ocupan los jóvenes de 18 a 24 años de edad; el 16% niños de 12 a 17 años y el 14% señores de 35 a 44 años.

Valdés comenta que, aunado a este panorama de las redes sociales y la inercia de la información, México es un país convulso en el que la nota diaria, y por lo tanto los temas que son prioritarios para la sociedad, giran en torno a temas de inseguridad, violencia y errores en el gobierno, lo que relega nuevamente al periodismo especializado: “este podría hacerse si no tuviéramos que informar este tipo de hechos”.

A los reporteros que todavía realizan trabajos a profundidad, se les designan temas relacionados con temas coyunturales o relacionados con la cobertura diaria. En Milenio se ha dado un gran despunte de periodismo especializado en tecnologías y redes sociales, como Fernando Santillanes, especialista web en ciencia y tecnología que realiza cápsulas especializadas: “pero si te fijas son periodistas que han ganado espacios porque es lo nuevo, porque es lo que está en boga”.

A pesar de haber mucho campo para el periodismo especializado, como él afirma, la agenda dicta las investigaciones que realizan los reporteros, lo que obstaculiza nuevos temas fuera del diarismo. La importancia en el modelo de negocio actual es generar clics y números para vender publicidad.

Por lo que afirma que el periodismo especializado debe encontrar nuevamente su lugar en medio de “la vorágine de la información que hay, sobre todo en prensa escrita. No digo que no tenga rentabilidad, pero le cuesta competir con la información diaria.”

En Facebook la importancia de los contenidos está regida por la cantidad de visitas y clics que tiene una nota. El promedio de minutos que un usuario pasa en una nota es de tres según Jorge Valdés. Además, menciona que la estrategia que sigue este medio en redes es posicionarse a través de la inmediatez, para así ganarle a la competencia: El Universal, Reforma y Excélsior.

El coeditor de Milenio comenta que a diferencia del flujo de información que se da en internet, el periodismo especializado necesita más tiempo y como periodista “debes estar empapado de datos o por lo menos tener un panorama general del tema que estás hablando” para transmitir los conocimientos necesarios a tus lectores.

Entender al lector es otra de las claves del género en cuestión, lo enfatiza Valdés con la mirada segura, entender “de qué manera voy a introducir a mis lectores” y cómo brindar las bases de la fuente para crear un interés son sugerencias para impulsar al periodismo especializado en redes sociales.

Un futuro crítico se avecina para este género “si sigue la vertiente de lo que interesan son los clics” afirma el periodista con una voz contundente. Su gran interés en las redes sociales es porque para él “el periodismo ya no se entiende sin la web, sin el ‘.com’ (...) y para mucha gente, Face es su fuente de información, lamentablemente, ven que la información es errónea y la dan por hecho”. No hay una verificación de la información, lo que conlleva a una desinformación, lo que para Jorge Valdés es “crítico”, porque en redes, este periodismo no tiene muchas oportunidades con base en los hábitos de consumo de los usuarios, un problema alarmante en la población mexicana.

Sin embargo, el gremio periodístico tiene un papel muy importante en este escenario, como lo cuenta Valdés, quien estudió Ciencias de la Comunicación, con terminal en periodismo, en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la (UNAM); “Los periodistas son los que no deben dejarlo morir o no dejar que decaiga, es proponer y exigir a los jefes”.

Dentro de Milenio existe una prioridad con estos “grandes trabajos”, menciona que “tratan de estarlo publicando y estarlo rescatando” en el formato impreso, pero en redes no es el mismo interés, pues no genera vistas. Los trabajos periodísticos de este género se realizan para el formato tradicional, ya que en web se sube sin mayores cambios, lo que puede ocasionar desinterés en el usuario al no ser didáctico. Emma Blancas menciona que en ocasiones sí hay cambios en los reportajes, si estos son muy importantes o coyunturales.

Otro de los males que ha traído los medios digitales son los youtubers, quienes demeritan el trabajo y preparación de un periodista, comenta Jorge Valdés, con gran frustración,”demerita, porque yo no concibo que un youtuber compita o sea competencia de alguien que va a la escuela se quema las pestañas, se desvela y se prepara para ser un buen periodista. ¡Cómo es posible un tipo como Luisito Comunica tienen millones de seguidores!”. Estas nuevas nuevas figuras públicas son un peso importante para el periodismo especializado. La clave, menciona Jorge, es el video y la imagen; dos puntos fuertes que está desaprovechando el diario, ya que en sus trabajos de investigación no agregan contenido multimedia.

‘La mañaneras’ son una oportunidad para adentrarse al periodismo especializado, pues como lo afirma Valdés: “Yo creo que no es impedimento (que el presidente imponga agenda) si tú tienes temas de investigación, (...) el señor te da información diaria, pero de toda esa información está en ti investigar lo que te está diciendo; sí, podemos llevar la nota diaria, (...) pero el periodista especializado va a investigar ese tema, va a profundizar”. El valor del periodista es ir más allá de la declaración y ese es el plus que deben tener los dueños y los editores para vender, resalta Jorge con tono de motivación.

Los temas para abordar son muchos, el periodismo especializado no está muerto, hace falta realizar buenos trabajos para llevarse la portada, como en la nueva etapa de Milenio que ha apostado a salir con contenido propio y de investigación.




Bookmark and Share

0 comentarios: